Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy apoya a Camps frente a los "inquisidores crueles" que le investigan

El presidente valenciano durante un mitin por las elecciones europeas: "Mariano, hemos aguantado como jabatos, no nos van a doblegar"

Francisco Camps apoyó a Mariano Rajoy en su momento más delicado, cuando perdió las elecciones de 2008, y ninguno de los dos lo ha olvidado. El presidente de la Comunidad Valenciana ha recordado indirectamente esa etapa dura en un mitin en Alicante: "Mariano, eres nuestro gran capitán, no has desviado el rumbo pese a lo que han intentado, has mantenido el pulso, has mantenido la tensión y vamos a llegar a buen puerto. Hemos aguantado como jabatos, no nos van a doblegar". Y Rajoy, que va a ofrecer tres mítines con Camps en una semana -uno de ellos en Castellón, con Carlos Fabra, otro imputado- ha querido no sólo apoyar con firmeza a uno de los barones autonómicos más fieles al líder del PP, sino también criticar con dureza a quienes investigan las relaciones del presidente de la Comunidad Valenciana con la trama corrupta del caso Gürtel, sin aclarar si se refería a jueces, fiscales o medios de comunicación.

"Los Torquemada del siglo XXI, que los hay y muchos en la política, en el otro lado, y en sus aledaños, esos que presumen de demócratas y liberales y tienen una mentalidad totalitaria, se van a llevar un gran berrinche el 7 de junio porque vamos a ganar las elecciones. Paco, estamos contigo como siempre, y la historia será una historia feliz. Y nos vamos a llevar una alegría para disgusto de esos inquisidores del siglo XXI con una crueldad infinita que no tienen razón ni corazón".

Federico Trillo, que fue cabeza de lista por esta provincia en 2008, siguió el acto sentado en primera fila, a sólo dos bancos de Rajoy, que también le ha mostrado su apoyo sin matices en un momento delicado por la sentencia del Yak-42. Entre los dirigentes del PP con problemas judiciales sólo faltaba Fabra, que estaba en Madrid y coincidirá con Rajoy en Castellón.

El PP ha organizado un acto de masas en el puerto de Alicante, precisamente la única de las tres provincias que se ha mantenido rebelde al poder de Camps y donde los fieles a Eduardo Zaplana tienen su feudo, con la intención de reafirmar la unidad en torno al president de la Generalitat y buscar votos en un lugar donde hay muchos, porque hay mucha población y el PP obtiene muy buenos resultados habitualmente. Y efectivamente, el acto se ha llenado a rebosar y la imagen de unidad ha sido total, ya que casi todos los intervinientes, no sólo Rajoy, han hecho menciones expresas a la supuesta "campaña de acoso y derribo" contra Camps que querían denunciar. Más prudente se ha mostrado el presidente provincial, el zaplanista José Joaquín Ripoll, que al menos hoy no ha querido hablar del asunto ni mostrar su apoyo a Camps en este asunto tan delicado. Tras el acto dedicado así por el PP a lamerse sus propias heridas y a demostrar su unidad a prueba de investigaciones judiciales, los militantes han podido degustar gratuitamente un arroz alicantino.