Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA prosigue sus carrera de atentados contra la 'Y vasca'

La banda terrorista asesinó a Ignacio Uria en diciembre y volvió a amenazar en su último comunicado a las empresas que participan en las obras del tren de alta velocidad

ETA ha vuelto a atentar hoy contra una empresa que participa en la construcción de la Y vasca. Ferrovial, cuya sede se ha visto hoy afectada por la explosión de un coche bomba, se hizo en diciembre de 2006 con el concurso para construir el tramo entre Legutiano (Álava) y Eskoriatza (Guipúzcoa) de 2,4 kilómetros de longitud. La acción de hoy se suma a los últimos ataques de la banda terrorista, que asesinó el pasado 3 de diciembre en Azpeitia (Guipúzcoa) al empresario Ignacio Uria , responsable de la constructora Altuna y Uria, y lo justificó por su implicación en las obras del tren de alta velocidad vasco.

Además, el de hoy es trata del primer atentado que ETA comete en Madrid tras el de la T-4 del aeropuerto de Barajas el 30 de diciembre de 2006. Los terroristas causaron entonces la muerte a dos ciudadanos ecuatorianos en lo que supuso la ruptura del alto el fuego permanente que los terroristas mantenían desde el 22 de marzo de 2006.

El tramo que construye la empresa Ferrovial, que conectará el norte de Álava y el sur de Guipúzcoa, está en obras, y se estima que estará acabado a finales de 2010, puesto que tiene un plazo de ejecución de 45 meses. Además de estar señalada en la diana de ETA por su vinculación con la Y Vasca la organización criminal ya atentó contra Ferrovial hace 18 años. Dos pistoleros asesinaron en marzo de 1991 a un directivo de la compañía, en esa ocasión por las obras de la autovía de Leizarán, infraestructura contra la que la banda también lanzó una campaña de amenazas y atentados desde 1989 hasta su inauguración en 1995. Los terroristas irrumpieron en la sede de la compañía en Valencia donde se encontraba José Edmundo Casañ, a quien dispararon causándole la muerte.

Últimas amenazas

ETA remitió el pasado enero un comunicado al diario Gara en el que señalaba directamente a "los ingenieros, técnicos superiores, responsables o dirigentes de empresas" que participan en la construcción de la Y vasca o tienen que ver con ellas "para que suspendan los trabajos". "Mientras se siga adelante con esta destrucción y este macroproyecto por decreto y sin debate público, los citados responsables y sus propiedades serán objetivo de ETA", señalaba la banda terrorista en su escrito dirigido contra quienes trabajan en estas obras iniciadas en 2006.

El primer ataque de ETA contra estas infraestructuras se produjo en enero de 2007 con un sabotaje contra un camión y varias excavadoras en Zaldívar. En mayo de ese año, la banda colocó la primera bomba contra unas máquinas de la empresa Amenabar en Urnieta (Guipúzcoa). Desde entonces, ETA suma ya más de 40 ataques contra la Y vasca, reproduciendo una estrategia similar a la que empleó en otras ocasiones como la central de Lemóniz o la mencionada autovía de Leizarán, que finalmente cambió su trazado inicial. Los argumentos de la banda para iniciar esta ofensiva eran que los intereses de las infraestructuras ferroviarias son "ajenos a Euskal Herria" y culpabilizaba al PNV de apoyar estas obras sólo por intereses económicos. La Y vasca, debe su nombre a la forma del trazado que unirá las tres capitales vascas. Se trata de una red mixta, destinada a pasajeros y mercancías.

Segundo atentado en 2009

El atentado de hoy es el segundo que perpetra ETA en 2009. El anterior se produjo el pasado 16 de enero, cuando una bomba provocó daños en un repetidor de televisión de Hernani (Guipúzcoa). Hoy se cumplen cuatro años de la colocación de otro coche bomba en el Campo de las Naciones, horas antes de que los Reyes de España y el presidente de México, Vicente Fox, inauguraran la feria de arte ARCO, en el recinto ferial madrileño.

El ataque se produce horas después de que el Tribunal Supremo anulara la proclamación de las candidaturas de Askatasuna y Democrazia 3 Millones (D3M). Por primera vez desde la aprobación de la Ley de Partidos, ninguna lista auspiciada por ETA concurrirá a las elecciones autonómicas vascas del próximo 1 de marzo.