Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La lucha contra el terrorismo

Cinco detenidos en una operación de la Ertzaintza contra ETA

Los arrestados no estaban fichados y se les relaciona con el atentado contra la comisaría de Ondarroa.- La operación sigue abierta en varias localidades de Vizcaya y Guipúzcoa

La Ertzaintza ha detenido esta madrugada a cinco personas en una operación contra ETA en el País Vasco, la primera de la nueva División Antiterrorista de la policía autonómica. Los arrestos se han producido en las localidades costeras de Ondarroa (Vizcaya), Mutriku y Deba (Guipúzcoa), en una operación que sigue abierta y coordinada por el Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, que dirige el magistrado Eloy Velasco.

Las detenciones de hoy suponen la mayor operación de la Ertzaintza contra ETA desde 2003, cuando descabezó el comando Vizcaya, y la primera del lehendakari Patxi López.

El consejero del Interior del Gobierno vasco, Rodofo Ares, ha afirmado que los cinco detenidos (Ibon Iparragirre, Asier Badiola, Xeber Uribe, Javier Zubizarreta y Jon Iñaki Esnaola) están relacionados con el atentado con coche bomba a la comisaría de la Ertzaintza de Ondarroa, además de con ataques a las obras del TAV y a un repetidor en Azpeitia (Guipúzcoa), informa Unai Morán.

El titular de Interior vasco ha destacado que en el operativo, que se inició hace "muchos meses", también se han realizado un total de ocho registros, y ha subrayado que la Ertzaintza "no parará" hasta acabar con el terrorismo y consolidar la paz y la libertad en Euskadi.

Por otro lado, Gobierno central y oposición se han felicitado por la operación y han coincidido en que el pacto alcanzado entre PSE y PP en el Parlamento de Vitoria es el origen.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha calificado las detenciones como "una noticia excelente" y ha felicitado a la Ertzaintza, al Gobierno vasco y al consejero de Interior. "Era un grupo de gran peligrosidad", ha destacado el jefe del Ejecutivo, para quien la operación "demuestra la fuerza de la democracia, que va a continuar hasta que ETA desista"

El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, ha felicitado hoy a la Ertzaintza por las detenciones de esta noche y ha asegurado que "desde hace muchos años" había una gran demanda social para que este cuerpo de seguridad "actuara con la máxima eficacia en la lucha contra ETA".

Asimismo, ha declarado que las detenciones de presuntos terroristas como las de esta noche son "muy importantes" y "deben reafirmarnos" en la necesidad de que socialistas y populares trabajen juntos en el País Vasco y mantengan un pacto para defender unos principios sin necesidad de "pedir consejerías".

Por su parte, el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, ha reiterado que el único destino de los terroristas es la cárcel.

Grupo legal

Según se desprende de las investigaciones que han dado origen a esta operación, los presuntos etarras forman parte de un grupo legal de ETA (miembros de la banda no fichados por la policía). A uno de ellos, Ibai Iparaguirre Burgoa, se le vincula con los tres atentados consecutivos perpetrados en septiembre de 2008: dos en Ondarroa y Vitoria que no causaron víctimas mortales, pero sí heridos y graves daños materiales.

El ataque contra la comisaría de la Ertzaintza en Ondarroa se produjo el 21 de septiembre. En aquella ocasión, los terroristas colocaron un coche bomba cargado con 100 kilos de explosivos frente a las instalaciones de la policía autónoma vasca, contra las que previamente habían arrojado un artefacto incendiario para hacer que los agentes salieran de su interior y resultaran así alcanzados por la explosión. Diez personas resultaron heridas, entre ellas tres policías autonómicos.

El de Vitoria, que no dejó heridos, se había producido pocas horas antes: otro coche bomba con 82 kilos de explosivo estalló frente a la nueva sede corporativa de Caja Vital y provocó numerosos daños materiales.

A Iparaguirre se le acusa de colaboración con la banda terrorista para la comisión de estos atentados. Además, se le relaciona con el ataque con cinco kilos de explosivos contra varias casetas de las obras de la variante de Orio (Guipúzcoa) el 28 de julio de 2008, ejecutadas por las empresas Acciona y Fonorte. Estas compañías también participan en parte de la construcción de la red de alta velocidad vasca, por lo que son objetivo de ETA.