La crisis del coronavirus

Las comunidades autónomas buscan a la desesperada reclutar a 39.000 profesores

El objetivo de este procedimiento sin precedentes es acercarse al límite de 20 alumnos por aula recomendado por los ministerios de Educación y Sanidad. El desafío se centra en secundaria y FP

Una profesora de secundaria del I.E.S. Maestro Padilla, de Almería, corrige los exámenes de recuperación de septiembre.
Una profesora de secundaria del I.E.S. Maestro Padilla, de Almería, corrige los exámenes de recuperación de septiembre.Carlos Barba / EFE

En la película de 1963 El mundo está loco, loco, loco, un grupo de automovilistas compiten en una carrera frenética para conseguir un tesoro, enfrentando obstáculos y trampas. A algo parecido se enfrentan las comunidades autónomas para contratar a contra reloj miles de profesores sin convocar oposiciones. Los más previsores han tardado un par de meses, los menos, lo resolverán en semanas. El objetivo: acercarse al máximo de 20 alumnos por aula recomendado por los ministerios de Educación y Sanidad. Algunas, como Cataluña o Galicia, reforzarán las plantillas pero no bajarán de 25 alumnos por aula.

Contratar a 39.000 docentes en un plazo tan breve es más complejo que elegir un buen perfil y contratarlo como en la empresa privada: burocracia, plazos, listas de interinos sin actualizar o escasez de profesionales —Matemáticas, Física en secundaria, asignaturas técnicas de FP de la rama de belleza o peluquería, o materias muy especializadas de idiomas o conservatorio—. Esto ha llevado a veces a las consejerías a rebajar los requisitos para cubrir los perfiles más complejos. Y en esta situación insólita —nunca se han contratado tantos docentes en un procedimiento así—, los que van con mayor retraso, como Madrid, no descartan medidas excepcionales como recurrir al Servicio Público de Empleo, según confirmó a EL PAÍS el director de Recursos Humanos de la consejería de Educación madrileña.

El proceso es un galimatías. La primera opción para la mayoría de comunidades es recurrir a las listas de los que no consiguieron plaza en otras oposiciones. La última gran convocatoria fue en junio de 2019. La mayor en una década. Había en juego 30.000 plazas y siete candidatos por puesto. Tras ella, hoy pueden acumularse en las bolsas de toda España 100.000 candidatos para primaria y 100.000 para secundaria, según cálculos de José María Ruiz, secretario de Educación Pública no universitaria de la Federación de Enseñanza estatal de Comisiones Obreras, que elaboró el informe de oposiciones 2019 para la función docente. Pero no todos valen.

El proceso actual “incrementará las plantillas de profesores en Madrid casi un 14%”, explica Miguel José Zurita, el director de Recursos Humanos de la Comunidad de Madrid. Pero en esta región o Andalucía — donde la Administración ha argumentado que los fondos covid deberán gastarse en 2020— todo el esfuerzo será solo hasta diciembre, en espera de ver cómo evoluciona la pandemia. En otras, como la valenciana, están ya contratados hasta final de curso. Allí, en junio organizaron los procesos para adjudicar las plazas y el 4 de agosto estaba resuelto. “Enviamos una propuesta de organización a los centros para desdoblar los grupos, tuvieron un mes para cambios. El 25 de julio se cerró todo, y el 7 de agosto se sacaron 4.374 plazas docentes extra”, explican desde el departamento de Educación valenciano.

Alhaya Talavera, de 36 años, es maestra de inglés e interina desde hace 11 años. Ella obtuvo una de esas plazas de la Comunidad Valenciana. “Este proceso ha ido bien, ha habido tantas que están adjudicando de manera forzosa las que quedan desiertas”, explica. Los sindicatos también elogian el proceso: “Ha sido a contra reloj pero un buen trabajo en equipo de todos los agentes para llegar a tiempo”, explica Marc Candela del sindicato Stepv. Las listas valencianas de interinos estaban “bien alimentadas” por la oposición de 2019 así que no han necesitado recurrir a procesos extraordinarios. En Cataluña, de momento, tampoco. Allí el proceso es diferente: existe una lista de interinos que va abriéndose y cerrándose y donde pueden apuntarse los candidatos, aunque las especialidades también se agotan.

En el resto de España, las listas mezclan recién licenciados, profesores que han hecho de la interinidad su carrera, e incluso aquellos los que no aprobaron el examen de oposición. Pilar Gallardo, de 60 años, es una de estas interinas a la espera de que le llamen en Madrid. Lleva en la lista desde 1990: “En estos 30 años me han llamado todos los cursos, y he podido trabajar en más de 40 escuelas”, dice esta veterana de infantil a quien preocupa este retorno por su salud “un poco delicada”.

Profesores en la pública sin oposición

Pero las listas de unas especialidades están mucho más nutridas que otras. En junio de 2019 había más de 250 especialidades, y las que contaban con menos candidatos por plaza en toda España fueron las de enseñanzas artísticas e idiomas, las técnicas de FP, o las de Matemáticas y Física y Química o idiomas como el inglés o el catalán. “O no hay suficientes profesores con ese perfil, o en la empresa privada las salidas son más lucrativas. En Matemáticas y Física tiene que ver con el diseño de la prueba: valoran más las competencias matemáticas que las pedagógicas que son la segunda parte del examen y muchos no llegan”, dice José María Ruiz, de CC OO.

