Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA causa 10 heridos leves en un atentado en Ondarroa

Un coche bomba con 100 kilos de explosivo estalla frente a una comisaría de la Ertzaintza.- Otro vehículo estalló a medianoche tras un aviso de ETA frente a la sede de Caja Vital de Vitoria sin causar heridos

Diez personas han resultado heridas este domingo después de que un coche bomba con una carga cercana a los 100 kilos de explosivo y estacionado en la puerta de acceso de la comisaría de la Ertzaintza en Ondarroa (Vizcaya) explotara a las 4:30 de la madrugada, ha informado Javier Balza, consejero vasco de Interior. No ha habido ningún aviso previo, por lo que no ha dado tiempo a evacuar la zona, que continuará acordonada toda la mañana.

Balza ha explicado que la intención de ETA era causar víctimas mortales, ya que, tras dejar aparcado el coche con el maletero abierto para aumentar la onda expansiva de la bomba, los terroristas han lanzado dos cócteles molotov contra la comisaría, para provocar la salida de los ertzainas. Estos, sin embargo, han salido por la puerta de atrás, evitando así daños personales mayores.

Los daños materiales en la comisaría son considerables. La fachada presenta tres grandes boquetes y hay restos de coches desperdigados en un radio de 400 metros alrededor del centro. Además, hay numerosas viviendas y comercios de las inmediaciones y de la otra orilla de la ría afectadas por la bomba.

De los heridos, tres son agentes de la policía autónoma vasca y el resto son personas que han sido alcanzadas por la onda expansiva. Cuatro de ellos se han salvado de sufrir consecuencias mayores gracias a su capacidad de reacción. Viajaban en un coche por la zona de la comisaría cuando se han percatado de la presencia del coche bomba, con maletero y puertas abiertas y han decidido retroceder. Gracias a esto sólo han sufrido heridas leves.

De los dos heridos que continúan ingresados, uno de ellos es un ertzaina que se encuentra en el hospital de Galdakao, con pronóstico reservado. El herido presenta fracturas en sus extremidades y heridas en un tímpano. La otra herida que está ingresada es una joven de 15 años alcanzada por la onda expansiva de la bomba que tras ser atendida en el hospital de Galdakao ha sido derivada al hospital de Cruces. También con pronóstico reservado, tiene traumatismo cranoencefálico y fractura parietal.

La Ertzaintza ya estaba alertada desde Interior de la posibilidad de un atentado inminente desde el pasado mes de julio, cuandose dearticuló el Comando Vizcaya.

Se da la circunstancia de que en el municipio de Ondarroa gobierna una gestora encabezada por Félix Aranbarri, del PNV, dada la presión del entorno radical abertzale sobre el consistorio, que impidió formar Gobierno tras las últimas elecciones municipales. Aranbarri sufre la violencia y amenazas constantes de los terroristas.

Otra explosión en Vitoria

El de Ondarroa ha sido el segundo atentado de este domingo. Otro coche bomba con 82 kilos de explosivo estallaba a medianoche en las afueras de Vitoria, en el nuevo barrio de Salburua, sin causar heridos. La explosión, de gran potencia, se produjo en una zona no residencial, frente a la nueva sede corporativa de Caja Vital, que ha sufrido numerosos daños materiales pero no en la estructura del edifcio, después de que un comunicante que decía hablar en nombre de ETA llamara a la policía local a las 23.15 del sábado para avisar de la colocación del artefacto. Este lapso de tiempo permitió acordonar la zona, en la que no hay viviendas, aunque sí se tuvo que desalojar un restaurante cercano.

Según fuentes policiales, la llamada se realizó desde una cabina pública desde la localidad de Galdakao, a 70 kilómetros de la capital. Todavía no se conoce el tipo de explosivo utilizado. El estallido fue tan potente que se pudo oír en toda la ciudad de Vitoria, han asegurado los vecinos.

Las autoridades políticas y sociales alavesas han pasado esta mañana por la sede de la caja de ahorros para solidarizarse con la entidad y condenar el atentado. Todos han coincidido en el sinsentido del ataque, ya que se trata de una entidad social, sin ánimo de lucro, y que se encuentra enclavado en el corazón de los alaveses.

"Esto es una salvajada, así no se solucionan los problemas de un país", ha declarado el presidente de Caja Vital, Gregorio Rojo, hermano del presidente del Senado, Javier Rojo, que acudió inmediatamente a la zona tras ser informado del atentado. Rojo ha calificado esta acción como "un ataque al corazón de la Caja" y "de todos los vitorianos", y ha asegurado que la entidad bancaria intentará mañana estar operativa para funcionar con la mayor normalidad posible. Para lograr este objetivo han creado un gabinete de crisis que garantice la normalidad.

El artefacto estaba colocado dentro de un Renault Clio estacionado a unos 20 metros de la sede de Caja Vital. Cerca se encuentra el pabellón Fernando Buesa Arena, donde juega sus partidos el TAU Vitoria de baloncesto, que también se ha visto ligeramente afectado al impactar restos del coche bomba contra las puertas, lo que da idea de la virulencia de la explosión. A 600 metros, se encuentra también el cuartel de la policía de Betoño, separado por una laguna, que no ha sufrido daños.

La nueva sede central de Caja Vital Kutxa, el llamado Edificio Vital, fue inaugurado hace casi un año por los Príncipes de Asturias y el lehendakari, Juan José Ibarretxe. Se trata de "una moderna construcción de acero y cristal ubicada en un privilegiado entorno ecológico" diseñada por los arquitectos Javier Mozas y Eduardo Aguirre. El Delegado del Gobierno en el País Vasco, Mikel Cabieces, ha condenado el atentado a través de un comunicado, en el que señala que "actos tan deleznables como el de hoy van directamente contra el progreso económico y el bienestar de todos los vascos".

Primeros ataques tras el verano

Los atentados se producen en una semana en la que el Tribunal Supremo ha ilegalizado las formaciones Acción Nacionalista Vasca (ANV) y Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV), y en la que la Audiencia Nacional ha condenado a 21 responsables de Gestoras Pro Amnistía por pertenecer a ETA. Es el primer ataque de ETA con coche bomba tras los sabotajes cometidos este verano por la banda terrorista, que esta semana además trató de asesinar a un policía con una bomba lapa adosada a su vehículo.

El último coche bomba estalló el 19 de mayo a primera hora de la madrugada, con 60 kilos de explosivo, en el club Marítimo El Abra, en el paseo marítimo de la localidad vizcaína de Getxo, que también causó importantes daños materiales en viviendas próximas. Cinco días antes, en la madrugada del 14 de mayo, otro coche bomba acabó con la vida del agente de la Guardia Civil Juan Manuel Piñuel Villalón, colocado a la puerta de la casa cuartel de la Guardia Civil en Legutiano (Alava) y cargado con cien kilos de explosivo.