_
_
_
_

El Gobierno francés estudia más impuestos a las autopistas y a los billetes de avión

El ministro francés de Transportes calcula que podría recaudar hasta 600 millones de euros más con el nuevo tributo para gravar los beneficios extra de las concesionarias

Clement Beaune, ministro francés de Transportes, el 8 de febrero de 2022.
Clement Beaune, ministro francés de Transportes, el 8 de febrero de 2022.LUDOVIC MARIN (AFP)

El ministro francés de Transportes, Clément Beaune, confirmó que su Gobierno prepara más impuestos para las empresas concesionarias de autopistas, que aseguró que no tendrán impacto en los peajes, y también sobre los billetes de avión.

Beaune explicó que “hay una discusión” sobre esos impuestos, aunque no quiso dar detalles y señaló que debe concretarse en el proyecto de presupuestos para 2024 que se presentará en septiembre, según manifestó en una entrevista a la emisora France Info. En cualquier caso, se esforzó en subrayar que los precios de los peajes están sometidos a reglas fijadas por contratos a largo plazo y que si se establece una nueva tasación “eso no tiene ningún impacto sobre los peajes”.

En las últimas semanas, han aparecido diferentes informaciones sobre los planes del Ejecutivo del presidente, Emmanuel Macron, para algunas subidas de impuestos y en especial con las concesionarias de autopistas, al calor de una cierta polémica por sus elevados beneficios. Les Echos indicaba la semana pasada que la idea sería un impuesto sobre todas las concesiones del sector del transporte, ya que jurídicamente sería imposible que afectara solo a las autopistas, y eso permitiría recaudar entre 500 y 600 millones de euros anuales. En ese caso, también se verían afectados los aeropuertos.

El argumento del Ejecutivo es que esas concesiones se han beneficiado de la disminución del tipo del impuesto de sociedades, que en el primer mandato de Macron pasó del 33% al 25% y ha supuesto un aumento del resultado de 7.900 millones de euros para las sociedades de autopistas entre 2018 y 2022.

En cuanto a los billetes de avión, el objetivo sería obtener unos 100 millones de euros adicionales con una “eco-contribución” que gravaría principalmente los de primera clase y de “business”. Ese dinero se destinaría, según el ministro, a financiar “la transición energética”, en la que el Gobierno quiere dar prioridad al tren.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_