_
_
_
_

Garamendi logra el apoyo hasta de sus críticos en CEOE para reformar el proceso electoral en la patronal

El líder patronal eliminará el tope de dos mandatos que le impedía ser reelegido y quita la posibilidad de votar si el presidente se elige por aclamación

Clausura de la Asamblea General de CEIM
El presidente de la patronal madrileña (CEIM), Miguel Garrido, saluda al presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, junto al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida.Carlos Luján (Europa Press)
Raquel Pascual Cortés

La sangre no ha llegado finalmente al río en la patronal CEOE por el cambio de sus estatutos para reformar el proceso de elecciones internas, al menos de momento. Su presidente, Antonio Garamendi, ha logrado hoy el apoyo mayoritario de su cúpula directiva para reformar las reglas electorales en la organización empresarial, pese al malestar que generó en una parte de esta organización cuando se conocieron sus intenciones.

Entre los cambios propuestos y respaldados este miércoles por los organismos directivos de la patronal está la polémica eliminación del tope de dos mandatos que rige desde 2014 y que impedía al propio Garamendi volver a presentarse al cargo. Esta propuesta había despertado las críticas, entre otros, del presidente de la patronal catalana, Foment del Treball, Josep Sánchez-Llibre, que, sin embargo, ha apoyado ahora estos cambios y hasta se ha fundido en un abrazo con el presidente de CEOE entre aplausos de los presentes, según ha adelantado La Vanguardia y han confirmado fuentes patronales.

El comité ejecutivo de CEOE, con solo un voto en contra y una abstención, ha propuesto a la Asamblea General de la patronal —que se celebrará el próximo 19 de julio— discutir el cambio de los estatutos de la organización para reformar su proceso electoral interno. Dichos cambios han sido posteriormente ratificados en la Junta Directiva, donde se ha producido el significativo abrazo entre Garamendi y Sánchez-Llibre.

Así, los cambios de los estatutos que han sido propuestos este miércoles formalmente por Comisión de Régimen Interior han recibido, entre otros, el apoyo explícito de la patronal madrileña Ceim; la catalana Foment del Treball y la valenciana CEV; además de la patronal de las pequeñas y medianas empresas y socia nata de CEOE, Cepyme y asociación de autónomos ATA; y algunas patronales sectoriales como la de banca AEB: la de los seguros Unespa,; las de la construcción Seopan y CNC y la del metal Confemetal.

Además de la eliminación del tope de mandatos en la presidencia de CEOE, Garamendi —que ha insistido en que este cambio no es para volver a presentarse él mismo, algo que aún ni siquiera ha decidido porque acaba de ser reelegido para su segundo mandato en noviembre pasado— también pretende ampliar de 15 a 40 días el plazo máximo previo a la fecha de las elecciones en el que se pueden presentar candidaturas a la presidencia de la patronal.

Asimismo, esta reforma incluirá un cambio que también despertó numerosos recelos entre sus críticos, y no solo desde la patronal catalana, que consiste en que, si solo existe una candidatura y el candidato es elegido por aclamación, desaparece la posibilidad de votar si así lo reclama un solo vocal, algo que sí existe en la actualidad. Este último cambio supondrá que, si no hay varias candidaturas, será imposible evaluar el grado de oposición interna existente en la organización.

El cuarto cambio propuesto por el líder de CEOE está orientado también a hacer más exigente la presentación de candidaturas a la presidencia, ya que pretende ampliar el volumen de avales necesarios, pasando de los actuales 20 vocales y cuatro organizaciones a la necesidad de presentar el 10% de las vocalías (entre 70 y 80 avales aproximadamente) y el apoyo de seis organizaciones.

Los críticos con esta reforma dentro de la patronal aseguraban que estos cambios podían socavar de alguna forma el grado de democracia interna de la organización, sin embargo, en la reunión celebrada este miércoles por la cúpula patronal no ha habido ni rastro de este reproche. Desde el entorno de Garamendi argumentan la necesidad de eliminar los mandatos porque “el 85% de las organizaciones que conforman CEOE ya no tienen limitación de mandatos para sus presidentes”, por lo que lo lógico es que la cúpula de la organización tampoco los tenga. Además, añaden que, históricamente, nunca ha existido este tipo de limitación —solo existe desde 2014— hasta el punto de que el presidente de la patronal entre 1984 y 2007, José María Cuevas, fue el dirigente que más tiempo ha estado en una institución.

Aunque son pocas las organizaciones que aún mantienen la limitación de mandatos, hay varias que también podrían estar interesadas en que los estatutos de la patronal eliminen ese tope, ya que eso facilitaría que estas asociaciones también los quiten. Es el caso, por ejemplo, de las organizaciones territoriales de la Comunidad Valenciana, Murcia o Baleares; o la patronal sectorial del metal (Confemetal).

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal

Sobre la firma

Raquel Pascual Cortés
Es periodista de la sección de Economía, especializada en información sobre empleo, Seguridad Social, pensiones y relaciones laborales. Licenciada en C.C. de la Información por la U. Complutense, empezó a trabajar en Cinco Días en 2000 y antes pasó por las secciones de política y economía de la agencia Europa Press y por el diario Soria 7 Días.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_