Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía de la Audiencia denuncia a la alcaldesa de Hernani por enaltecimiento del terrorismo

Solicita al juez Pedraz que cite a declarar a Marian Beitialarragoitia, que ayer pidió en Pamplona, en la presentación de las listas de ANV para las elecciones, un aplauso para dos etarras

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha denunciado este domingo a la alcaldesa de Hernani (Guipúzcoa), Marian Beitialarrangoitia (ANV), por un presunto delito de enaltecimiento del terrorismo después de que el sábado, en el acto de presentación en Pamplona de las candidaturas de ANV para las elecciones de marzo, la política pidiera un aplauso para los dos presuntos etarras acusados del atentado de la T-4 en Madrid en 2006, Igor Portu y Martín Sarasola. En su denuncia, la Fiscalía pide al juez Santiago Pedraz, que se encuentra esta semana de guardia, que cite a declarar a la alcaldesa como imputada por un delito de enaltecimiento del terrorismo, castigado con hasta dos años de prisión, según las mismas fuentes.

Tras tener conocimiento de lo ocurrido a través de la policía, el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, ordenaba al fiscal de guardia, Ignacio Gordillo, que presentara la tarde del domingo la citada denuncia y que reclame informes policiales detallados, por si alguno de los asistentes a ese acto hubiera también incurrido en algún delito.

Acción Nacionalista Vasca presentó el sábado a sus cabezas de lista al Congreso de los Diputados para las próximas elecciones generales del 9 de marzo para las tres provincias vascas y Navarra. En un acto celebrado en el pabellón Anaitasuna de Pamplona, la formación advirtió de que estará en los comicios "por encima de la represión, la ilegalización, la cárcel y la tortura".

Durante el acto se pudieron escuchar gritos a favor de la independencia y por la amnistía de los presos de ETA. La alcaldesa de Hernani pidió un aplauso para los etarras Igor Portu y Martín Sarasola, petición que fue respondida con una ovación cerrada de los más de tres mil asistentes al acto al grito de "el pueblo no perdonará".