EDUCACIÓN

Los editores de libros de texto refuerzan su oferta digital en un 28% para hacer frente a la pandemia

Cada alumno gasta en torno a 99 euros en libros para clase, según la Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza (ANELE)

Librería Fortuna en la calle de los Libreros en Madrid.
Librería Fortuna en la calle de los Libreros en Madrid.INMA FLORES

En 2019 se editaron 18.308 libros de texto digitales en España. Una pandemia después, son 23.849, un 28% más. “Una consecuencia de estos meses de confinamiento es ver que se ha puesto en valor la enseñanza online. Hemos avanzado en meses lo que parecía que debíamos recorrer en tres o cuatro años. Es un adelanto muy importante que los profesores usen estas tecnologías y, sobre todo, estos contenidos", dice José Moyano, presidente de la Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza (ANELE). La patronal, que agrupa al 90% del sector de libros de texto en España, ha presentado este viernes el informe El libro educativo en España. Curso 2020-2021, que analiza la situación del sector.

Una de las principales conclusiones del estudio es el impulso de los libros de texto y contenidos digitales como apoyo a los docentes. Moyano valora positivamente esta tendencia, pero matiza: “Estos meses nos han demostrado la importancia de la conectividad y de tener un ordenador, pero sin contenidos de calidad, sin modelos de enseñanza efectivos, no son suficiente”. El presidente de ANELE destaca que, a pesar del confinamiento, el libro de texto impreso ha continuado siendo el “vehículo” principal de la labor docente en España.

Otra de las conclusiones que se desprenden del informe es que el crecimiento de los contenidos online no va a acompañado de una mayor facturación de este área de negocio. En 2019, según los datos de ANELE -de la que forma parte Santillana, perteneciente a PRISA, grupo editor de EL PAÍS-, se editaron en España 33.222 libros de texto impresos (64% del total) y 18.308 digitales (36%). Sin embargo, la facturación impresa fue de 793 millones de euros (97%) y la digital de 26,7 (3%). Los costes no se pueden comparar, pero Moyano considera que la rentabilidad de los contenidos online sigue siendo “demasiado baja”.

Según el estudio de ANELE, el acceso a contenidos educativos por internet se incrementó durante el confinamiento un 350% respecto al uso habitual, con más de 3.700.000 alumnos y profesores que solicitaron licencias de acceso. “Las editoriales tuvieron que asumir un importante incremento en sus servicios de soporte y ayuda al usuario, que se triplicó. Esto conllevó un aumento del personal dedicado a estas tareas de entre un 80 y un 120%. El coste que las editoriales han tenido que de asumir ha superado los 40 millones de euros, una cifra que casi duplica la facturación en 2019 en licencias digitales”, explica la asociación de editores en su informe.

99 euros por alumno

El estudio de la patronal recoge otros datos que radiografían la situación del libro de texto en España: en 2019 se vendieron 44,2 millones de ejemplares, medio millón más que en 2018, pero muy lejos de los registros de 2010, cuando fueron 50 millones. El coste medio de cada ejemplar en 2019 fue 17,9 euros (1,3 euros más que en 2010), mientras que el gasto medio por alumno ascendió a 99,5 euros (ocho euros menos que hace una década) -sin tener en cuenta las ayudas públicas para compra de libros de texto y material escolar-.

El nivel educativo que más facturación supone para el sector es primaria, con 348 millones en el pasado curso, seguido de secundaria (250) e infantil (121). Este orden no solo se debe al número de alumnos, mayor en primaria que en cualquier otro nivel. El precio medio de gasto por alumno también es el mayor en el tramo de 6 a 11 años, 120 euros; seguido de los 105 de bachillerato; 90 de la ESO; y 70 de infantil.

Los datos anteriores corresponden a 2019, antes de la pandemia, pero Moyano no cree que vayan a variar excesivamente de cara a este curso. “Se ha retrasado bastante la compra de libros de texto, pero estamos viendo que ha remontando en los últimos días. La situación parece que se va a mantener de forma similar. Depende de las ayudas que reciban las familias en estos momentos de crisis. Si hay recortes, se notará”, añade el presidente de ANELE.

Por otro lado, de cara a este curso se han editado 15.975 libros de texto en castellano; 6.052 en inglés; 5.020 en catalán; 1.342 en valenciano; 1.224 en euskera; 879 en gallego; y 1.972 en otros idiomas.

Más allá de la coyuntura actual, se mantiene uno de los problemas de los que más se quejan los editores de libros de texto: las diferencias entre el currículo de cada autonomía, que implican un gran esfuerzo de producción. “Esperemos que la nueva ley haga el currículo más ligero y competencial. Es insoportable tener 17 libros diferentes de matemáticas”, finaliza Moyano.

Siga EL PAÍS EDUCACIÓN en Twitter o Facebook

Apúntese a la Newsletter de Educación de EL PAÍS

Más información

Lo más visto en...

Top 50