_
_
_
_

Los dueños de Cortefiel quieren venderle, además de ropa, acciones

Los fondos de capital riesgo propietarios de Tendam preparan su aterrizaje en el parqué en un momento dulce para el grupo de moda gracias a su modelo multimarca y omnicanal

Tendam
La marca Springfield es el buque insignia de Tendam, por delante de Women’secret y Cortefiel.
Carmen Sánchez-Silva

Esta vez parece que sí. La suerte está echada. Tendam, la propietaria de Springfield, Women’secret, Cortefiel o Hoss Intropia, está decidida a aprovechar sus buenos resultados para salir a Bolsa. No es la primera vez que lo intenta desde que sus dueños la alejaron del parqué en 2006. Aunque el presidente y consejero delegado, Jaume Miquel, ha asegurado recientemente en una conferencia en Esade que no es momento de precipitarse cuando los mercados bursátiles están cerrados a cal y canto, precisamente porque el grupo puede presumir de crecer por encima del sector. Pero lo cierto es que los fondos de capital riesgo que poseen sus acciones, CVC y PAI Partners, han contratado a Rothschild como asesor financiero y a BNP, Citigroup y JP Morgan como bancos coordinadores de la operación, cuyos preparativos pueden prolongarse entre seis y nueve meses.

“En 2024 están previstos muchos estrenos bursátiles, puesto que llevan embolsados desde 2020″, sostiene Patricia Cifuentes, analista senior de Bestinver, “y Tendam tiene todos los argumentos para cotizar. CVC y PAI ya lo intentaron hace cuatro años y decidieron esperar a que sus resultados fueran sólidos”. Esta experta en el sector de la moda valora el grupo entre 2.200 y 2.700 millones de euros. “Los fondos entraron en la compañía pagando 1.440 millones y en 2017 compraron el 33% a Permira. Con 2.000 millones, aplicando el descuento que requerirá el mercado, estarían creando valor”, asegura.

La apuesta estratégica del equipo gestor de Tendam tras la pandemia, basada en captar cuota de mercado, ha salido bien. De hecho, la transformación de la compañía es muy valorada en el sector, donde se la considera sorprendente, y se la suele comparar con Inditex pese a las diferencias entre sus modelos. Cerró 2022 con un aumento de las ventas del 8,8% sobre el año anterior hasta 1.211 millones de euros, un récord histórico, y en el primer semestre de este año los ingresos sumaron 606,2 millones, un 5% más, y el beneficio antes de impuestos, de 43,6 millones, estuvo un 18,5% por encima.

“El grupo se ha centrado en el cliente de edad media, abandonado por otras cadenas de moda, igual que las ubicaciones secundarias, y ha buscado aumentar el gasto medio, para lo que se ha servido de las promociones y de los clubes de fidelidad. Tiene un crecimiento rentable y no se mete en modelos de negocio arriesgados”, desgrana un docente de una escuela de negocios que pide anonimato. “Su ecosistema es único. Vende 11 marcas propias y 150 de terceros [Levi’s, Silbon, Ecoalf, Salsa Jeans, Morgan...] y sus clubes de fidelidad le aportan mucha información sobre el cliente”, destaca Cifuentes.

Clubes de socios

Estos clubes son su súperpoder, con 40 millones de clientes, representan el 75% de sus ventas. Los datos son abrumadores: mientras el comprador medio gasta 30 euros en las tiendas de Tendam, el que tiene una tarjeta de socio gasta 50 euros y si es socio de todos los clubes del grupo supera los 140 euros. Algo que está impulsando lo que, en palabras de la analista de Bestinver, es su mayor fortaleza: “El margen bruto [del 63% en el primer semestre], que está 5 puntos por encima del de Inditex y solo es comparable con el de los jugadores del sector del lujo”. Eso sí, continúa Cifuentes, “su margen ebit está 8 puntos por debajo del de la dueña de Zara, lo pierde todo entre medias porque sus ventas digitales pesan menos, un 15% en lugar del 25% de la gallega”. Tiene menos empleados por metro cuadrado y unos costes de alquiler más elevados, agrega.

En España, donde Tendam factura en torno al 65% del total, la compañía todavía ve grandes oportunidades de crecimiento, entre otras cosas porque del gasto que realiza el cliente más fiel de sus tiendas, no llega al 20% del desembolso total que realiza en moda. El grupo aspira a captar parte del 80% restante. Lo que necesita es dar más opciones al comprador, opinan fuentes del sector. Más alternativas a las que ofrece su modelo multimarca y omnicanal, lanzado como respuesta al varapalo de la pandemia, que hoy cuenta con 153 marcas (en breve comenzarán a comercializarse en las tiendas además de en la plataforma digital), y en 2024 serán 180, según las estimaciones de Tendam.

