Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide la comparecencia del 'número tres' de Trillo en el juicio del Yak

El Ministerio Público solicita que declaren el ex general de Política de Defensa y los funcionarios turcos que recuperaron los cuerpos para explicar las contradicciones escuchadas en la vista

El fiscal encargado del juicio de las identificaciones erróneas de los militares fallecidos en el accidente en 2003 del Yak-42, Fernando Burgos, ha solicitado al tribunal la comparecencia del entonces secretario general de Política de Defensa, Jaime Jiménez Ugarte, número tres del ex ministro Federico Trillo, para tratar de esclarecer las contradicciones que se han producido hasta el momento en la vista oral. El Ministerio Público ha pedido además que acudan los funcionarios turcos encargados de recuperar y entregar los cuerpos a las autoridades españolas. "La impresión indiscutible es que los forenses turcos hicieron todo y no dejaron hacer nada al equipo español, pero en el juicio se ha escuchado lo contrario", ha explicado esta mañana el fiscal. El tribunal, presidido por el Javier Gómez Bermúdez, ha aplazado la deliberación de esta solicitud hasta el próximo martes, cuando termine la fase testifical.

El fiscal ha incidido en el cargo y "la autoridad" que tenía Jiménez Ugarte cuando se produjeron los hechos, al asumir la función de "coordinar" el contacto con las familias de las victimas, que ayer se refirieron a él "en numerosas ocasiones". Según los testimonios de los familiares, estos empezaron a tener dudas sobre los trabajos de identificación tras entrevistarse con el entonces general de Política de Defensa. La asociación de familiares de las víctimas ha pedido al tribunal que acepte la solicitud del testimonio de Jiménez Ugarte para que "declare la verdad ante la opinión pública"; "nosotros la verdad ya la tenemos", ha indicado la portavoz, Granada Ripollés. "Es una decisión muy importante porque en su día nos trató fatal en las reuniones; en lugar de traernos paz y tranquilidad lo único que hizo fue ponernos en peor estado".

El PP respalda a Trillo

El secretario general del grupo del PP en el Congreso, José Luis Ayllón, ha negado que se pueda estar "estrechando el cerco" sobre Trillo por la celebración de este juicio. El número dos del grupo popular ha señalado que el asunto sigue su curso y que hay que ser "respetuoso" con las decisiones de la Justicia. También el ex ministro y director del programa electoral del PP para las europeas, Miguel Arias Cañete, ha expresado su respaldo al ex ministro. "Mi amigo Federico me ha dicho que está muy tranquilo", ha dicho.

La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández De la Vega, ha evitado responder directamente durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros a una pregunta sobre la responsabilidad de Trillo y se ha limitado a decir que las explicaciones políticas las tiene que dar "quienes estaban al frente de Defensa" cuando sucedió el accidente. "Sobre los errores y sus supuestos responsables será la Justicia quien deba determinarlos", ha asegurado De la Vega.

Falsedad documental

La acusación pide cinco años de prisión para el general Vicente Navarro y cuatro años y medio para el comandante médico José Ramírez y el capitán médico Miguel Sáez, al acusarles de un delito continuado de falsedad en documento oficial. Los tres declararon en la primera sesión celebrada el pasado martes, en la que Navarro acusó a las autoridades turcas de los fallos en las identificaciones.

Esta mañana ha comparecido el teniente coronel Manuel López Veral, quien después del accidente fue comisionado como oficial de enlace para apoyar a las familias en los aspectos administrativos. López Veral ha señalado que los familiares de las víctimas tenían "mucha inquietud" por recuperar los objetos personales de las víctimas, tales como "carteras, relojes o anillos", pero ha asegurado que estas peticiones "no tuvieron nada que ver con las identificaciones".

Tras López Veral ha declarado el teniente coronel Coca, el superior que coordinó la redacción de los informes de necropsia elaborados por dos de los acusados, el comandante médico José Ramírez y el capitán médico Miguel Sáez, y que fueron confeccionados en la base aérea de Torrejón (Madrid) el 28 de mayo de 2003, mientras se llevaba a cabo el funeral de Estado. Coca ha asegurado que no dio indicaciones precisas a Ramírez y Sáez y ha añadido que se limitó a ayudarles y a recordarles que debían hacer estos documentos "lo antes posible".

Entierros ilegales

El teniente coronel que eligió al equipo médico encargado de las tareas de reconocimiento y repatriación desde Turquía de los cadáveres declara hoy ante el tribunal en la cuarta sesión del juicio. La intervención de este testigo se produce después de que ayer el cónsul de España en Estambul, Raimundo Ezquerra, admitiera que no se cumplió con los trámites establecidos sobre política sanitaria mortuoria, por lo que los entierros fueron ilegales.

La jornada de ayer arrojó nuevos datos para la investigación, como la declaración del ex jefe del Estado Mayor de la Defensa Félix Sanz Roldán que aseguró que la cúpula militar propuso al ministerio no entregar los cadáveres porque había evidencias de que no todos los cuerpos habían sido identificados. El presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, citó para el próximo martes al ex jefe del Ejército Luis Alejandre para que aclarara este extremo, toda vez que Manuel Bretón, el jefe del Gabinete del ex ministro Trillo, lo negara.