_
_
_
_

El BCE sube los tipos medio punto hasta el 3% y avisa de nuevos aumentos este año

Lagarde sitúa el precio del dinero en máximos desde 2008 y anticipa otro aumento de 0,50 puntos para marzo. La entidad revisará el mes que viene el ritmo de los incrementos

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, habla con los periodistas después de la reunión de política monetaria del Consejo de Gobierno en Frankfurt, Alemania.
La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, habla con los periodistas después de la reunión de política monetaria del Consejo de Gobierno en Frankfurt, Alemania.KAI PFAFFENBACH (REUTERS)
Lluís Pellicer

Al Banco Central Europeo (BCE) sigue sin temblarle el pulso. La autoridad monetaria ha aprobado este jueves una nueva subida de los tipos de interés de medio punto, dejando el precio del dinero en el 3%. Se trata del quinto aumento consecutivo que efectúa la institución que preside Christine Lagarde en apenas medio año. A pesar de que la inflación en la zona euro se ha relajado, el BCE sigue poniendo picas en la escalada más rápida y abrupta de tipos jamás realizada por Fráncfort. Y avisa: vendrán más. En un movimiento poco usual, el Consejo de Gobierno ha dejado por escrito ya la decisión que tomará en marzo: un aumento de medio punto más. A partir de ahí, el Eurobanco deja abierta la posibilidad incluso de aflojar tras una evaluación de su “senda futura”, si bien Lagarde ha recordado que aún queda “camino por andar”.

Cuando Europa alumbró su moneda única, el 1 de enero de 1999, se decidió que los tipos de interés se situaran en el 3%. Los países de la zona euro han regresado ahora a ese nivel después de una época excepcional de tipos ultrabajos que pretendían sacar al Viejo Continente de la atonía económica, que se traducía en un bajo ritmo de crecimiento e incluso deflación. Ahora el objetivo es otro: luchar contra una tasa de inflación todavía inédita desde hace décadas. Y para ello, el BCE ha decidido adentrarse en un nivel de tipos que enfríe la economía europea. “El Consejo de Gobierno continuará el curso de subidas significativas a ritmo sostenido de los tipos de interés y los mantendrá en niveles suficientemente restrictivos para asegurar el retorno oportuno de la inflación a su objetivo del 2% a medio plazo”, señala el comunicado pactado en el Consejo de Gobierno, reunido en Fráncfort.

Lagarde ya anunció en diciembre una subida continuada de tipos con un lenguaje muy agresivo. Este jueves ha empleado un tono igualmente duro para anunciar dos incrementos que suman un punto porcentual y dejarán los tipos en el 3,5% el mes que viene, pero con más matices. En ocasiones, incluso equívocos. Lagarde ha exhibido cierto optimismo al destacar el descenso del IPC de la zona euro, que permitirá frenar las demandas salariales, y ha avanzado que los precios energéticos serán más bajos de lo esperado en 2023. Además, ha considerado que los riesgos para el crecimiento y la inflación “se han equilibrado”. Con todos esos elementos, los analistas podían interpretar el anuncio del comunicado de que a partir de marzo se “evaluará la senda futura de su política monetaria” como una puerta abierta de par en par al fin de las subidas. Máxime cuando la Reserva Federal ha soltado el pie del acelerador y ha proclamado el inicio de la “desinflación”. Pero Lagarde se ha encargado de aclarar que no era así.

El avance de la decisión que tomará el BCE en la reunión del 14 de marzo también choca con la insistencia en que las decisiones del Consejo de Gobierno “dependen de los datos” y se adoptan “reunión a reunión”, sin orientaciones previas. “El consejo ha supuesto un paso atrás en términos de calidad de la comunicación”, afirman los analistas de ING. “Lagarde ha tenido que trabajar a fondo para aclararlo en la rueda de prensa”, agregan. A pesar de dar buenas noticias, la francesa ha insistido en varias ocasiones que “queda camino por andar” o que todavía “no está todo hecho”. Porque la francesa considera que los signos que invitan al pesimismo aún pesan más que las buenas noticias: los salarios han crecido “de forma más rápida” en los últimos meses, la inflación subyacente sigue siendo elevada, los gobiernos siguen adoptando medidas fiscales que pueden hinchar los precios y la reapertura de China impone más presión a los precios. “La inflación sigue siendo demasiado alta”, ha zanjado.

Equilibrios internos

La ambigüedad de la banquera refleja probablemente los equilibrios internos a los que se ve obligada ante las diferencias entre el sector más ortodoxo, que quiere frenar la inflación a toda costa, y las palomas, que blanden la relajación de los precios y los peligros de que la economía europea descarrile. Por ahora, ganan los halcones. La jefa del BCE ha afirmado que el Consejo ha decidido subir “de forma significativa” los tipos de interés para llevarlos a un nivel “restrictivo” y mantenerlos luego en esa cota el tiempo necesario para devolver la inflación a medio plazo hasta el 2%.

Las proyecciones que los economistas del BCE presentarán en marzo serán, pues, determinantes para que Fráncfort fije el camino de los próximos meses. Si estas confirman la resistencia de la economía europea y una inflación superior al 2% en 2025, Berlín y La Haya presionarán para más subidas. Fuentes del Consejo citadas por Reuters, de hecho, ven al menos dos movimientos más: uno de medio punto en marzo y otro de un cuarto de punto para mayo. “La conferencia de prensa de hoy fue un intento de afinar el lenguaje y prepararse para aterrizar en algún momento a mediados de 2023 sin estrellarse”, asegura el economista de la London School of Economics y exsecretario del Tesoro italiano, Lorenzo Codogno, quien cree que antes del verano el BCE puede hacer dos subidas de 25 puntos básicos o bien una de 50 puntos en junio.

La autoridad monetaria también ha decidido empezar a reducir el balance de deuda que acumuló en la última década a raíz de su política ultraexpansiva. Lo hará a partir del 1 marzo de 2023 y a un ritmo de 15.000 millones de euros mensuales hasta finales del segundo trimestre. Las palomas ven esa operación con recelos, puesto que es la primera vez que el Eurobanco afronta una operación de tal calibre, sobre todo después de acumular bonos por más de cinco billones de euros. Sin embargo, la jefa del BCE ha insistido en que la principal herramienta de la institución es la palanca de los tipos de interés, no la reducción del balance, que ha enmarcado dentro del proceso de normalización monetaria.

La mayoría de bolsas aplaudieron la decisión del BCE. Avanzaron el Eurostoxx (+1,67%), el Dax-30 (+2,16%) o el Ibex-35 (+1,45%). El euro cayó frente al dólar un 0,61%, mientras que la rentabilidad de la deuda soberana —también la española y la italiana— descendió.



Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Lluís Pellicer
Es jefe de sección de Nacional de EL PAÍS. Antes fue jefe de Economía, corresponsal en Bruselas y redactor en Barcelona. Ha cubierto la crisis inmobiliaria de 2008, las reuniones del BCE y las cumbres del FMI. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_