_
_
_
_

España aún es el destino barato preferido por los turistas europeos para salir por la noche pese a la subida de precios

Un informe de Mastercard revela que no hay ninguna ciudad española en el top 20 en las que más dinero gastan los turistas, pero sí entre las más económicas (seis) y entre las preferidas para salir por la noche (seis)

Grupo Mosh Marbella
Turistas en el local de ocio Momento del Grupo Mosh en Marbella (Málaga)garcía-Santos
Carlos Molina

¿Es España un destino barato para irse de vacaciones? ¿Ha dejado de serlo con el subidón de precios vivido en los dos últimos años? Cualquier persona que haya reservado una habitación de hotel, una mesa para comer o cenar o un billete de avión desde la invasión rusa en Ucrania contestaría que España ya no es un destino asequible. Pagar una habitación de hotel ya cuesta de media de 135 euros, un 12% más que en 2019, y para comprar un billete de avión para este verano es necesario desembolsar un 26% más que en la última temporada alta.

El informe Travel Trends 2024, elaborado por el Instituto Económico de Mastercard y al que ha tenido acceso en exclusiva EL PAÍS, rebate esa tesis y señala que, en comparación con el resto de destinos europeos, España sigue siendo un destino barato. El estudio, realizado a partir de las transacciones realizadas por los clientes de la empresa de servicios financieros en los principales destinos turísticos europeos, revela que no hay ninguna ciudad española entre los veinte destinos en los que los viajeros gastan más dinero de media, mientras que Italia suma 11 localizaciones, Francia y Croacia otras tres, Grecia dos y Suiza una. En el otro lado, España sí que aporta seis ciudades (Málaga, Lloret de Mar, Sevilla, Madrid, Alicante y Valencia) en el top 20 en las que menos gasto medio hacen los turistas.

El destino europeo en el que el gasto medio es mayor es la italiana San Michele Al Tagliamento, con 237 euros al día, seguida por Ramatuelle (Francia), con 227 euros, y Arzachena (Italia), con 241 euros. En el otro lado, el ticket medio en Málaga fue de tan solo 31 euros, seguido de cerca por Lloret de Mar (33) y Sevilla, Madrid, Alicante y Valencia (34). Dónde sí aparece destacada España es en la clasificación de los destinos favoritos para salir por la noche. Entre los veinte más citados, seis son españoles, con Barcelona muy arriba, en tercera posición, seguida ya de lejos por Marbella, Palma de Mallorca, Madrid, Ibiza y el municipio ibicenco de Sant Josep de Sa Talaia.

“En España existen posibilidades para todos los niveles de poder adquisitivo. El rango de oferta es más amplio que en otros destinos, por lo que el ticket medio de gasto no es tan elevado, lo que convierte a algunas ciudades de España como un destino más asequible mientras que en otros lugares se concentra un turismo más de lujo. Pero esto no es malo en sí, dado que esa oferta y esa gama dirigida a distintos tipos de turismo la hace muy atractiva”, recalca Natalia Lechmanova, economista jefe Instituto Económico de Mastercard.

Estancias más largas y fuera de la temporada alta

El informe revela que el exceso de demanda previsto en los grandes destinos vacacionales, unido a las olas de calor previstas en el Mediterráneo, han provocado una aceleración sin precedentes de la desestacionalización, ese fenómeno que busca evitar la concentración excesiva de viajeros en los meses de temporada alta y que busca espaciarlos para evitar los colapsos que ya están sufriendo otros grandes destinos europeos como Roma o Venecia. “Aunque nuestro análisis principal se centra en julio y agosto, vemos cada vez más evidencias de que la temporada alta se está ampliando por delante y por detrás en el calendario abarcando desde mayo a octubre”, recalca el informe. “Las pernoctaciones aumentaron un 3% en septiembre y un 10% en octubre durante el pasado ejercicio. Evitar las aglomeraciones y las altas temperaturas podrían ser algunas de las razones. Además hemos identificado ciertos grupos demográficos que cada vez apuestan más por viajes fuera de la temporada alta: se trata de turistas jubilados, hogares sin hijos y, en especial, aquellos que cuentan con flexibilidad laboral combinando trabajo y vacaciones. que lo justifica por el mayor peso de ciertos colectivos en el turismo que huyen precisamente de las épocas de mayor afluencia de turistas, como jubilados, nativos digitales, viajeros sin hijos cuyo tiempo libre no está ligado a las vacaciones escolares o aquellos que buscan temperaturas más suaves para sus días de descanso”, subraya Lechmanova.

Estos viajeros no solo buscan salirse fuera de la temporada alta, sino que tratan de aprovechar los precios más bajos para poder pasar más tiempo en temporada baja. De los cuatro días de media de vacaciones que pasaban antes de la pandemia se ha pasado a cinco días, lo que tiene consecuencias directas en el impacto económico en las ciudades. “El aumento del numero de días de vacaciones se traduce en un mayor crecimiento económico que sirve para dar oxígeno a las economías más dependientes del turismo como Tailandia”, resalta el informe. En el caso de España, Baleares y Canarias son las autonomías españolas que más dependen de la actividad turística, con un 45% y un 35%, respectivamente.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Carlos Molina
Periodista de la sección de Empresas, especializado en hoteles, turoperadores, agencias de viajes y aerolíneas. Trabajó en la sección de Especiales entre 2001 y 2005 y escribió sobre comercio exterior, política económica y macroeconomía en la sección de Economía entre 2005 y 2015. También ha trabajado en ABC, Interviú y el diario Mediterráneo.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_