Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AMENAZA DE GUERRA | El conflicto regresa al Congreso

El Congreso aprueba una resolución que reproduce el acuerdo alcanzado ayer por los Quince

La oposición ha exigido al Gobierno el compromiso de votar a favor de la ampliación del mandato de los inspectores

El Partido Popular sólo ha conseguido el apoyo de CiU a la resolución sobre el conflicto de Irak que se limita a ratificar textualmente el acuerdo alcanzado en el Consejo Europeo, mientras que los demás grupos parlamentarios han mantenido la exigencia de que el Gobierno se comprometiese a votar a favor de la ampliación del mandato de los inspectores de la ONU.

El PP ha logrado impedir que el PSOE apoyase el acuerdo del Consejo Europeo al rechazar que se debatiera una resolución presentada por Coalición Canaria que la contenía, por inadmisión a trámite en la Mesa del Congreso. El PP alegó como razón formal para la inadmisión que la resolución de CC fue presentada antes de que se abriera el plazo.

Este conflicto hizo que el desarrollo del pleno del Congreso se suspendiera por un espacio previsto de media hora, tiempo que se fue ampliando hasta dos horas. Durante ese tiempo se convocó la Junta de Portavoces para que se pronunciara sobre la admisión a trámite de la resolución de CC, que había sido presentada antes de que el plazo oficial quedara abierto.

La oposición se manifestó a favor de la admisión, mientras que el PP se opuso. Finalmente, fue la Mesa del Congreso, en la que el PP cuenta con mayoría absoluta, la que decidió, optando por rechazar el debate del texto de Coalición Canaria en el pleno.

Diputados de la oposición de varios partidos interpretaron en los pasillos de la Cámara Baja que esta postura del PP tenía por objetivo impedir a toda costa que los socialistas pudieran dar su apoyo a la resolución salida del Consejo Europeo de ayer, que el PSOE pensaba apoyar a través del texto de CC.

Todos los grupos de la oposición manifestaron en su intervención su solidaridad con el Grupo Canario y recriminaron a los populares que "les hayan dejado mudos" y que se "hayan vulnerado los derechos" que deben asistir a todos los parlamentarios, dejándolos en "clara indefensión".

El portavoz el Grupo Socialista, Jesús Caldera, criticó el uso de la mayoría absoluta por parte del PP hasta el extremo de usar "184 diputados para callar a 4", referencia a los parlamentarios de Coalición Canaria.

Toda la oposición

Todos los Grupos de la oposición han respaldado en bloque una resolución en la que vuelven a pedir al Gobierno que trabaje por una solución diplomática del conflicto de Irak y que apoye la ampliación del mandato de los inspectores de Naciones Unidas "por el tiempo necesario" para asegurar el desarme del régimen de Sadam Hussein. El texto de la oposición fue rechazado por la mayoría del PP.

El texto solicitaba al Ejecutivo que promueva y apoye en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas las iniciativas "que pretenden encauzar el desenlace del conflicto hacia una solución pacífica y hacer posible que el proceso de inspecciones continúe progresando y se desarrolle durante el tiempo necesario para evitar la guerra".

El debate

Las multitudinarias manifestaciones contra la guerra y la cumbre extraordinaria de la UE para pactar una posición común sobre Irak han marcado la segunda comparecencia del presidente del Gobierno ante el Congreso de los Diputados para explicar la postura del Gobierno en esta crisis. En su discurso, Aznar ha apostado por recuperar el consenso que no logró en el primer debate parlamentario por lo que ha propuesto a todos los grupos de la Cámara una resolución que recoja el texto literal aprobado ayer en Bruselas por los Quince.

El rechazo a la guerra expresado por millones de personas en todo el mundo el pasado fin de semana ha tenido reflejo en las palabras de Aznar. El presidente ha compartido "los anhelos de paz" de los manifestantes y ha incidido en que son muchísimas las personas cuyo a la paz no significa un a Sadam y que "tampoco se conforman con cualquier paz".

En cuanto al Consejo extraordinario de los Quince, Aznar ha asegurado que España acudió a la cumbre con una posicion construcitva y que su tesis ha tenido cabida en la declaración final que exige a Irak la máxima cooperación para evitar la guerra. En el mismo sentido, el presidente del Gobierno ha asegurado que un cambio de actitud de Irak en cuanto al desarme que le exige la ONU será "por la firmeza demostrada por la comunidad internacional" y no sólo porque prosiga la labor de los inspectores.

La guerra de Irak, otra vez en el Congreso

El 16 de enero de 1991 comenzó la intervención armada de la Coalición Internacional para liberar a Kuwait y dos días después se produjo el más amplio de los cuatro debates que se celebraron en el Congreso de los Diputados sobre esta crisis. La oposición tuvo opción de replicar en el debate del 18 de enero y de votar una resolución.

Entonces el presidente del Gobierno, Felipe González, obtuvo el apoyo de todos los grupos en su respaldo a una intervención armada salvo el de Izquierda Unida y Grupo Mixto. Para su resolución de hoy Aznar cuenta, de momento, con el apoyo de CiU y Coalición Canaria -siempre que el texto se ajuste al de la UE- y con la oposición segurada de Izquierda Unida y del grupo Mixto.

La diferencia es que entonces el líder de la oposición, a la sazón José María Aznar, se mostró aún más belicista que el propio presidente del Gobierno. "Nuestro compromiso está al lado de la libertad y de los derechos. No debemos tener ningún complejo, y no lo tenemos, por estar con la comunidad internacional frente a un usurpador, por estar con la razón frente a la fuerza y por estar con la justicia frente a la tiranía", dijo el líder popular.

Más información