_
_
_
_
_

Whisky: por qué invertir en el “agua de vida” cotiza al alza

El valor de esta bebida en las subastas creció un 21% en 2022 gracias a la mayor demanda de los jóvenes

Destilería de whisky Kaerilis, en Le Palais.
Destilería de whisky Kaerilis, en Le Palais.Javier Martínez Mansilla (Cinco Días)

Si no le gusta el whisky, al menos puede invertir en él. Las cifras confirman que el “agua de vida”, significado de este licor en gaélico, es una buena opción. En 2022, las subastas de botellas de ediciones especiales de whisky escocés de malta crecieron un 23% en volumen de negociación y su valor mejoró en un 21%, según un reciente informe de Noble & Co. El banco de inversión escocés explica que la región estrella para este activo espirituoso es ahora mismo Campbeltown, donde el volumen en las subastas creció un 82%, mientras que el apetito por los licores procedentes de las Highlands fue menor el pasado año.

“Los jóvenes coleccionistas están empujando al alza la demanda. Vemos un interés creciente por botellas con precios que van de las 100 a las 1.000 libras, un segmento especialmente activo por las personas de menor edad”, recoge Noble & Co en su informe. La marca con mayor valor en el mercado secundario es The Macallan, que acapara el 60% de la cuota de mercado entre las 10 etiquetas más negociadas en las subastas. “The Macallan es una apuesta segura, pero coleccionistas e inversores deben elegir bien dentro de la gama de botellas que hay de esta marca, ya que solo unas pocas evolucionan bien con el paso del tiempo”, señalan los expertos del banco de inversión.

La demanda de whiskys premium es una tendencia generalizada en el sector de las bebidas espirituosas, pero especialmente intensa en lo relativo al “agua de vida”, ya que los consumidores desean beber menos pero mejor y se decantan por el whisky escocés de malta. Y esta tendencia no ha hecho más que empezar en otras partes del mundo. Los mercados europeo y estadounidense han sido un terreno muy fértil para los consumidores de whisky premium, pero un reciente estudio de Morgan Stanley prevé que el mercado chino alcance un valor de 9.000 millones de euros en 2030. El whisky ya no es sinónimo de generaciones mayores: el 52% del total de este licor en China es consumido por menores de 34 años, un grupo que se espera que vea crecer sus ingresos en todo el mundo durante la próxima década.

Una vez comprados, los whiskys poco comunes rara vez pierden su valor. De hecho, suele ocurrir lo contrario, por lo que pueden proporcionar una diversificación interesante a las carteras de inversión en entornos volátiles. Es verdad que la inversión en whisky en subastas puede ser más complicada para un inversor particular y que el mercado secundario de botellas es por naturaleza poco líquido. Una alternativa interesante para aquellos que quieran aprovecharse de las expectativas de crecimiento del whisky es invertir en compañías cotizadas especializadas en bebidas espirituosas. “Invertir en líderes mundiales de bebidas espirituosas con atractivas carteras de whisky —Diageo en el Reino Unido y Pernod Ricard o incluso Remy Cointreau en Europa, un poco más pequeña, pero igualmente atractiva— ha proporcionado algunos de los rendimientos más atractivos para los accionistas dentro de los productos de consumo en los últimos años”, explica Rosanna Ivory, analista de la gestora escocesa Abrdn, en una nota a clientes.

A prueba de recesiones

Ivory cree que las bebidas espirituosas deberían resistir bastante bien una hipotética recesión económica, al menos mientras se mantengan las cifras de empleo actuales, ya que, como señaló Diageo en un estudio, el hogar medio estadounidense gasta 360 dólares al año en bebidas espirituosas (o casi un dólar al día), lo que no representa una proporción significativa del gasto de los consumidores. “Los fabricantes de licores están menos expuestos a la inflación de las materias primas que la mayoría de sus homólogos de productos de consumo básico y, gracias a su poder de fijación de precios, pueden adelantarse cómodamente a cualquier coste. Cuando la inflación disminuye, los precios del whisky nunca vuelven a bajar”, señala la experta de Abrdn. En este sentido, Pernod Ricard presentó a principios de mes sus cuentas. En 2022 incrementó sus precios un 10% de media para proteger sus márgenes frente a la inflación y en 2023 prevé nuevas alzas, aunque ya por debajo del doble dígito.

La creciente industria del whisky en todo el mundo también está dando lugar a movimientos corporativos con los que capturar alguna prima. El grupo inversor Hillhouse Capital, dueño de la bicentenaria marca escocesa Loch Lomond, ha puesto el cartel de “Se vende” a su participada con un precio de salida que ronda los 800 millones de dólares, según informa Bloomberg.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

David Fernández
Es el jefe de sección de Negocios. Es licenciado en Ciencias de la Información y tiene un máster en periodismo por EL PAÍS-UAM. Inició su carrera en Cinco Días y desde 2006 trabaja en EL PAÍS, donde se ha especializado en temas financieros. Ha ganado los premios de periodismo económico de la CNMV, Citigroup, Aecoc y APD.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_