Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La trama corrupta vinculada a administraciones del PP

La organización corrupta de Correa nació de una "relación directa" con responsables nacionales del PP

Garzón desgaja en su auto de inhibición a favor del TSJ de Valencia la trama de corrupción vinculada al PP

"La organización dirigida y creada por Francisco Correa, se gestó a partir de una relación directa con responsables del Partido Popular a nivel nacional que tenían su puesto de trabajo en la sede" de la calle Génova de Madrid, estima el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón en el auto en el que se inhibe a favor del Tribunal Superior de Justicia de Valencia sobre la trama de corrupción vinculada al PP. Según el magistrado, los responsables populares a los que alude convirtieron la empresa de Correa, Special Events S.L., en la que "acapararía la mayor parte de los actos de promoción de dicha formación política".

Entre 1996 y 2004, coincidiendo con los dos gobiernos del ex presidente José María Aznar, Francisco Correa desarrolló, según Garzón, "un conjunto de relaciones y contactos que le permitieron crear un círculo de personas que o bien le concedían la organización de eventos" gracias a su posición dentro del partido, o facilitaban la entrada de las empresas de Correa en las administraciones que gobernaban "una vez que obtenían un cargo público".

Para lograr los favores de los responsables populares, el juez de la Audiencia Nacional explica que Correa utilizaba "dádivas de todo tipo, desde dinero en efectivo a regalos de lujo, coches, pantallas de televisión de plasma u otros objetos", entre las que figuran 12.783 euros en trajes para el presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps. Cuando el responsable político alcanzaba un cargo dentro de la administración (local o autonómica) "comenzaba a introducir personas de su confianza en puestos clave dentro de la organización administrativa con el fin de controlar tanto la concesión de contratos públicos como el posterior pago de los servicios realizados".

Fue a partir de 2004, tras los cambios introducidos en la dirección del Partido Popular, cuando la formación a nivel nacional se desvinculó de las empresas de Correa, que trasladó su organización a Valencia, "con un responsable, Álvaro Pérez Alonso", también con buenas relaciones "con las personas que ocupan cargos de responsabilidad en el Partido y en los órganos de gobierno de la Generalitat Valenciana. Así es como nació Orange Market y como se produjo, según Garzón, "una identificación" entre la nueva empresa y "la organización de actos para el partido en la Comunidad Valenciana".

Dádivas al PP valenciano

Garzón apunta directamente en su auto contra el Partido Popular en la Comunidad Valenciana. El magistrado acusa al presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, de adquirir trajes por 12.783 euros pagados por la empresa Orange Market a cambio de adjudicaciones a esta sociedad, desde 2005 a 2009, por valor de unos cuatro millones de euros. También Ricardo Costa, secretario general del PP en Valencia, está implicado en la trama de adjudicaciones. Según Garzón, el número dos de Camps habría recibido 7.325 euros en especie.

Los otros dos implicados, José Víctor Campos Guinot, ex vicepresidente de la Generalitat Valenciana, y Rafael Betoret, jefe de gabinete de la Consejería de Turismo, habrían recibido, respectivamente, 4.850 y 9.950 euros en dádivas.