Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero dice que no ha habido "ni incidente" con Italia por las declaraciones de De la Vega

La vicepresidenta dijo que el Ejecutivo rechaza las actuaciones que exalten "la violencia, el racismo y la xenofobia".- La Comisión Europea niega que el Gobierno de Berlusconi haya violado "de momento" las leyes comunitarias relativas a la libre circulación de personas

Con un "no ha habido ni incidente", el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha descartado que haya problema alguno con Italia tras las declaraciones de la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, quien en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros expresó su desacuerdo con la política italiana sobre inmigración. De la Vega aseguró que el Ejecutivo español "rechaza la violencia, el racismo y la xenofobia, y por tanto no puede compartir lo que está sucediendo en Italia".

Rodríguez Zapatero, que está en Lima (Perú) en la V Cumbre de la UE, Latinoamérica y Caribe, ha declarado a los periodistas que el malentendido "ha sido aclarado" con el ministro italiano de Exteriores, Franco Frattini, y que "no hay problema, ni incidente". "La aclaración ha tardado poco tiempo y la relación con Italia siempre ha sido buena", ha añadido Zapatero, quien evidenciaba que no quería dar ningún importancia a este asunto.

"Yo no voy a entrar en asuntos internos del Gobierno español, es evidente que si el presidente español ha dicho cual es la posición, siendo el Jefe de Gobierno -ha señalado Frattini en rueda de prensa-, yo estoy satisfecho".

"El gobierno de Zapatero en dos años ha sido extremadamente severo y riguroso frente al de Prodi porque ha expulsado del territorio español a decenas de miles de personas que han llegado de África Occidental a las Canarias. Según las reglas europeas, pero les ha expulsado", ha dicho Frattini.

Sin embargo, las declaraciones de la vicepresidenta despertaron una reacción inmediata en el país transalpino, donde se han pedido explicaciones al Gobierno español.

Llamada de López Garrido

El secretario de Estado para la Unión Europea, Diego López Garrido, ha tenido que llamar desde Lima al embajador italiano en España, Pasquale Terracciano, para comunicarle que la vicepresidenta no estaba haciendo un juicio de valor a la política italiana, sino a los hechos violentos ocurridos en Nápoles con los inmigrantes irregulares. López Garrido ha explicado que el embajador italiano en España se ha quedado "muy satisfecho" con las explicaciones que le ha dado.

De la Vega explicó que "la inmigración es un fenómeno necesario, que es bueno siempre que sea legal y ordenada" y que la política que se aplica en España está basada "en la ley, que permite reconocer derechos y obligaciones a los inmigrantes". "El Gobierno", ha matizado, "no comparte la política de expulsiones sin respeto a la ley y a los derechos, y por lo tanto tampoco las actuaciones que pueden exaltar la violencia, el racismo y la xenofobia". De la Vega ha subrayado que existen "mecanismos legales para combatir la inmigración irregular y esos son los que hay que utilizar, y no otros".

Una actuación legal "hasta el momento"

Italia no ha violado "hasta el momento" las leyes comunitarias sobre libre circulación de personas en el marco de las decisiones e incidentes con extranjeros de ese país, especialmente con los gitanos rumanos, según Pietro Petrucci, portavoz de la Comisión Europea, quien ha añadido que "por ahora no se ha demostrado que haya violación de las normas de la UE, pero estamos siguiendo la situación con mucha tensión".

Ayer fueron arrestadas 383 personas en Italia en una redada policial masiva que ha levantado críticas dentro y fuera de Italia. 118 serán expulsadas por tratarse de sin papeles y 53 ya han sido trasladadas hasta la frontera. 65 han sido acogidas, por último, en centros a la espera de ser repatriadas.

"Nosotros no tenemos a la Guardia Civil que dispara contra inmigrantes"

Partidos aliados de Silvio Berlusconi han criticado las declaraciones del Gobierno español sobre la política de inmigración del Ejecutivo italiano, que consideraron "paradójicas", mientras que el opositor Italia de los Valores las ha calificado de "injerencia inaceptable". "Que la España de Zapatero pueda dar lecciones a Italia sobre la integración [de los inmigrantes] es paradójico", ha afirmado el portavoz del Partido Republicano, aliado de la coalición gobernante, Riccardo Bruno, en un comunicado. "Nosotros no tenemos a la Guardia Civil que dispara contra los inmigrantes, como ocurrió en el año 2005 en Ceuta" y ha añadido que Zapatero "haría mejor ocupándose de derrotar a ETA". También la Liga Norte ha criticado las declaraciones de la vicepresidenta. Su senador Paolo Franco, quien ha declarado que De la Vega "teme que una política rigurosa del control del Mediterráneo por parte del Gobierno italiano" pueda desviar a las costas españolas a los ilegales procedentes de Libia. Por último, el segundo partido más importante, Italia de los Valores, del ex juez anticorrupción Antonio Di Pietro, ha considerado este hecho una "injerencia inaceptable".

Más información