_
_
_
_
_

El Mobile World Congress recupera músculo y cierra una edición de éxito con 88.500 visitantes

El evento acaba con casi un 50% más de participantes que en 2022, pero no logra recuperar los congresistas de antes de la pandemia. La próxima edición se celebrará del 26 al 29 de febrero de 2024

Josep Catà Figuls
Mobile World Congress 2023
Congresistas durante la tercera jornada del MWC, algunos con la maleta ya cierran su participación en el congreso.Albert Garcia

Después de cuatro intensos días, el Mobile World Congress (MWC) ha cerrado hoy su 17ª edición con una demostración de que el congreso vuelve a estar en forma, tras recuperar el músculo perdido durante los años de pandemia. Los organizadores han detallado que durante estos días 88.500 personas han pasado por las instalaciones de Fira de Barcelona en L’Hospitalet de Llobregat, por encima de las previsiones iniciales. La cifra todavía está lejos del récord de 109.000 asistentes de 2019, pero supone un avance significativo, de casi el 50%, respecto a las últimas ediciones marcadas por la covid-19 (fueron 20.000 en 2021, y 61.000 el año pasado), y devuelve al MWC a los volúmenes de visitantes a los que estaba acostumbrado. Es más, los responsables del congreso destacan que más que las cifras, lo importante es que han vuelto a acudir a esta cita empresarial los cargos ejecutivos de las empresas, que más allá de los focos y las novedades tecnológicas más jugosas, han podido volver a hacer negocios.

El 56% del total de los participantes provenía de industrias auxiliares a la del móvil y los congresistas han venido de 202 países distintos, según el comunicado de la patronal de móviles, GSMA. “El MWC vuelve con toda la fuerza. El nivel de energía y apoyo de los socios, empresarios e instituciones ha excedido nuestras esperanzas y expectativas”, expresa el consejero delegado de la GSMA, John Hoffman, en el comunicado. La mitad de los congresistas tienen cargo de director o superior en sus empresas, pero el MWC sigue sin conseguir la paridad entre los asistentes: solo el 26% son mujeres. El consejero delegado de Fira de Barcelona, Constantí Serrallonga, ha explicado en el cierre del certamen que “no solo ha sido un éxito en cuanto a los asistentes, sino también de contenidos”, y ha admitido que, para la próxima edición, tendrán que ser “imaginativos para optimizar espacios” ante este aumento de visitantes, ya que pese a que ya han empezado las obras, la ampliación de las instalaciones de Fira no estará terminada hasta 2026. El consejero de Empresa y Trabajo, Roger Torrent, también ha celebrado el éxito del congreso, y ha destacado que las 104 empresas catalanas que se han ubicado en el puesto de la Generalitat en el MWC o en el 4YFN prevén cerrar ventas por valor de 15 millones en este año gracias al Mobile.

Ya el miércoles, el tercer día de congreso, se veía a muchos congresistas llegar al MWC arrastrando la maleta, preparados para dejar Barcelona a falta del último día de salón. Este jueves, la afluencia era ya mucho menor que en los días previos, en los que los asistentes han llenado el metro, los trenes, los taxis, los hoteles y los restaurantes de la ciudad, y han acudido en masa a todas las actividades del MWC, que ha destacado por la organización en los accesos y en la ordenación de los flujos de gente. Barcelona volvía a poner a prueba su capacidad de atraer este turismo de negocios y de conseguir que no colapsara el día a día de la ciudad, y pese a momentos de aglomeración en el transporte público en las horas punta, no ha habido incidentes destacados. Los hoteles de la ciudad han visto cómo sus habitaciones se han llenado al 100% en los días centrales del congreso —con un precio medio, según Booking.com, que ha llegado a los 312 euros, mientras que normalmente ronda los 137 euros— y los restaurantes también han visto aumentar las reservas, sobre todo para las cenas.

La organización del congreso destaca que el MWC ha dejado en la ciudad 350 millones, aunque no explica cómo hace este cálculo, y que ha 7.400 personas han tenido un empleo temporal vinculado a la celebración del Mobile. Esta edición tendrá que lamentar la muerte de un trabajador en un accidente de trabajo durante el montaje de las instalaciones en los días previos al Mobile, y por la que protestaron sus compañeros y sindicatos el primer día del congreso delante de uno de los accesos.

Novedades y debates sobre tecnología

Pese a que desde hace unos años el MWC ha perdido el atractivo de los cacharros —la mayoría de marcas de móviles lanzan sus principales productos en otros momentos que no son este congreso, mientras que antes sí que esperaban a esta cita para mostrar sus novedades— y de la participación de las estrellas del mundo tecnológico —quedan lejos los tiempos en los que el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, salía a correr por Barcelona antes de participar en el MWC—, ha ganado otros, como el de ser el epicentro de debates y tendencias en el mundo de la tecnología: para qué servirá el metaverso, qué es el 5G y cómo se está desplegando, qué impacto está teniendo la inteligencia artificial, qué retos hay en el campo de la ciberseguridad... Todas estas cuestiones se han tratado en las ponencias y en las presentaciones de las empresas durante el congreso, en el que de fondo se sentía la discusión entre los operadores de telecomunicaciones y las plataformas y empresas tecnológicas para ver quién tiene que pagar las infraestructuras.

Con todo, ha habido lugar para muchas innovaciones, ponencias y dispositivos que han atraído las miradas de los visitantes, como móviles que se doblan o se enrollan, perros robot, reconocimiento facial de las mascotas, una enorme maqueta de un dron-helicóptero en el que se subían los visitantes con gafas de realidad virtual, o la participación de la primera persona que hizo una llamada telefónica con un móvil.

El MWC ha ocupado todos los pabellones de Fira, y uno de ellos, el más alejado de los principales espacios del congreso, ha sido para el salón de emprendimiento 4YFN. El que antes era el hermano pequeño del Mobile, y que se celebraba a parte, en la plaza de España, cobró importancia con la pandemia, y de hecho fue prácticamente lo que salvó la edición de 2021, cuando por la pandemia no había asistentes internacionales y el dinamismo de los emprendedores locales fue clave para animar un congreso marcado por la covid. Este año, más de 780 startups han participado en el 4YFN, con propuestas sobre conectividad, aplicaciones, o sobre el alcance de la inteligencia artificial. Su dinamismo —al que también ha ayudado que estaba al lado de la terraza del Beat Barcelona, un espacio para hacer contactos en el que se pinchaba música de los festivales Sónar o Cruïlla— ha hecho que los organizadores prevean darle más espacio el año que viene, y que ocupe no solo el pabellón 8.1 sino también la planta inferior, el 8.0.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Josep Catà Figuls
Es redactor de Economía en EL PAÍS. Cubre información sobre empresas, relaciones laborales y desigualdades. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona. Licenciado en Filología por la Universidad de Barcelona y Máster de Periodismo UAM - El País.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_