Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cuarto aniversario del mayor atentado de España

'Da pacem domine', silencio y flores

Los Reyes rinden homenaje a las víctimas en Atocha tras un acto del Ayuntamiento y la Comunidad en Sol

Cuatro años después de la matanza del 11-M y con los autores ya condenados, los Reyes han rendido de nuevo homenaje a las víctimas de los atentados de Madrid, en un acto celebrado a mediodía ante el monumento erigido en la estación de Atocha en recuerdo a los 192 fallecidos. El acto, solemne y austero, celebrado dos días después de las elecciones, apenas ha durado unos diez minutos. No se ha pronunciado ningún discurso y, tras el minuto de silencio, sólo se ha escuchado la pieza Da pacem domine, obra del compositor estonio Arvo Part, inspirada en los atentados.

Han acompañado a Don Juan Carlos y Doña Sofía en el acto, organizado por el Ayuntamiento, el presidente electo, José Luis Rodríguez Zapatero, el líder de la oposición, Mariano Rajoy, y las altas instituciones del Estado. Los familiares de las víctimas también han tenido un lugar reservado frente al monumento, aunque algunas de las sillas estaban vacías. Además han estado presentes la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, la presidenta regional, Esperanza Aguirre, así como varias asociaciones de víctimas y embajadores y regidores de los lugares de origen de los muertos.

Sonsoles Espinosa, la mujer del presidente, forma parte del coro de la Capilla Real que ha cantado durante el acto. Los integrantes del coro, todos vestidos de negro, han interpretado la pieza Da pacem domine. El homenaje ha obligado a retrasar hasta esta tarde la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP, convocado para evaluar los resultados electorales y deliberar sobre el futuro de Rajoy. El esperado encuentro entre Zapatero y Rajoy, el primero tras los comicios, se ha limitado a un cruce de miradas y a un saludo con la cabeza desde la distancia.

Una corona de laurel

Previamente, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento han abierto una jornada plagada de homenajes, a las 9.00 en la Plaza del Sol. Diez minutos ha durado también el acto de las autoridades local y regional en recuerdo de las víctimas de los atentados. Aguirre y Ruíz-Gallardón han depositado en Sol una corona de laurel adornada con la bandera de España y la Madrid. En el acto han estado también los portavoces de todos los grupos del parlamento regional, los miembros del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, diputados regionales y representantes sindicales. Además, Juan Antonio García Casquero, quien sustituirá a Francisco Alcaraz al frente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, y Ángeles Dominguez, presidenta de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M. Y muchos ciudadanos. En el sencillo homenaje, ha sonado el Réquiem de Mozart.

Por su parte, los sindicatos CC OO y UGT han realizado, a las 10.00, una ofrenda floral en la entrada de la estación de Atocha-Cercanías. El acto ha comenzado con dos minutos de silencio que han concluido con los aplausos de las más de cien personas que se congregaban a esa hora en la puerta de acceso. "Hoy es un día difícil, de dolor y lágrimas", ha dicho la presidenta de la Asociación 11-M Afectados de Terrorismo, Pilar Manjón, que perdió a su hijo. En el escenario habilitado para la ofrenda, con un cartel de fondo que decía 192 víctimas en nuestro recuerdo, Manjón ha expresado con voz quebrada que "tras una noche en blanco llega una mañana difícil", máxime cuando "se nos han vuelto a remover las entrañas" con el asesinato de Isaías Carrasco a manos de ETA. En la ofrenda se han depositado claveles blancos y rosas pero, sobre todo, rojos.

Además, todos los grandes municipios del Corredor del Henares recuerdan a sus víctimas. Desde Alcalá, pasando por Torrejón, San Fernando y Coslada, las cuatro ciudades con paradas de los trenes que explotaron en la mañana del 11-M, los homenajes tienen como punto común el recogimiento y el apoyo a los familiares. En Alcalá, la ciudad de la que partieron los trenes, el acto se ha celebrado a las 12.00 y, al igual que en años anteriores, consiste en la lectura de un manifiesto junto a la escultura que recuerda en la plaza de la Estación de Renfe los 27 vecinos de Alcalá que murieron en los atentados. En Coslada, la ceremonia ha sido a las 13.00. Pilar Manjón ha leído un comunicado junto a la nueva escultura, colocada hace escasas semanas. En Torrejón los actos serán a las 18.00, cuando la Corporación municipal, junto a asociaciones de víctimas y organizaciones vecinales, se concentren junto a la estación de Cercanías. En San Fernando, a las 17.00 se colocarán ocho ramos.