Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid cerrará los locales que superen el nivel de ruido

El Ayuntamiento lo intentará primero poniendo mediadores a las puertas de los pubs, donde tratarán de concienciar a los noctámbulos de que respeten el derecho al descanso de los vecinos

El Ayuntamiento de Madrid podrá expropiar la actividad de los locales de ocio de las zonas donde haya gran aglomeración de discotecas y bares si no consigue reducir el ruido nocturno en las calles, si bien antes intentará conseguir los mismos resultados a través de la mediación. Así, va a poner en marcha una campaña conjunta con los responsables del sector para que los usuarios mantengan el nivel sonoro en la vía dentro de los límites marcados por la legislación europea, que fija en 55 decibles A el máximo de ruido durante la noche. La llevarán a cabo mediadores, que se acercarán a los ruidosos a la salida de los locales para llamarles la atención y explicarles que su derecho a la diversión tiene que ser compatible con el derecho de los vecinos al descanso.

El alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, ha informado esta mañana en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno de que tras reunirse ayer con las asociaciones de empresarios del ocio Asfydis y ECO, el Gobierno local decidió comenzar una nueva campaña en los locales, con la colaboración de propietarios y trabajadores, en la línea de la que ya desarrolló hace unos años, Diviértete sin molestar, para concienciar a los usuarios de que a la salida de los locales deben reducir el ruido en todo lo posible, ya que la vía pública "es un espacio con otros usos para otros ciudadanos, como es el derecho al descanso".

Sin embargo, de no conseguir reducir el ruido nocturno, el consistorio adoptaría medidas más extremas incluida la expropiación a los propietarios de los locales nocturnos del uso de actividad, con el objetivo de reducir la aglomeración de bares en algunas zonas especialmente afectadas. "En cualquier caso, no es el deseo de este Ayuntamiento llegar a las expropiaciones de uso, porque pensamos que la noche madrileña es un activo importante tanto económicamente como en el paisaje urbano y social, además de que tendría un gran coste para los contribuyentes", ha apostillado Gallardón.

Una "gallardonada"

El alcalde ha hecho este anuncio tras aprobar, con un año y medio de retraso, el mapa del ruido de Madrid, que no contempla ni el que producen los locales nocturnos ni el de Barajas, ni el de las infraestructuras ferroviarias ni de titularidad regional, sólo la contaminación acústica de los coches en las vías municipales. Este gráfico revela que 665.400 habitantes, o lo que es lo mismo, uno de cada seis, soportan durante la noche ruidos superiores a lo máximo permitido por la legislación. De día, cuando el límite está en 65 decibelios A, 182.200 madrileños soportan más de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud. A este mapa debe seguir en un plazo no superior a seis meses un plan de acción. El Ayuntamiento también está trabajando en una cartografía del ruido del ocio nocturno. El "barrio piloto" es Aurerrá, en el distrito de Chamberí, donde ya se han instalado cinco monitores en diferentes domicilios para recoger datos.

A la oposición no le ha gustado la idea de los mediadores. IU la ha tildado de "gallardonada", término que el portavoz de Seguridad de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Madrid, Ángel Lara, describe así: "Dícese de la ocurrencia limítrofe en la tomadura de pelo acuñada por el alcalde para tratar de despistar su incompetencia". Para IU, "sólo del desconocimiento más absoluto o desde la total falta de vergüenza política se puede ahora sacar a la luz una figura que no tiene ninguna viabilidad". Al respecto, Lara ha recordado el nulo efecto de la campaña Diviértete sin molestar que preveía la implantación de misioneros antibotellón. "Nos enfrentamos a problemas de seguridad de los agentes de la movilidad o de los controladores del SER porque no tienen condición de autoridad y ahora se pretende poner en la calle por la noche a estas personas con el único aval para su eficacia que el optimismo del alcalde", ha subrayado el portavoz de IU, para añadir: "Una cosa es ser optimista y otra bien distinta ser irresponsable".

El portavoz municipal del PSOE, David Lucas, le ha aconsejado al alcalde que "en lugar de pensar en expropiar locales, haga cumplir la ordenanza municipal contra el ruido aprobada en 2004". Lucas ha asegurado que el Gobierno municipal (PP) "hace la vista gorda" con los cien locales que no cumplen la normativa antirruido y que, "en lugar de expropiarles, lo que tiene que hacer es darle facilidades para que se adapten a la legalidad". El portavoz socialista también le ha pedido al alcalde que se deje "de excusas" y reconozca "su incompetencia para resolver el colapso en las licencias municipales".