Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

500 inmigrantes protagonizan el cuarto salto masivo de la valla de Melilla en siete días

Unos 65 han logrado entrar en España y esperan su repatriación en una comisaría de policía

Unas 500 personas, en su mayoría de origen subsahariano, han tratado la pasada madrugada de entrar en España saltando la valla que separa Melilla de Marruecos. Es la cuarta avalancha masiva que se produce en los últimos siete días. Además, Marruecos ha detenido a unas 140 personas en Nador que tenían los mismos planes. Ayer, el Gobierno anunció la construcción de una nueva barrera y hoy María Teresa Fernández de la Vega recibe a recibe a los presidentes de Ceuta y Melilla.

En la entrada masiva de esta madrugada los inmigrantes se habían organizado en dos grupos y han intentado entrar en Melilla por la zona conocida como Pinares de Rostrogordo, donde el vallado tiene una altura de tres metros y no ha sido todavía recrecido a seis metros. Unas 65 personas han logrado traspasar la frontera y se encuentran en la comisaría de policía. Entre ellos hay varios heridos a consecuencia de los cortes producidos por la valla. Además, un guardia civil ha resultado herido al volcar el vehículo todoterreno que conducía.

Por su parte, las autoridades marroquíes han informado de la detención de 136 inmigrantes (todos subsaharianos salvo dos argelinos) en las afueras de Nador, según informa la agencia pública Map. Este grupo estaba esperando su oportunidad para entrar en España de forma irregular. A ellos hay que sumar los 194 arrestados en otra redada que la policía marroquí realizó el lunes.

Múltiples intentos

Es la cuarta entrada masiva en siete días: un millar de inmigrantes trataron de saltar la valla en dos oleadas el día 27 de septiembre; 650 personas de una sola vez lo intentaron el domingo. Aunque los intentos de saltar la valla comenzaron ya en 1998, en los últimos meses se han multiplicado. Según indicó el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, la semana pasada en el Congreso, en 2002 se produjeron tres intentos, y el año pasado, siete. Pero esa práctica se ha disparado este año: sólo hasta el 5 de mayo se habían producido 21 avalanchas.

Para tratar de afrontar esta situación, el Gobierno ha desplegado al Ejército en el perímetro de la frontera, aunque no puede emplear las armas sino sólo material anti disturbios. Además, ha pedido a la UE que envíe una comisión a la zona para que se adopten medidas conjuntas ante el fenómeno y ha reforzado la cooperación con las autoridades marroquíes. También ha comenzado a elevar la vaya de tres a seis metros y ayer mismo anunció la construcción urgente de una nueva estructura de seguridad.

Barrera metálica

Esta nueva empalizada se situará en torno a la verja exterior y consistirá en una serie de barras metálicas clavadas en el suelo y unidas por cables. Además se instalarán más cámaras de vídeo y sensores. Precisamente es la frontera de Melilla la primera en la que se acometerá esta construcción. En la madrugada del pasado lunes se produjo otra avalancha humana en la que unas 650 personas derribaron parte de la valla.