_
_
_
_

Montero se abre a hablar de gravar el alquiler turístico, pero solo para zonas tensionadas

La ministra de Hacienda vincula la posible medida a los avances que se consigan primero en la negociación europea sobre el IVA

Pisos turísticos en Barcelona
En la imagen, dos turistas frente a un portal a punto de entrar en un piso turístico alquilado por AirBnB en Barcelona.massimiliano minocri
El País

La vicepresidenta primera y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se ha mostrado dispuesta a abrir el debate en España sobre la posibilidad de subir impuestos al alquiler turístico, pero únicamente para zonas tensionadas y teniendo en cuenta que el IVA es un impuesto armonizado sobre el que decide Europa en primera instancia.

“Justamente se está trabajando en una nueva directiva del IVA que podría dar lugar a la capacidad de gravar este tipo de cuestiones. Pero vayamos paso por paso. Primero es el debate en Europa”, ha dicho antes de participar en los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en referencia a la propuesta de Sumar de gravar los alquileres turísticos —ahora exentos— al IVA general del 21%.

“Tendremos que ver la posibilidad de que, si las fuerzas políticas lo comparten, podamos en España también establecer (impuestos) en las zonas tensionadas. Insisto en esto, porque donde provoca un problema el piso turístico es en los lugares en donde las familias se ven obligadas a tener que marcharse porque no encuentran un alquiler asequible”, ha afirmado. “Se pueden plantear diferentes iniciativas. Esta puede ser una de ellas, pero hay otras también que están en cartera”, ha explicado en referencia a otras medidas adoptadas por el Gobierno, como aumentar la oferta de alquiler social o avalar la compra a través del ICO.

Según la normativa estatal vigente, se debe considerar zona tensionada aquella donde las familias tienen que gastar más de un 30% de sus ingresos en el pago del alquiler o hipoteca (incluyendo gastos en suministros); o aquellas en las que el precio de la renta haya subido al menos tres puntos por encima del IPC en los últimos cinco años.

El fenómeno de los pisos turísticos en España y su relación con la crisis de acceso a la vivienda es uno de los temas más espinosos de la actualidad política, sobre todo ahora que ha empezado el periodo estival. Según los últimos datos oficiales, el pasado mes de febrero el país contaba con 351.389 casas vacacionales, un récord absoluto en la estadística experimental del INE, que comenzó a hacer sus mediciones en 2020. Es un dato incluso superior al de agosto de 2023 (las muestras se toman cada seis meses), lo que supone una anomalía porque normalmente la serie suele seguir la lógica estacional del turismo. Esta vez no ha sido así y España tenía este febrero un 3,2% más de pisos turísticos que el pasado verano. Y si se compara con un año atrás (es decir, con febrero de 2023) el número de casas que se publicitan en plataformas de alquiler por días ha crecido más de un 15%.

Por ciudades, Madrid lidera la tabla indiscutiblemente con más de 16.000 pisos turísticos. Pese a los recientes anuncios del ayuntamiento de la capital para controlar este fenómeno, los datos del INE muestran que el volumen de pisos turísticos ha crecido más de un 19% en el último año. En segundo lugar, Barcelona se acerca a los 9.000 apartamentos y rompe la tendencia a la moderación que se había observado en los últimos años. Pese a tener una de las legislaciones municipales más estrictas, el número de pisos ha crecido casi un 18% en el último año, y casi todo ese aumento se debe a los últimos seis meses (17,4%). Algo más contenido se muestra el fenómeno en Málaga, que con más de 7.000 casas, ocupa la tercera posición. Entre las urbes con más de medio millón de habitantes destaca la eclosión en Valencia, donde en el último año el volumen de inmuebles destinados a alquiler turístico se ha disparado casi un 30%, un porcentaje que Zaragoza supera (aunque es con diferencia la que tiene unas cifras totales más modestas).

El Gobierno, por ahora, quiere acabar con el fraude de los alquileres temporales. Esta modalidad se ha extendido en los últimos tiempos para eludir algunas normas que estableció la ley de vivienda, como reconocen muchos en el propio sector inmobiliario. Por eso, el Ministerio de Vivienda ha anunciado recientemente nuevas obligaciones para quienes opten por esta modalidad de arrendamiento. El Ejecutivo prepara un real decreto en el que obligará a justificar la causa de este tipo de alquileres, que además deberán estar incluidos en el registro de pisos turísticos que se prepara conforme a la normativa europea, siempre que los inmuebles se anuncien en alguna plataforma digital y se ofrezcan por plazos inferiores a un año.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_