Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jurado popular declara culpable al único acusado por el crimen del Putxet

Los nueve miembros del jurado entienden que Juan José Pérez Rangel mató a las dos mujeres del aparcamiento

Un jurado popular compuesto por ocho hombres y una mujer ha declarado culpable a Juan José Pérez Rangel de la muerte a martillazos de dos mujeres en un aparcamiento privado del barrio barcelonés del Putxet en enero de 2003.

Un jurado popular compuesto por ocho hombres y una mujer ha declarado culpable a Juan José Pérez Rangel de la muerte a martillazos de dos mujeres en un aparcamiento privado del barrio barcelonés del Putxet en enero de 2003.

Estas nueve personas, que componen el jurado popular que ha conocido del caso, iniciaron ayer las deliberaciones y han considerado que Pérez Rangel cometió dos asesinatos con traición en las personas de Maria Angels Ribot, cuyo cuerpo sin vida se halló el 11 de enero de 2003 en un aparcamiento privado del barrio del Putxet, y de María Teresa de Diego, el día 22 de enero, asesinada en el mismo lugar.

El tribunal deberá dictar ahora sentencia sobre este caso, después de que la defensa propuso, alternativamente a la absolución, que su cliente fuera condenado a 20 años de cárcel por dos delitos de homicidio y la fiscal aumentó de 48 a 53 años su petición de cárcel por dos delitos de asesinato con alevosía y ensañamiento y otro de robo. Las acusaciones particulares propusieron que Pérez Rangel sea condenado a 64 años de prisión por estos hechos.

Pérez Rangel, que se encontraba hoy en la sala de la Audiencia de Barcelona cuando el portavoz del jurado popular ha leído el veredicto, se ha reafirmado en su inocencia tras conocer la declaración de culpabilidad y ha afirmado que "había más sospechosos en este crimen". Seguido de cámaras de televisión y periodistas desde la sala en la que se ha conocido el veredicto hasta los calabozos de la Audiencia, el acusado de los dos crímenes ha reafirmado sus sospechas sobre la presunta implicación del marido de la segunda fallecida, Ruperto Bilbao, en las muertes de las dos mujeres.

La justicia no existe

"La justicia no existe", ha afirmado Pérez Rangel a los periodistas, a los que ha recomendado que consultaran las declaraciones de instrucción del caso y ha opinado que el jurado no ha estudiado todas las pruebas. Con una actitud tranquila y escoltado por varios policías, el ya declarado culpable de las dos muertes ha reclamado a los informadores que miraran el sumario en el que, según ha dicho, las declaraciones de Ruperto Bilbao durante la instrucción y en el juicio no coinciden y que se ha cambiado el nombre. También ha reiterado que el día del segundo crimen, el 22 de enero de 2003, él estaba con la chica rusa que había contratado a través de una agencia matrimonial, tal y como declaró durante la instrucción la responsable de la agencia.

Los hechos, que causaron una gran alarma social y conmocionaron el barrio del Putxet, se remontan al 11 de enero de 2003, cuando Pérez Rangel presuntamente apuñaló y golpeó con un martillo a Maria Angels Ribot, de 49 años, después de que ésta dejara su coche en su aparcamiento privado de la calle Bertrán. El acusado intentó entonces extorsionar al marido de la víctima, a quien presuntamente pidió 2.000 euros a cambio de proporcionarle información sobre el asesinato y, como no lo consiguió, continuó vigilando la zona en busca de una nueva víctima. Once días después del primer crimen, Pérez Rangel supuestamente asesinó a la segunda mujer, María Teresa de Diego, de 46 años, a quien ató con unas esposas y golpeó reiteradamente con un martillo.

A medida que fue avanzando la investigación, el cerco sobre Pérez Rangel, en prisión desde el 31 de enero de 2003 y que siempre ha negado la autoría de los hechos, se fue estrechando al máximo, al aparecer numerosos indicios y pruebas en su contra.