Las reformas del hogar se retrasan

La rehabilitación integral tarda casi dos meses en arrancar tras aceptar el presupuesto, que ha subido el 15% en medio año

La demora en las reformas parciales de viviendas roda el mes.
La demora en las reformas parciales de viviendas roda el mes.urbazon (Getty Images)

Estar confinado solo en un piso interior de apenas 50 metros cuadrados abrió los ojos a Gabriel Fernández para adquirir una vivienda para rehabilitar en el distrito madrileño de Arganzuela. Con un presupuesto de reforma de 42.000 euros, que tenía una validez de tres meses, la obra se inició tan sólo 30 días después de su aceptación, ejecutándose en apenas dos meses y medio, de diciembre de 2020 a marzo de 2021. Hoy el presupuesto de esa rehabilitación integral supondría casi 50.000 euros y se hubiese iniciado, con una validez del presupuesto de 15 o 30 días, con dos meses de retraso.

Según la Asociación Nacional de Empresas de Rehabilitación y Reforma (Anerr), las obras de rehabilitación integral tienen un tiempo de espera de entre mes y medio y dos meses entre la solicitud del presupuesto y el comienzo de los trabajos, mientras que las reformas parciales rondan el mes de demora.

La inestabilidad en los precios de los materiales está haciendo mella en los presupuestos, que son cada vez más volubles. Actualmente, aseguran los expertos, es prácticamente imposible garantizar un presupuesto 100% cerrado, puesto que hay determinadas materias primas que están sufriendo subidas cada mes e incluso cada 15 días.

Tanto es así que la media de precios de una reforma se ha incrementado un 15% en apenas medio año, según Anerr. Los materiales que más se han visto afectados son el acero, con un incremento del 40% entre abril y noviembre de 2021, y el cobre, cuyo precio también ha aumentado entre un 30% y un 40% en ese mismo periodo.

Esta variabilidad hace que “si antes un presupuesto era válido por tres meses, ahora ese tiempo sea menor —entre un mes y 15 días— y más aún con determinados materiales, como en proyectos de carpintería”, destacan desde la patronal de la reforma Andimac.

Un retraso en el inicio de las reformas en viviendas que también se está dejando notar en la rehabilitación de edificios. “El aumento de precios de los materiales afecta en el presupuesto y cuesta más que las comunidades de propietarios lleguen a un consenso y lo acepten”, destaca Sara Arocena, del departamento técnico de Anerr. “No es tanto por el desabastecimiento de materias primas como por la incertidumbre, ya que resulta complicado dar un precio cerrado a seis meses con la actual variabilidad”, añaden en Andimac.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Y es que el encarecimiento de los materiales, unido a la tardanza en su gestión —no todas las comunidades autónomas han publicado las órdenes de ayudas para su aplicación—, se ha convertido en una de las principales amenazas para la ejecución de los fondos europeos destinados a la rehabilitación de edificios, apuntan desde la Confederación Nacional de la Construcción (CNC). “Hay un peligro de indigestión que va a provocar cuellos de botella que pueden terminar frenando muchos proyectos, cuando no amenazando su viabilidad”, dice su presidente, Pedro Fernández.

En este sentido, según el último estudio de la patronal del sector, uno de los problemas más comunes se da en la dilatación en los tiempos de ejecución de las obras. Todo ello ha provocado que el 94,4% de las compañías del sector haya notado un incremento de precios en la compra de materiales. “Podemos afirmar que las obras ya se están frenando”, corrobora Fernández.

Sin precedentes

“La situación de desabastecimiento que estamos viviendo en la actualidad no ha ocurrido nunca. Ni por la cantidad de materias primas afectadas, ni por la duración, que se prevé que continúe, ni por el altísimo impacto en los precios, se puede hablar de otra crisis semejante”, cree Jorge Hernández, director de Operaciones de SIKA, multinacional fabricante de materiales para la construcción.

Este experto es tajante: “Hoy vende el que tiene producto en stock”. Y lo razona: “Hay muchos proveedores de materias primas que asignan cuotas a sus clientes y no suministran por encima de estas, lo que afecta a la producción de las empresas de nuestro sector y está creando una situación en que la escasez es palpable. Los precios de las materias primas han subido durante este año de forma casi vertical, alcanzando en algunos casos alzas puntuales de más del 150%. Estas subidas no se están pudiendo trasladar al mercado en su totalidad, lo que está produciendo un fuerte deterioro de márgenes en las compañías”.

Ante este panorama, son muchas las dudas que planean sobre el éxito de los programas de rehabilitación surgidos gracias a los fondos europeos. Para Laura Núñez, fundadora de Plan Reforma, existe un problema de base que deben afrontar: la financiación entre la compra del material y el cobro de la obra. “La clave para que las ayudas se puedan gastar es que los bancos estén dispuestos a cubrir esa brecha”, dice.

Los arquitectos técnicos no tienen dudas. “Aunque el incremento de costes supondrá una barrera a salvar, los fondos seguirán su curso como estaba previsto, llevándose a cabo la necesaria renovación de nuestro parque edificado. Hay que tener en cuenta que los programas de rehabilitación se extenderán hasta 2026, y que estos sobrecostes son, probablemente, transitorios, por lo que deberían afectar en menor medida que a las actuaciones sin precios cerrados que se están ejecutando actualmente”, argumenta Alfredo Sanz, presidente del Consejo General de la Arquitectura Técnica (CGATE).

Si al bum de la demanda de intervenciones tras la covid-19 y al encarecimiento de los materiales le sumamos la falta de mano de obra cualificada, nos encontramos ante mayores retrasos en el inicio de las obras. A un 32% de los profesionales encuestados por la plataforma Habitissimo le ha sido difícil encontrar a personal cualificado y un 15% concluye que no ha podido subcontratar determinados trabajos por falta de personal.

Estos datos confirman un horizonte desolador: la escasez de mano de obra influirá en los costes laborales en 2022. Como consecuencia, los costes totales de la construcción aumentarán un 8% durante este año, constata un informe de Royal Institution of Chartered Surveyors (RICS) y el CGATE.

Consejos para atar el contrato

La plataforma para la reforma Habitissimo aconseja seguir unos pasos para dejar el contrato bien atado. Para empezar, es importante tener claras las necesidades, calcular el importe inicial para tener un precio ancla, y solicitar cuatro o cinco presupuestos diferentes, con los materiales que se van a utilizar, desglosados por partidas. También es fundamental que la empresa o profesionales cuenten con un seguro de responsabilidad civil, así como firmar un contrato de obra, determinando las fechas de inicio y fin de los trabajos y la forma de pago.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS