Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcos amarrados y protestas en el séptimo día de huelga de pescadores

La Plataforma en Defensa del Sector Pesquero asegura que el seguimiento de la huelga es mayoritario pero para la Xunta sostiene que más del 80% de las embarcaciones han salido a faenar

La situación de la huelga, que mantienen los pescadores en Galicia por el aumento de los precios del petróleo, cada vez se deja notar más en los puertos de bajura, según la Plataforma en Defensa del Sector Pesquero. La consejería de Pesca, en cambio, ha asegurado, a través de un comunicado, que alrededor del 83,3% de esta flota ha salido hoy a faenar.

El seguimiento de la huelga entre la flota de bajura es intermitente, según ha podido comprobar este diario, aunque va en aumento. La Plataforma en Defensa del Sector Pesquero ha asegurado que todos los puertos de bajura, salvo los de Malpica (A Coruña) y Celeiro (Lugo), mantienen sus embarcaciones amarradas. Hoy se ha sumado a los paros el puerto de Muxía, en la Costa da Morte.

De momento, las lonjas siguen recibiendo pescado aunque a mayor precio. Y ningún puerto o lonja de Galicia ha reclamado la intervención policial por ver dificultado el libre ejercicio de su actividad, cuando se cumple la séptima jornada de paro convocado por la Plataforma en Defensa del Sector Pesquero y la patronal Cepesca. Pero se estima que el conflicto se note especialmente a partir de la próxima semana. Los armadores esperan que los barcos de altura, a los que la convocatoria de huelga cogió en alta mar, vuelvan a puerto entre el lunes 9 y el martes 10 de junio y se queden amarrados indefinidamente. Algunos ya han empezado a llegar. Éste es el caso de cinco embarcaciones procedentes del Gran Sol que han llegado hoy al puerto de Vigo. Precisamente esta llegada es lo que ha provocado que la lonja de la ciudad registrara 220 toneladas, frente a las 185 toneladas de ayer.

Protestas por mar y tierra

Los pescadores del puerto de Ribeira (A Coruña) han sacado los barcos a la bocanada para bloquear el acceso de las embarcaciones entrantes. Lo han logrado durante cerca de dos horas en las que además han hecho sonar las bocinas en señal de protesta.

En tierra han sido los armadores los que han repartido por los supermercados octavillas en las que piden a los clientes que exijan un etiquetado que marque "cuándo y cómo se pescó y su nivel de calidad y frescura". Los armadores han recorrido los comercios coruñeses para informar a la población "de la crisis que está atravesando el sector", según ha informado el portavoz de la Plataforma en Defensa del Sector Pesquero en A Coruña, Francisco García. Esta medida se ha repetido en la provincia de Lugo y también en varias ciudades de Asturias.

Las protestas continúan. Los representantes del sector pesquero y los armadores se movilizarán mañana en A Coruña para alertar de la crisis que atraviesan por la subida de los precios de combustible. La manifestación saldrá de la lonja de A Coruña hasta la Plaza de María Pita, donde está previsto que lleguen a las dos de la tarde para repartir pescado gratuitamente entre la población.

Además de esta acción, el sector pesquero continúa con sus reivindicaciones y con la decisión de que "el 100% de la flota de bajura esté amarrada el próximo martes", ha mantenido el portavoz en A Coruña, Francisco García. De momento, la flota de litoral paró de trabajar el pasado viernes, los de bajura lo harán mañana y los de Gran Sol tienen de plazo hasta el 10 de junio para amarrar su flota y hasta el 13 para vender el pescado en lonja. Ese día, según la Plataforma en Defensa del Sector Pesquero, está previsto que las lonjas dejen de vender y la comercialización finalizará el 16 a nivel nacional.