Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre propone que la Cañada Real Galiana deje de ser de dominio público ganadero

Una decena de padres recibe a la presidenta de la Comunidad de Madrid en Rivas con pancartas contra la privatización de las escuelas

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha anunciado hoy en la localidad madrileña de Rivas que propondrá la "desafectación del dominio público ganadero" del tramo de la Cañada Real Galiana a su paso por este municipio y que buscará el consenso con los ayuntamentos afectados por el problema. Una desafectación implica que se suprime el sometimiento de un bien al régimen de dominio público, incorporándose al régimen patrimonial. La presidenta no ha aclarado qué pretende hacer con el suelo una vez desafectado, si pretende convertirlo en urbanizable, privatizarlo o que pase de ser camino rural nacional a una carretera de la Comunidad de Madrid.

"No quiero imponer nada", ha dicho Aguirre, que ha opinado que para solucionar los problemas de exclusión y seguridad de la Cañada, el mayor poblado chabolista de España, es preciso buscar una solución nueva y ésta es su apuesta personal. A su juicio, el asunto está enquistado tras 40 años sin soluciones y las lacras que padece la zona desaparecerán cuando se legalicen los nuevos barrios y la Comunidad de Madrid asuma los costes para ejecutar las infraestructuras necesarias. La presidenta ha anunciado la intención del Gobierno regional de presentar un proyecto de ley para la "desafectación del dominio público ganadero", ya que "no hay paso de ganado, antes de que culmine este periodo de sesiones", pero quiere antes consensuarlo con todos los grupos y los ayuntamientos afectados.

"Quiero mantener una reunión con el alcalde de Rivas [José Masa, de IU] precisamente para hacer una intercambio de opinión sobre este importantísimo asunto", ha añadido Aguirre, "y garantizarle que, al igual que tenemos a los niños de El Gallinero -la peor zona del poblado- escolarizados en un colegio específico", se van a volcar "para resolver el problema de la Cañada Real". El poblado se extiende a lo largo de 15 kilómetros a la salida de Madrid por la carretera de Valencia, por terrenos de cinco municipios de la región -Madrid, San Fernando, Getafe, Coslada y Rivas-Vaciamadrid-. En él malviven unas 40.000 personas de varias nacionalidades, en su mayoría marroquíes y rumanos, en asentamientos que van desde chalés adosados a chabolas de chapa y cartón. Son 2.000 edificaciones, todas ellas ilegales.

"Hoy inaugura, mañana privatiza"

Se refería la presidenta a la petición que minutos antes le había hecho al alcalde de considerar Rivas como distrito único, para que los niños en edad escolar que viven en la Cañada Real no se concentren en sólo tres colegios del municipio y se repartan, en cambio, entre todos los centros. Estas declaraciones las ha hecho la presidenta durante la inauguración de la escuela infantil Arlequín, la sexta de la localidad y la tercera que la Comunidad de Madrid abre en Rivas desde que Aguirre preside el Ejecutivo regional. En funcionamiento desde noviembre, tiene 189 plazas. Aguirre ha anunciado que el año que viene se piondrá en marcha la séptima escuela, en el barrio de Los Montecillos.

La visita de Aguirre ha transcurrido en medio de la protesta de una decena de padres de niños de 0 a 3 años, que la han recibido con pancartas contra la privatización de la educación y el decreto de mínimos. Los manifestantes protestaban porque la Comunidad de Madrid ha sacado a concurso la gestión de la escuela infantil Patas Arriba, que en los cuatro años que lleva abierta estaba en manos de una cooperativa de educadores. Los padres aseguran que "están privatizando todos los servicios de las escuelas infantiles, las están poniendo en bandeja a las grandes empresas y se le está dando más valor a la propuesta económica que al proyecto educativo, con una calidad mucho menor de la enseñanza".

Los manifestantes han acompañado a Aguirre durante sus dos visitas en Rivas, el acto de poner la primera piedra de un centro de educación especial y la inauguración de la escuela infantil, coreando lemas como "hoy inaugura, mañana privatiza" o "la escuela de mi pueblo la quieren vender porque la Esperanza no llega a fin de mes", entre otros.