Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal Supremo condena a Arnaldo Otegi a un año de cárcel por injurias al Rey

La sentencia revoca la dictada en marzo por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, que absolvió al político 'abertzale'

El Tribunal Supremo ha hecho pública hoy la sentencia en la que condena al portavoz de la ilegalizada Batasuna, Arnaldo Otegi, a un año de cárcel por un delito de injurias graves al Rey, del que dijo, en una rueda de prensa en 2003, que era el "responsable de los torturadores".

Fuentes de la defensa han adelantado que Otegi presentará un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional, para lo que cuenta con un plazo de 20 días, según informa la Cadena Ser. Hasta que los jueces fallen podrá solicitar la suspensión de su ingreso en prisión.

En la sentencia, los magistrados sostienen que "las manifestaciones del acusado expresan un evidente menosprecio a S.M. el Rey y a la institución que encarna en su persona, afectando al núcleo último de su dignidad, en cuanto le está atribuyendo una de las manifestaciones delictivas más graves en un Estado de Derecho". De esta manera, el Supremo revoca la sentencia por la que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco absolvió a Otegi el pasado 23 de marzo al considerar que sus declaraciones estaban amparadas por el derecho a la libertad de expresión.

La sentencia contiene un voto particular, el del magistrado Perfecto Andrés Ibáñez. "No hay ofensa ni mortificación de la persona, sino un burdo parecer negativo sobre el rol de la institución. Juicio que guarda plena coherencia con la actitud política del emisor y del grupo por él representado, en ese momento dentro de la legalidad", afirma.

Los hechos que han dado lugar a la sentencia del Supremo se produjeron el 26 de febrero de 2003, cuando Arnaldo Otegi participó en una rueda de prensa celebrada en San Sebastián, en la que afirmó que "el rey español es el jefe máximo del ejército español, es decir, el responsable de los torturadores y que ampara la tortura y que impone su régimen monárquico a nuestro pueblo mediante la tortura y la violencia".

La Audiencia Nacional condenó a Otegi a seis años de prisión por el secuestro del empresario Luis de Abaitua en los años 80, y cumplió la pena, de modo que sus antecedentes penales están cancelados y no computan a los efectos de esta condena, por lo que la pena de un año es susceptible de quedar en suspenso. Sin embargo, el próximo día 22 de noviembre el líder de Batasuna vuelve a comparecer en el Supremo, y esta vez no viene absuelto, sino condenado a 15 meses de prisión y ocho de inhabilitación absoluta por un delito de enaltecimiento del terrorismo por sus declaraciones en el entierro de la etarra Olaia Kastresana, muerta al explotar el artefacto que manipulaba en Torrevieja (Alicante) en julio de 2001. Esta condena, de ser ratificada ahora por el Supremo, unida a la hecha pública hoy, sí podría llevar a Otegi a prisión.