Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuevas reglas para ir a la playa en Valencia

Poner la sombrilla para reservar sitio podrá ser sancionado con 750 euros

Ni toallas a menos de seis metros del mar, ni jugadores de palas cerca de la orilla, ni la tradición de plantar la sombrilla por la mañana para reservar la primera línea de playa. El borrador de la Ordenanza Municipal de Utilización de las Playas de Valencia que tiene preparado el Consistorio prohíbe ciertos hábitos que podrán ser sancionados con multas desde 750 euros hasta 3.000 euros. Su aprobación se prevé para finales de julio aunque no se empezará a aplicar hasta el verano de 2010.

Las ocho playas de Valencia se regían hasta ahora por leyes autonómicas y nacionales. Sin embargo, una vez que entre en vigor la normativa que ultima el Ayuntamiento de Valencia, los bañistas deberán observar nuevas reglas, que prohíben, entre otras cosas, las evacuaciones fisiológicas en el mar o en la playa, dormir sobre la arena durante la temporada de baño, llevar animales domésticos, usar jabón en las duchas públicas o utilizar radios o aparatos de música sin auriculares.

Otra de las restricciones que plantea el Consistorio, en consonancia con la ley estatal y la autonómica, es la venta y consumo de alcohol en los paseos marítimos y en la propia zona de playa, que se restringirá a las áreas autorizadas. Sin embargo, Lourdes Bernal, la edil responsable de la concejalía de Medio Ambiente, afirmó hace apenas una semana que la normativa no sancionará "el uso racional, como el de una persona que se toma una lata de cerveza". Los recipientes de cristal tampoco estarán permitidos.

Las imprudencias también serán sancionadas. A partir del verano del año que viene, los socorristas valencianos podrán avisar a la policía local para sancionar a aquellos que no acaten la normativa relacionada con el color de las banderas. Será una infracción grave (multa desde 751 euros hasta 1.500) bañarse cuando ondee el color rojo o cuando los menores entren al agua, con bandera amarilla, sin la presencia de sus padres.