Muere en Gabón el español enfermo que esperaba ayuda del Gobierno para su repatriación

Germán Bustillo vendió su empresa en el país africano para pagar su tratamiento y su familia no tenía dinero para costear el viaje

El español que esperaba la ayuda del Gobierno para que pagara el avión medicalizado que le permitiera regresar a Bilbao desde Gabón ha fallecido esta madrugada, según han informado sus familiares a ELPAÍS.com, sin cumplir su sueño de morir en su casa de Santurtzi (País Vasco) y con su familia. Sólo uno de sus hijos y su segunda mujer, de origen gabonés, pudieron viajar al país africano y ver a Germán Bustillo poco antes de que falleciese.

A Bustillo, un bilbaíno de 57 años, le pronisticaron una semana de vida, pero ni él ni su familia podían correr con los gastos de transporte de una persona en su situación, por lo que solicitaron la mediación de las autoridades, que contestaron que no podían hacer nada. La pesadilla no ha terminado para la familia, según Victoria, una de sus hijas, lo más probable es que tampoco puedan hacer frente a los gastos de repatriación del cadáver, por lo que tendrán que incinerar a su padre en Gabón y transportar hasta España sus cenizas.

Más información

Bustillo, mecánico forestal, montó una pequeña empresa hace casi 20 años en el pequeño país centroafricano. Cuando cayó enfermo, se vio obligado a vender su negocio para poder pagar el tratamiento médico. Sin embargo, los médicos dieron la batalla por perdida y le pronosticaron una semana de vida, momento en el que su familia se movilizó para cumplir su último deseo: morir en España.

"Cómo mínimo, una camilla ocupa ocho asientos de clase bussines, a lo que habría que sumar los del médico y enfermera que tendrían que viajar con él", señala Juan Vicens de la ONG Manos por el Mundo y una de las personas que estos días ha ofrecido su ayuda a la familia de Bustillo. El problema era pagar dicho traslado. "Contratar un avión medicalizado cuesta muchos millones. Y traerle en un avión comercial con un médico, 30.000 euros. ¡Nosotros no tenemos ese dinero!", declaró su hija Victoria a EL PAÍS.

El caso de la familia Bustillo no era excepcional, según el Ministerio de Exteriores. Por ese mismo motivo, explicaba recientemente un portavoz, el Gobierno no puede hacerse cargo de los gastos.

Germán Bustillo, español de 57 años, lleva 20 trabajando en el país africano. Los médicos le han diagnosticado uan semana de vida y no tiene dinero para volver a morir a casa
Germán Bustillo, español de 57 años, lleva 20 trabajando en el país africano. Los médicos le han diagnosticado uan semana de vida y no tiene dinero para volver a morir a casa

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50