Las nuevas marcas propias creadas o compradas también contribuyen a capitalizar los clubes de socios, además de a rejuvenecer en cinco años su catálogo tradicional, centrado en clientes de entre 35 años en el caso de Springfield y Women’secret y de más de 50 años en el de Cortefiel. Entre las más recientes, Hoss Intropia ha empezado a abrir tiendas propias, además de venderse en las de Cortefiel, donde también está Slowlove. OOTO, lanzada con Andrés Velencoso el año pasado, como la firma deportiva Dash and Stars; High Spirits y Fifty, estrenadas en 2021, junto con sus últimas incorporaciones de este año, Springfield Kids y HI&BYE, van a centrar la inversión del grupo para consolidarlas antes de lanzar nuevas enseñas, que también está en la hoja de ruta.

Las nuevas marcas y las de terceros aportaron el 32,5% del crecimiento de Tendam en la primera mitad de 2023. Aunque de momento solo suman el 5,3% de las ventas. Cerca del 70% del crecimiento sigue procediendo de las marcas core, por ejemplo de Women’secret, que aprovecha la retirada de Oysho del mercado de la lencería para reforzar su liderazgo.

La internacionalización es otra de las patas de la expansión de la compañía, pese a que las ventas fuera de España apenas suponen un 35%, separándola del modelo de Inditex. Presente en 85 países con franquicias y en 12 con tiendas propias, Tendam ahora está muy centrada en su desarrollo en México, donde crece a ritmos del 20% y la venta por metro cuadrado duplica a la ibérica. En ese país tiene 120 puntos de venta de Women’secret y Springfield y va a lanzar otras marcas.

Con 1.829 tiendas [entre 2018 y 2022 el número cayó un 10%, en todos los segmentos, salvo en Springfield y Cortefiel, pero las ventas por metro cuadrado crecieron un 15%, según el análisis de Bestinver] y 9.500 trabajadores, Tendam aspira a crecer entre un 5% y un 8% este año y por ahora no aprecia que el consumo se esté resintiendo. El cliente va a la tienda y compra. Y el 80% de las devoluciones se realizan en los establecimientos. La compañía presume de una política de devoluciones gratuitas, ahora que los competidores empiezan a cobrarlas. Y es que “el 80% de las devoluciones son culpa de la marca, bien porque las fotos de los productos online no se corresponden con la realidad o porque los procesos de tallaje son erráticos. Por eso es injusto cargar el coste de las devoluciones al cliente”, aprecian fuentes del sector.

Entre las debilidades de la compañía, la analista de Bestinver destaca su deuda, que aunque no es elevada (358,9 millones de euros, dos veces su ebitda), tiene un coste medio del 7,7%, lo que la hace muy cara, dice. “Tiene que ser una prioridad pagarla lo antes posible”, agrega. En octubre hizo una amortización de 190 millones de los 300 millones de euros de su emisión de bonos senior garantizados con vencimiento en 2028. Tras esta operación, S&P y Moody’s elevaron su calificación.

Una historia de 140 años

La historia de Tendam, la antigua Cortefiel, es larga. Bestinver la recuerda en su último informe. Estos son sus principales hitos:

  • En 1880, los hermanos García-Quirós abrieron una mercería en Madrid, que sería el origen del grupo de distribución de moda.
  • En 1933, la empresa comenzó la producción en masa de trajes y otras prendas de vestir para hombres, convirtiéndose en el principal fabricante de ropa de España.
  • En 1945 se lanzó el primer traje masculino con la marca Cortefiel y en 1960, la marca ya se vendía en Macy's y Saks en Estados Unidos.
  • En la década de los 70 del pasado siglo, entra la familia Hinojosa en la compañía, que son quienes cambian la estrategia para centrarse en la venta minorista en detrimento de la fabricación.
  • En 1985 el grupo lanzó Milano y en 1988 Springfield.
  • En 1991 inició su expansión internacional y en 1992 compró Pedro del Hierro, un año más tarde lanzó Women'secret.
  • En 1994 salió a Bolsa.
  • En 2000 acelera su expansión internacional, centrándose en Alemania, donde adquirió Werdin.
  • En 2001, Cortefiel perdió el acuerdo de licencia de la ropa masculina de la marca YSL en España, que representaba el 5% de sus ventas. Y lanzó una opa hostil fallida contra Adolfo Domínguez para sustituirla. 
  • En 2005 los fondos de capital riesgo CVC y MEP Retail (PAI Partners y Permira) adquirieron la empresa por 1.440 millones de euros. Las familias Hinojosa y García-Quirós vendieron su participación del 55,74%
  • En 2006 la acción dejó de cotizar.
  • En 2017, CVC y PAI adquirieron el 33% de participación de Permira, en una operación que valoró la compañía en 1.000 millones de euros.
  • En 2018 el grupo se rebautiza como Tendam.
  • En 2020 Tendam abrió un 'marketplace' con marcas como Levi's, Dockers, UGG y Vero Moda.
  • Entre 2021 y 2023, ha lanzado nuevas marcas propias para completar su cartera.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

Sobre la firma

Carmen Sánchez-Silva
Es redactora del suplemento Negocios. Está especializada en Economía (empleo, gestión, educación, turismo, igualdad de género). Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Previamente trabajó en La Gaceta de los Negocios, Cinco Días, Ranking, Mercado e Ideas y Negocios. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_