Los despidos récord en las ‘big tech’ llegan tras un atracón de un millón de contratos

Amazon, Alphabet, Microsoft, Meta y Apple casi duplicaron su plantilla total en los tres últimos años. Ahora prescinden de más de 50.000 empleados

Vista panorámica interior de Googleplex, las oficinas de Google, en Mountain View (California).
Vista panorámica interior de Googleplex, las oficinas de Google, en Mountain View (California).Brooks Kraft (Corbis via Getty Images)

La oleada de decenas de miles de despidos en las grandes empresas tecnológicas es, en gran medida, un error de cálculo. Las mismas compañías que están ahora anunciando, con mensajes compungidos, que despiden a sus trabajadores vienen de contratar nuevos empleados a un ritmo sin precedentes en los últimos años. Solo Amazon, Alphabet (Google), Microsoft, Meta y Apple —las big tech, los cinco gigantes tecnológicos— aumentaron su nómina en un millón de personas en los últimos tres años. Ahora han anunciado el despido de más de 50.000 trabajadores. La única que no se ha sumado ―por ahora― al tsunami de recortes es Apple.

“Contratamos para una realidad económica diferente a la que afrontamos hoy”, reconoció en su mensaje a la plantilla Sundar Pichai, el consejero delegado de Google, al anunciar el recorte de 12.000 empleos. Es cierto que la situación económica se ha deteriorado, pero el mercado laboral de Estados Unidos está más vigoroso que nunca, con una tasa de paro en el 3,5%, que iguala el mínimo de los últimos 50 años.

En lo que más ha cambiado la “realidad económica” es en que la fuerte demanda de productos y servicios de las empresas tecnológicas que se registró con la pandemia, el confinamiento, el cambio de hábitos de consumo y el teletrabajo generalizado ha decaído con la progresiva vuelta a la normalidad. Las empresas tecnológicas se han encontrado con unos ingresos que ya no crecen al ritmo que esperaba y con unos costes que sí lo han hecho. En algunos de estos gigantes, el beneficio ha empezado a caer con fuerza.

La batalla por conseguir ingenieros, técnicos y programadores en Silicon Valley provocó además que los sueldos se disparasen. Ahora, para quienes se quedan sin empleo con esos u otros perfiles (recursos humanos, marketing...) el problema es que todas las empresas están despidiendo a la vez.

El caso de cada empresa es diferente, pero el denominador común es un aumento de plantilla sin precedentes en los últimos años, según las cifras consultadas por EL PAÍS en sus informes anuales y trimestrales. En cinco años, los cinco gigantes tecnológicos han pasado de tener 926.000 empleados en 2017 a más de dos millones en 2022, a falta de que alguno de ellos publique sus cifras exactas de cierre de ejercicio.

El factor Amazon

El total viene muy marcado por la expansión de Amazon, cuyo perfil de empleo, por otra parte, es muy diferente al del resto. Tenía 566.000 trabajadores en 2017; 798.000, a cierre de 2019, justo antes de la pandemia; y cerró 2021 con 1.608.000 empleados. La última cifra publicada por la empresa es de 1.544.000 trabajadores a 30 de septiembre de 2022, pero dada la estacionalidad de la empresa, eso aún suponía un aumento interanual de 76.000 puestos de trabajo. Los 18.000 despidos suponen poco más del 1% de su plantilla, aunque representen el mayor recorte de plantilla de la historia entre las empresas del sector.

El caso de la firma fundada por Jeff Bezos es peculiar, porque Amazon ha emprendido una gran expansión internacional y porque la mayor parte de su plantilla no son trabajadores tecnológicos sino logísticos. Pero la fiebre de contrataciones también se ha dado en el resto de las big tech.

Meta rompió el fuego de los despidos masivos con el anuncio de un recorte de 11.000 puestos de trabajo. Pero la compañía que fundó y dirige Mark Zuckerberg ha elevado su nómina desde los 25.000 trabajadores de 2017 a los 87.314 del tercer trimestre del año pasado. En los últimos tres años, la compañía prácticamente ha duplicado la cifra de 45.000 empleados con que llegó a la pandemia.

Alphabet, el grupo de Google, ha duplicado con creces su plantilla en los últimos cinco años, desde los 88.000 empleados de 2017 a los 186.779 del pasado 30 de septiembre. Las contrataciones también se habían acelerado durante la pandemia, pues la empresa ha sumado 68.000 puestos desde finales de 2019. Ahora, la empresa ha anunciado 12.000 despidos, el 6% de su plantilla.

Microsoft también ha engrosado su nómina en 77.000 personas en tres años y en 97.000 desde 2017, hasta los 221.000 empleados con que cerró su último trimestre fiscal. La empresa que dirige Satya Nadella ha anunciado un recorte de 10.000 empleos, el 5% de su plantilla.

Apple es el único de los cinco grandes gigantes tecnológicos que no ha anunciado despidos masivos. Ha frenado la contratación (y despedido a reclutadores) y hecho algunos ajustes menores, pero por ahora ha quedado al margen de los grandes recortes récord de los otros cuatro grupos. El grupo que dirige Tim Cook es el que ha estado más comedido en las contrataciones. Ha aumentado la plantilla en los últimos tres ejercicios en 27.000 personas, hasta las 164.000 con que cerró el su año fiscal 2022. Aunque eso supone un no desdeñable incremento del 20%, se queda lejos del 53% de Microsoft, del 57% de Alphabet, del 84% de Meta o del más del 100% de Amazon. Las cinco grandes tecnológicas casi han duplicado su plantilla en tres años. Una pequeña parte de ese incremento ha sido por la adquisición de otras empresas.

“Me equivoqué”

Los primeros ejecutivos de los gigantes tecnológicos han admitido que se les ha atragantado esa aceleración de las contrataciones, mezclada con un cambio de tendencia económica y de frenazo en la demanda de sus servicios. “La revisión de este año ha sido más difícil dada la incertidumbre de la economía y que hemos contratado rápidamente en los últimos años”, comenzaba el mensaje en el que anunció el recorte de plantilla Andy Jassy, consejero delegado de Amazon. “Al igual que vimos a los clientes acelerar su gasto digital durante la pandemia, ahora los estamos viendo optimizar su gasto digital para hacer más con menos”, admitía Satya Nadella, de Microsoft.

Mark Zuckerberg ha sido el que ha entonado un mea culpa más completo: “Al comienzo de la covid, el aumento del comercio electrónico condujo a un crecimiento descomunal de los ingresos. Mucha gente predijo que esta aceleración permanente continuaría incluso después de que terminara la pandemia. Yo también lo hice, así que tomé la decisión de aumentar significativamente nuestras inversiones. Desafortunadamente, esto no salió como esperaba”, dijo el fundador y primer ejecutivo de Meta en su mensaje a la plantilla. “Me equivoqué y asumo la responsabilidad por ello”, añadió.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Miguel Jiménez

Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS