Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP arrebata al PSOE la alcaldía de León al prosperar una moción contra el edil socialista

Más de 2.500 personas protestan por el cambio en la titularidad del Ayuntamiento

El popular Mario Amilivia se ha convertido hoy en el nuevo alcalde de León, al prosperar una moción de censura contra el regidor Francisco Fernández, del PSOE. Más de 2.500 personas, según la policía, se han concentrado esta mañana ante el antiguo Ayuntamiento de León, donde se ha celebrado la votación, para mostrar su rechazo al vuelco político en el Consistorio, que ha sido posible gracias al apoyo de dos tránsfugas de la Unión del Pueblo Leonés (UPL).

La moción ha sido apoyada por los doce concejales del Partido Popular y los dos no adscritos, José María Rodríguez de Francisco y Covadonga Soto, antes de la Unión del Pueblo Leonés. El nuevo alcalde del PP gobernará la ciudad de León con los votos de los catorce ediles mencionados, mientras que el socialista Francisco Fernández pasa a la oposición junto a los otros nueve concejales de su grupo y los tres de la UPL que hasta ahora le apoyaban en el Consistorio.

En medio de fuertes medidas de seguridad, más de 2.500 personas, según la policía local, se han concentrado esta mañana ante la puerta de entrada del antiguo Ayuntamiento de León, donde ha tenido lugar la votación. Los concentrados coreaban frases contra el valedor de la moción de censura, el concejal no adscrito y ex integrante de la Unión del Pueblo Leonés José María Rodríguez de Francisco. "Pelines, cabrón, fuera de León", era una de las consignas más repetidas por los manifestantes. Entre los concentrados, un grupo de quince universitarios llevaba un ataúd al hombro, simbolizando la muerte del progreso en la capital leonesa.

La búsqueda de la estabilidad municipal, dado que el equipo de gobierno PSOE-UPL carecía de mayoría absoluta, ha sido una de las razones principales esgrimidas por los firmantes de la moción de censura para promover un vuelco en la alcaldía leonesa.

Los dirigentes socialistas han interpretado la estrategia popular como una forma de arrebatar al PSOE una alcaldía emblemática dado que León es la tierra de origen del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, mientras que la UPL ha definido la moción de censura como fruto de un "pacto del odio". Su secretario general, Joaquín Otero, ve el acuerdo como una alianza "interesada" de Amilivia y De Francisco, dos personas que han protagonizado públicos enfrentamientos en sus experiencias pasadas de gobierno, pero que, según la UPL, buscan con la moción un relanzamiento de su figura política, en el primer caso, y una venganza hacia sus antiguos compañeros de partido, en el segundo.