Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA PACIFICACIÓN DEL PAÍS VASCO

El Parlamento vasco pide lograr una paz "sin vencedores ni vencidos"

Joseba Egibar dice que ETA es "una organización política" que usa "técnicas modernas de lucha"

El pleno del Parlamento vasco ha aprobado hoy una resolución, con el apoyo de PNV, Ezker Batua y Aralar, en la que insta al Gobierno autonómico a poner las bases para "una paz sin vencedores ni vencidos". El texto ha contado con la abstención del PSE-EE y de Eusko Alkartasuna y con el rechazo del PP. Durante el debate en la Cámara de Vitoria, Joseba Egibar (PNV) ha calificado a ETA de "organización política que hace uso de las técnicas modernas de lucha de minorías contra mayorías, que son técnicas terroristas".

El documento ha sido presentado por Aralar, como una enmienda a una moción del PP en la que se pedía al Gobierno vasco que trabajase en la "derrota incondicional de la banda terrorista ETA". A lo largo del debate se han repetido los posicionamientos y polémicas de los últimos tiempos, básicamente entre los populares y el resto de formaciones, excepto el Partido Comunista de las Tierras Vascas (EHAK, en sus siglas en euskera), que no ha participado ni en las discusiones ni en las votaciones.

En el texto aprobado, el Parlamento insta al Gobierno de Vitoria a "trabajar por la solución dialogada de la situación de conflicto y violencia de nuestro país, así como a reconocer y reparar todo el sufrimiento que ha derivado de esta situación".

Joseba Egibar (PNV) ha explicado que se debe diferenciar pacificación y normalización política, y ha afirmado que el PNV y el nacionalismo en su conjunto son "una expresión del conflicto que dura casi doscientos años", que, ha dicho, se basa en la "negación de un pueblo y una nación". Egibar ha añadido que ETA es "otra expresión" del conflicto, "otra cosa es que se esté de acuerdo con lo que hace", y ha agregado que en una conversación le dijo a José María Aznar que es una "organización política que hace uso de las técnicas modernas de lucha de minorías contra mayorías, que son técnicas terroristas". El portavoz del PNV ha concluido que la clave para la resolución del "conflicto" reside en el "reconocimiento de la existencia de este pueblo y que tiene capacidad de decidir su futuro".

Críticas al PP

José Antonio Pastor (PSE-EE) ha sostenido que el fin de la violencia "ni tiene ni puede tener precio político alguno, pero sabiendo que la política puede y debe contribuir al fin de la violencia". Pastor ha centrado su intervención en criticar al PP, partido al que ha acusado de defender una política antiterrorista "no para acabar con ETA, sino para derribar al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero".

Pastor ha denunciado la "deriva populista" del PP y ha recordado que el próximo mes se conmemorará el asesinato del concejal socialista de Orio Juan Priede, a manos de un etarra excarcelado cuando José María Aznar era presidente del Gobierno y Jaime Mayor Oreja ministro del Interior, sin que se oyera "ni una sola voz que dijera que (ambos) habían provocado" esta muerte. Y ha sostenido que si hoy se hubiera producido un asesinato en similares circunstancias, el PP no habría tardado "ni dos segundos" en acusar a Zapatero de ser "el causante del asesinato".

Leopoldo Barreda (PP) ha explicado que con su iniciativa su partido quería dejar patente que los nacionalistas nunca han visto a ETA "como el enemigo a batir". Barreda ha añadido que la banda terrorista no puede conseguir un rédito político "ni por haber matado, ni por dejar de matar ni por la posibilidad de que pueda volver a matar".

"El tiempo corre en contra de los que apostamos por la paz"

El consejero de Justicia del Gobierno vasco, Joseba Azkarraga, ha asegurado hoy que "el tiempo corre en contra de los que apostamos por la paz", ya que 2007, 2008 y 2009 son años electorales y, por tanto, no se podrán tomar iniciativas decisivas para lograr la paz en el País Vasco. Entiende que, por este motivo, "2006 es un año decisivo" para lograr o dejar encarrilado el fin de la violencia.

En un desayuno con periodistas en Madrid, Azkarraga ha dicho que "tenemos 11 meses para comprobar que este proceso nos lleva a la paz", y se ha mostrado convencido de que "lo que no seamos capaces de hacer en este espacio de tiempo será imposible que lo hagamos en años electorales como 2007, 2008 y 2009".

Más información