Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIOLENCIA

Un grupo de 'rapados' incendia una iglesia evangélica frecuentada por rumanos en Madrid

Actos racistas se vienen repitiendo desde hace unos meses en Arganda del Rey donde han aparecido pintadas racistas y cruces gamadas

Arganda del Rey ha sufrido esta noche una serie de actos vandálicos, perpetrados por cabezas rapadas, el más grave de los cuales ha sido un incendio en el interior de una iglesia evangelista, frecuentada "fundamentalmente" por inmigrantes rumanos, según ha informado el alcalde de la localidad, Pedro Díez.

Según Díez, el suceso en la iglesia "coincide con otros actos vandálicos" acaecidos esta madrugada en Arganda, entre ellos el "destrozo de varias paradas de autobuses" y la quema de un quiosco de helados.

Este tipo de hechos, ha agregado, se vienen repitiendo desde "meses atrás" en la localidad, donde han aparecido "pintadas racistas y cruces gamadas", además de agresiones contra inmigrantes rumanos y destrozos del mobiliario urbano.

Apertura de una investigación

El alcalde ha anunciado que mañana pedirá a la Delegación de Gobierno de Madrid la apertura de una investigación "a fondo" de estos hechos para "detener a este grupo, que sospechamos que actúa desde hace tiempo y todo apunta a que se trata de cabezas rapadas, de fascistas". "Algunos de estos individuos probablemente residen en Arganda", ha manifestado.

Por su parte, un portavoz de la Guardia Civil ha informado de que se ha abierto una investigación para esclarecer las causas del incendio en la iglesia evangelista, aunque "se especula con que ha sido intencionado".

El fuego ha destruido parte del mobiliario de la iglesia, situada en la calle Sepulcro, de la que además ha desaparecido un órgano musical, ha explicado el portavoz, quien ha indicado que los autores forzaron una de las ventanas del templo.

La Guardia Civil ha tenido conocimiento del hecho a las 6.40 horas de la madrugada, tras recibir el aviso del incendio, que fue controlado sobre las 8.00 horas por las dos dotaciones de bomberos desplazadas al lugar, al que también han acudido patrullas de la policía municipal de Arganda.

La iglesia, que cuenta con unos 400 feligreses y tiene dos años de existencia, "ya había recibido amenazas y agresiones en estas pasadas semanas por un grupo de jóvenes", según la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE), de la que es miembro.

Para la FEREDE, se trata "fundamentalmente de un hecho de xenofobia deplorable, con componentes de discriminación religiosa", y matiza "que esta actitud es minoritaria, la mayoría de los ciudadanos de Arganda manifiesta un respeto y trato totalmente correctos".