Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP cree que el accidente de metro de Valencia era inevitable y el PSOE pide responsabilidades

Los socialistas consideran responsable al consejero de Transportes por ser el "encargado de gestionar" el servicio de metro, cuya administración "ha fallado"

Los dos grupos mayoritarios en el Parlamento valenciano han presentado conclusiones opuestas de la comisión que investiga el accidente de metro de Valencia del pasado 3 de julio en el que murieron 43 personas: mientras el PP concluye que el siniestro no era "ni previsible ni evitable" y que del mismo "no se deriva ninguna responsabilidad política", el PSPV-PSOE pedirá a las Cortes Valencianas que exija responsabilidades políticas al consejero de Transportes por ser el "encargado de gestionar" el servicio de metro, cuya administración "ha fallado".

"La Línea 1 de Metro Valencia es segura", afirma el PP en una de las 15 conclusiones presentadas por su grupo, en las que también destaca que la causa del accidente ha sido el exceso de velocidad, "sin perjuicio de lo que pueda resultar de la investigación judicial". Los populares aseguran que las investigaciones realizadas "descartan que pudiera ocurrir algún fallo mecánico, técnico, de conservación" y manifiestan que Ferrocarrils de la Generalitat (FGV) "ha cumplido correctamente sus responsabilidades" en cuanto a revisiones de los convoyes y comprobación del estado de la vía.

De cara al futuro, el texto de los populares destaca que el accidente debe servir para "continuar potenciando y desarrollando" sistemas de seguridad, por lo que proponen la creación de una ley autonómica que regule todo lo relacionado con las líneas de ferrocarril, ya que en esta materia existe "un vacío legal no sólo en España sino en toda Europa". Asimismo, plantean la creación de una agencia de seguridad de todos los modos de transportes, así como la elaboración de un proyecto de proposición de Ley de Las Cortes valencianas, a tramitar ante el Congreso de los Diputados, que regule los criterios de seguridad en los ferrocarriles de competencia estatal.

El PP afirma, por tanto, que no puede derivarse responsabilidad política de este siniestro porque la política del consejero ha sido "la constante mejora de la seguridad en la línea, como así lo demuestran las inversiones para mejorar su infraestructura y superestructura".

Mala gestión

No piensa lo mismo el grupo socialista en la Cámara valenciana; el PSPV-PSOE ha anunciado que pedirá al Parlamento autonómico que exija responsabilidades políticas al consejero por ser el "encargado de gestionar" el servicio de metro. Para los socialistas, la "ley más importante de la democracia" es que "el responsable de aquello que se administra es el que lo gestiona" y, en el caso del accidente de la Línea 1, "ha fallado la administración del servicio".

"No fue detectado el riesgo que entrañaba el tramo donde se produjo el accidente, que ha quedado demostrado con el suceso del mismo", recoge el dictamen de los socialistas, que reclaman por ello a Las Cortes que pidan responsabilidades políticas al Gobierno valenciano, que a su vez debe pedírselas a FGV, "como responsable y gestora inmediata" del servicio. La Cámara autonómica, según los socialistas, debe exigir responsabilidades al conseller de Infraestructuras, José Ramón García Antón, quien "ha dado muestras vivas de que no tiene un concepto de las responsabilidad que le permite dimitir".

Con la finalidad de que se vuelva a producir un accidente como el de la Línea 1, los socialistas abogan, en primer lugar, por "someter a revisión y reformulación todo el sistema de seguridad" de FGV, con especial hincapié en el pleno desarrollo del Sistema de Frenado Automática (FAP) con la instalación de balizas previas a las señales fijas, y la instalación posterior de un sistema continuo de seguridad (ATP).

Además, proponen la realización una auditoría externa sobre la seguridad en la Línea 1, que revise todos los elementos fijos y móviles, además de ampliar el material rodante y renovar los convoyes viejos, y piden que se realice un análisis de riesgos para el Plan de Emergencias y Evacuación, que se amplíe el programa de formación de los maquinistas y sean sometidos revisiones de salud.

Exceso de velocidad

Por su parte, el grupo EU-Entesa considera que si la causa del accidente del metro es el exceso de velocidad, éste se hubiera podido evitar, y pide la dimisión del presidente de la Generalitat, Francisco Camps, al que considera "tan responsable" del siniestro como al consejero de Infraestructuras y Transporte. En su escrito de conclusiones, EU-Entesa afirma que el siniestro se hubiera evitado si Ferrocarrils de la Generalitat (FGV) "hubiera llevado a la práctica su compromiso de poner balizas en las curvas con limitación de velocidad".

El grupo parlamentario considera que un accidente como éste "supone obligatoriamente la asunción de responsabilidades" y critica que nadie en la empresa ni en el Gobierno autonómico haya realizado ningún tipo de "autocrítica" ni haya asumido ninguna responsabilidad.