Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"No somos gentes de armas. Que cese la violencia"

El hijo de Leónidas Vargas pide a los asesinos que den por saldadas las deudas y pleitos de su padre

José Luis Vargas, hijo de Leónidas Vargas, el narcotraficante colombiano asesinado en el hospital Doce de Octubre de Madrid, ha escrito una carta desde la cárcel de Soto del Real a los asesinos de su padre y de su tío Fabio Vargas. En la nota, plagada de referencias al conflicto armado que asuela Colombia, les pide que paren, que respeten su vida y la de sus familiares y que den por "saldadas todas las deudas y diferencias personales" que los fallecidos "han podido generar a lo largo de sus vidas". El hijo del narco sostiene que no son "gentes de armas" sino "de libros" y que no albergan "odio ni resentimiento", por los que les promete que no habrá vendetta: "Ni mucho menos deseamos venganza".

El hijo de Leónidas, en prisión preventiva por supuesto tráfico de drogas, ha reivindicado la paz para Colombia y el respeto a la ley y a la libertad como única forma de ser felices. José Luis Vargas dice que ellos, "los hijos y demás familiares", no son "gente de armas" sino personas que están "en contra de cualquier tipo de violencia" y en "constante formación académica" Vargas hace un llamamiento a los responsables de esos "hechos luctuosos" para que "cese la violencia y se respete la vida y los derechos" de sus familiares.

"Nuestras únicas armas son los libros", les dice a los asesinos de su padre, a los que promete que no albergan "odio ni resentimiento, ni mucho menos venganza". "Como personas respetuosas de la Ley y el Derecho dejamos en manos de la Justicia el esclarecimiento" de las muertes, agrega la nota, difundida por su abogado. "Colombia necesita paz, contribuyamos a ella. Busquemos un mejor futuro", exhorta, al tiempo que aboga por demostrar el amor a la familia "protegiéndoles, sembrándoles un campo de paz, tranquilidad y bienestar" por "el camino de la vida civil, el Derecho, el respeto y la libertad". "Sólo así podremos hacerles felices".

Una hija también asesinada

Leónidas Vargas, de 59 años, conocido como el Rey del Caquetá y que se encontraba en España en libertad bajo fianza, fue asesinado el 8 de enero de cuatro disparos por dos sicarios mientras permanecía ingresado en el Doce de Octubre.

Dos días después, el hermano de Leónidas, Fabio Vargas, fue hallado muerto, junto con la modelo y actriz colombiana Liliana Lozano, tras ser secuestrados, cerca de la ciudad de Cali, al suroeste de Colombia, con signos de tortura.

No son los único miembros de la familia asesinados. Una hija de Leónidas, fue secuestrada en julio de 1990 junto a Fernando Ortiz, joven como ella, en Bogotá. Diez días después sus cuerpos fueron encontrados en una fosa común a las afueras de la ciudad. Los cuerpos tenían claras señales de tortura.