Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AMENAZA DE GUERRA | La fase diplomática

Aznar niega haber presionado a Fox para que cambie su postura sobre la crisis de Irak

El presidente viaja a Tejas para entrevistarse con Bush

El presidente del Gobierno español, José María Aznar, se reunió durante la pasada madrugada con su homólogo mexicano, Vicente Fox, antes de partir hacia el rancho que George W. Bush tiene en Tejas. El líder español se ha encontrado con un ambiente cuando menos enrarecido: la prensa interpretó esta visita como un intento de interferir en la política exterior mexicana y en los últimos días se repitieron las protestas frente a la embajada española por el apoyo del Ejecutivo español a la postura estadounidense.

Sin embargo, tras compartir una cena con Fox, Aznar aseguró que su intención no es "presionar" a México para que cambie su posición sobre la crisis iraquí. Durante una rueda de prensa tras el encuentro, el presidente insistió en que "está fuera de lugar" interpretar esta visita como un intento de ejercer presión sobre el mandatario mexicano. "Ni él lo toleraría ni a mí se me ocurriría", señaló en referencia al mandatario mexicano, al tiempo que destacó que, pese a las diferencias entre ambos países, hay "puntos muy importantes" de acuerdo entre ambos países sobre la crisis iraquí.

Además, Fox y Aznar difundieron un comunicado conjunto al término del encuentro en el que destacaron "la importancia de incrementar los esfuerzos multilaterales encaminados a alcanzar por la vía pacífica la eliminación de las armas de destrucción masiva en Irak" y manifestaron la "necesidad de que Irak cumpla con las resoluciones aprobadas por el Consejo de Seguridad de la ONU". Ambos líderes reconocieron el significado que tiene la resolución conjunta acordada por los países de la Unión Europea (UE) en la cumbre extraordinaria celebrada el pasado lunes.

Las malas experiencias del pasado

El presidente mexicano y su homólogo español coincidieron en la necesidad de "continuar con los esfuerzos internacionales en contra del terrorismo", por lo que reiteraron su voluntad de profundizar el trabajo dentro de la ONU para lograr mayores avances en esta materia.

Como telón de fondo de esta reunión en México se encuentra la intención declarada del Gobierno español de favorecer el desarrollo de América Latina y la estabilidad de la región y, de paso, reforzar las inversiones españolas en una zona del mundo en la que el principal competidor económico es EE UU. Aznar, que viaja hoy mismo a este país para tratar la crisis iraquí con el presidente George W. Bush en su rancho de Texas, ha señalado, sin embargo, en varias ocasiones que considera que la concertación con Washington es fundamental para la política iberoamericana de España.

Aznar pronunciará hoy en Houston (Texas), una conferencia de prensa antes de almorzar con el ex presidente George Bush, tras lo cual se trasladará al rancho del actual presidente, en Crawford. Aznar y George W. Bush tendrán oportunidad de intercambiar puntos de vista sobre esta crisis no sólo en una cena, sino también en un desayuno tras el cual ambos informarán en un contacto con la prensa y el presidente español regresará a Madrid.