Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Mad men' y 'Rockefeller Plaza' copan las nominaciones de los Emmy

La mayoría de las series que optan a los premios estadounidenses se puede seguir en España

Algún que otro televidente español puede pensar que los premios Emmy de EE UU, los conocidos como los oscars de la televisión, tienen poca relación con las pantallas nacionales. Nada más lejos de la realidad. Muchos son los españoles que siguen las series nominadas, ya sea en televisión o en sus ordenadores gracias a internet. Los ganadores se conocerán el 20 de septiembre en el Nokia Theatre de Los Ángeles en una gala presentada por Neil Patrick Harris.

En esta edición de los galardones de la Academia de Artes y Ciencias de Televisión, Rockefeller Plaza ha batido el record de nominaciones obtenidas, 22, por una comedia. Entre ellas están el de mejor serie de comedia, que ya ganó el año pasado, el de mejor actor de comedia, Alec Baldwin, y mejor actriz, Tina Fey, que también luchará por el de mejor actriz invitada por Saturday Night Live.

Rockefeller Center tendrá que competir con Padre de Familia, segunda serie de animación nominada tras Los Picapiedra en 1961. Completan la lista de candidatos El Séquito, Flignt of the Conchords, Cómo conocí a vuestra madre, The Office y Weeds.

En la categoría de drama domina Mad Men, que ya se hizo con el galardón en la pasada edición, y cuyos protagonistas Elisabeth Moss y Jon Hamm son candidatos a mejores intérpretes. Hamm repite nominación, ya que también opta al premio al mejor invitado por su papel cómico en Rockefeller Plaza, categoría en la que deberá competir con el cantante Justin Timberlake, que intervino en Saturday Night Live. La serie de sketches, que subió en audiencia durante la campaña electoral gracias a la imitación que Tina Fey hacía de Sarah Palin, ha logrado 13 nominaciones.

Optan también al Emmy en la categoría de drama Big Love, Breaking Bad, Daños y Perjuicios, Dexter, House y Perdidos. Con un vistazo a la lista de candidatos queda claro que todo lo que se cuece en la televisión al otro lado del Atlántico acaba por enganchar a los españoles.