_
_
_
_

Abanca negocia la venta del 80% de Pescanova a la pesquera canadiense Cooke

El acuerdo supone valorar la firma de pescado congelado gallega en 800 millones, por lo que el banco ingresaría unos 640

Pescanova
VISTAS DE LA PLANTA CENTRAL DE PESCANOVA SITUADA EN CHAPELA (REDONDELA)Óscar Corral
María Fernández

Abanca, el banco gallego propietario de Nueva Pescanova, ha anunciado este jueves un acuerdo con la empresa pesquera canadiense Cooke para la venta del 80% del capital. “Durante las próximas semanas se avanzará el proceso de negociación habitual en este tipo de transacciones, con el objetivo de alcanzar un acuerdo para la adquisición de una mayoría en Nueva Pescanova por una de las principales compañías familiares de proteína marina del mundo”, señala la entidad presidida por Juan Carlos Escotet. La transacción valora Nueva Pescanova en cerca de 800 millones de euros, y la actual propietaria asegura que seguirá teniendo su marca y sede en Vigo (Pontevedra).

Abanca permanecerá como socio minoritario, con el 20%, para “apoyar el proyecto empresarial”. Nueva Pescanova, que nació de las cenizas de Pescanova tras el colapso de la empresa en 2013 a manos de su anterior propietario, Manuel Fernández de Sousa, -que acabó siendo condenado por delito continuado de falsedad en las cuentas anuales y falseamiento de la información económico-financiera-, lleva desde 2015 intentando reponerse con una combinación de venta de activos y cambios en la gestión. Redujo considerablemente su flota, desde el centenar de barcos a unos 60 en la actualidad, y cerró o vendió fábricas hasta quedarse con 17 de la treintena que llegó a tener. Su plantilla ronda las 10.000 personas.

El acuerdo que hemos alcanzado permite cumplir nuestra hoja de ruta e integrar Nueva Pescanova en una de las principales compañías familiares de proteína marina del mundo”, explicaba este jueves el presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet, en una nota.

En su ejercicio de 2021 (su año fiscal termina en marzo y todavía no se han publicado las cuentas de 2022), las ventas del dueño de Rodolfo Langostino alcanzaron los 1.087 millones de euros. Ese ejercicio volvió a tener beneficios (fueron los segundos de su corta historia, después de los que obtuvo en 2017), duplicó su resultado de explotación (80 millones) y mejoró la rentabilidad sobre ventas (del 7,4% frente al 4,4% anterior).

Los compradores y la joya de Nueva Pescanova

Cooke es una empresa familiar de proteína marina con sede en New Brunswick fundada en 1985. Cuenta con divisiones de acuicultura, proteína marina, pesca salvaje y nutrición, con operaciones en 12 países y casi 13.000 empleados. En los últimos años, según consta en la página web de la canadiense, se han embarcado en un agresivo plan de crecimiento, que incluye adquisiciones recientes como las de Wanchese Fish Company, Icicle Seafoods, Cooke Uruguay y Omega Protein, para diversificar su oferta. El último anuncio de compras lo realizó esta misma semana, cuando anunció la adquisición de Slade Gorton, “uno de los mayores distribuidores, importadores y fabricantes de pescados y mariscos frescos y congelados de los Estados Unidos”.

Recientemente también han comprado la empresa Seajoy, uno de los mayores productores de camarones de cultivo premium de América Latina; Morubel, el procesador de camarones en Europa Occidental, y Tassal, el elaborador de productos del mar integrado verticalmente más grande de Australia.

Fuentes del sector señalan que uno de los activos que Cooke más valora del grupo español es su filial Camanica, empresa especializada en el cultivo y procesamiento de Langostino Vannamei situada en Nicaragua. La empresa de Pescanova cuenta con unas 4.500 hectáreas de cultivo y 2.000 trabajadores y posee el mayor centro de producción de larvas de América, con una producción de 600 millones mensuales. Su planta puede elaborar 30.000 toneladas de langostinos al año y es, según Nueva Pescanova, “la mayor empresa dedicada al cultivo” de Nicaragua. En ese país, Cooke compró en 2019 otra empresa del sector, Farallon Aquaculture, un productor de camarones de cultivo y un proveedor de camarones frescos congelados de marca.

Los sindicatos en España han pedido una reunión urgente con la empresa para aclarar qué garantías de empleo se están negociando con la venta. Comisiones Obreras advierte de que no permitirán la descapitalización de los centros de trabajo actuales.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

María Fernández
Redactora del diario EL PAÍS desde 2008. Ha trabajado en la delegación de Galicia, en Nacional y actualmente en la sección de Economía, dentro del suplemento NEGOCIOS. Ha sido durante cinco años profesora de narrativas digitales del Máster que imparte el periódico en colaboración con la UAM y tiene formación de posgrado en economía.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_