Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cerca de 30.000 inmigrantes esperan en Marruecos y Argelia para entrar en Ceuta y Melilla

La Comisión Europea presenta las primeras conclusiones de la misión técnica enviada a la zona

Unos 30.000 inmigrantes esperan en Argelia y Marruecos para saltar las vallas fronterizas de Ceuta y Melilla, según el informe de la misión técnica enviada por la Comisión Europea a la zona, que ha presentado esta tarde el comisario de Seguridad, Libertad y Justicia, Franco Frattini, al Consejo de Ministros de Justicia e Interior de la Unión Europea.

La cifra se basa en informaciones de, entre otras fuentes, los servicios de inteligencia españoles. El informe detalla que hay 20.000 inmigrantes en Argelia "esperando" para viajar a Marruecos, y otros 10.000 ya en este país preparados para traspasar la frontera española. El estudio completo estará listo "a comienzos de la semana que viene", según ha explicado Frattini en rueda de prensa.

En opinión de los expertos de la Comisión, estos datos son "una clara indicación del aumento de la presión migratoria en Marruecos y en Europa". Además, "no hay pruebas de que la actual alta presión migratoria hacia las fronteras externas disminuirá a corto plazo", según el comisario.

Entre las causas para explicar este fenómeno destacan el aumento de la población en el África subsahariana, unas perspectivas de crecimiento económico pesimista y los conflictos bélicos que asuelan el continente. A ello se le une el tráfico de personas por parte de las mafias, cada vez más violentas y con más medios.

"España está haciendo todo lo que puede para reforzar el control de las fronteras externas y está realizando un serio esfuerzo para proporcionar asistencia humanitaria a los heridos", ha señalado Frattini. Pero para solucionar este problema es necesario acometer una serie de medidas de forma inmediata, entre ellas mejorar la formación de los agentes fronterizos marroquíes, desarrollar programas de lucha contra la trata de seres humanos, habilitar mecanismos para que los servicios de inteligencia de la UE y Marruecos intercambien información, y realizar análisis de riesgos de los fenómenos migratorios.