Cuando estas listas se agotan, las Administraciones tienen una segunda opción: “Abrimos un procedimiento extraordinario con los requisitos que la consejería establezca. En junio creamos listas para 49 especialidades de FP, pero los problemas ahora los vamos a tener en secundaria, donde tenemos la lista sin actualizar desde 2018”, explica Zurita.

En estos segundos procesos, a veces, los requisitos son más blandos. “Hace cinco años en Madrid se abrió un proceso para especialidades de FP donde bastaba estar matriculado en el máster [de profesorado]”, explica Ruiz, de CC OO. También ha ocurrido en el País Vasco, donde “hubo convocatorias que eliminaban el perfil lingüístico o el requerimiento de tener el CAP [certificado de aptitud profesional] o el máster”, explica Joseba Ander Muñoz, de la federación de Enseñanza de UGT en el País Vasco. El departamento vasco confirma que “en este caso se hará por el procedimiento habitual” sin más detalles. Aunque no es lo óptimo, Ruiz, de CC OO dice que “los sindicatos toleran esta rebaja para garantizar que los centros tengan docentes, siempre y cuando haya una planificación. En los refuerzos covid no ha habido planificación y a la mayoría les ha pillado el toro”, asegura el sindicalista.

El director de Recursos Humanos de la Comunidad de Madrid argumenta que el retraso en la incorporación se debe a que “esperaban la evolución de la pandemia para decidirse”. Por eso los directores han vuelto a las aulas sin saber con qué equipos cuentan. De momento han llegado solo poco más de 300 docentes, y no son parte del refuerzo covid (11.000) que aún no se ha resuelto. “Creíamos que volveríamos a las aulas en el escenario 1, con medidas de higiene, pero la situación ha empeorado e iniciamos el proceso cuando la presidenta lo anunció”, concluye.

El problema de estas bolsas a las que recurren excepcionalmente es que tardan mínimo dos semanas en resolverse: en las comunidades que ya van tarde, como Madrid, los docentes de este cupo llegarán dos semanas tarde. Héctor Adsuar, del área pública y estudios de enseñanza de Comisiones Obreras de Madrid señala que ellos han pedido que estas “bolsas” se mantengan abiertas, como ya ocurre en el País Vasco, para garantizar que siempre haya profesores de estas especialidades. “Los convocaremos si se necesitan”, dice el director de Recursos Humanos de Madrid.

El Sepe, el último recurso

Las administraciones aún tienen un tercer recurso si estas bolsas excepcionales se agotan, o no cubren plazas: “Recurrimos al Servicio Público de Empleo, así los profesores llegarán como sea”, explica Zurita. Esto no convence a los sindicatos, porque está menos fiscalizado que las listas. “Los procedimientos existen para que haya garantías”, argumenta Ruiz.

La mayoría de las comunidades no contempla esta opción. “En Andalucía tenemos procedimientos excepcionales para casos extraños. Nunca hemos recurrido al servicio de empleo. A veces hemos sacado convocatorias de especialistas para contratar un bailaor profesional para flamenco o artistas de orquesta. Lo hacemos con un contrato de especialistas”, explica Diego Molina de la Federación de Enseñanza de CC OO de Andalucía. En Valencia tampoco han recurrido nunca al servicio de empleo. “Sacamos una bolsa de plazas de difícil cobertura a la que se puede apuntar cualquier especialista. Ahora, como teníamos las bolsas bien alimentadas tras la oposición de 2019 no hemos recurrido a ello”, señala Marc Candela, de Stepv. En Cataluña, Manel Pulido, de CC OO, explica que también cuentan con una vía de contratación especial: “La usamos para especialidades que no logramos cubrir, las de Soldadura suelen costar”, explica.

A los sindicatos les preocupa qué pasará cuando comience el curso y el personal mayor de 60 años (un 4,5% de las plantillas en España, 20.000 docentes) o los que sufren enfermedades crónicas se tomen la baja por prescripción médica. En Valencia el departamento de Educación ya lo ha previsto. “En verano el servicio de seguridad laboral estudió a 1.500 personas que se postularon como personal de riesgo. Las 80 que se determinó que lo eran ya están de baja y se cubrieron sus plazas, al resto se les entregaron los equipos de protección adaptados”, señalan desde el departamento de Educación.

Mientras tanto, en los colegios siguen a la espera de que en la carrera loca, loca, loca las administraciones encuentren el tesoro de los docentes, para respirar tranquilos. “Me falta una profesora de infantil y una especialista del aula de atención TEA [Trastorno del Espectro Autista] pero hasta el día 7 no sé qué llegará. De momento yo refuerzo a infantil y la jefa de estudios y la secretaria están en el aula TEA”, concluye una directora madrileña.


Siga EL PAÍS EDUCACIÓN en Twitter o Facebook

Apúntese a la Newsletter de Educación de EL PAÍS

Más información

Lo más visto en...

Top 50