_
_
_
_

La crisis de las criptomonedas golpea a Coinbase, que despedirá al 20% de su plantilla

El recorte de 950 empleos es el segundo que acomete en el último año tras desinflarse la burbuja del sector

Brian Armstrong, cofundador y jefe de Coinbase, en una conferencia en Singapur en noviembre de 2022.
Brian Armstrong, cofundador y jefe de Coinbase, en una conferencia en Singapur en noviembre de 2022.Bryan van der Beek (Bloomberg)
Miguel Jiménez

La crisis de las criptomonedas golpea a Coinbase, la principal plataforma de intercambio de estos activos. La compañía ha comunicado este martes a la Comisión de Valores y Bolsa de Estados Unidos (la SEC) la puesta en marcha de un plan para despedir a unos 950 empleados en un nuevo ajuste de su plantilla, que actualmente es de unos 4.700 empleados. La empresa ya anunció en junio un recorte del 18% de su personal. La nueva oleada de despidos estará completada en el segundo trimestre de este año.

El cofundador y primer ejecutivo de la empresa, Brian Armstrong, ha explicado su decisión en el blog de la compañía. “Coinbase está bien capitalizada y las criptomonedas no se van a ninguna parte. De hecho, creo que los acontecimientos recientes acabarán beneficiando enormemente a Coinbase (la quiebra de un gran competidor, la claridad regulatoria emergente, etcétera), y validan nuestra estrategia a largo plazo. Pero llevará tiempo que estos cambios den sus frutos y tenemos que asegurarnos de que contamos con la eficiencia operativa adecuada para capear las caídas del mercado de las criptomonedas y aprovechar las oportunidades que puedan surgir. Por lo tanto, he tomado la difícil decisión de reducir nuestros gastos operativos en aproximadamente un 25% trimestral, lo que incluye despedir a unas 950 personas. Todos los miembros del equipo afectados serán informados hoy mismo”, ha escrito.

Coinbase fue la tabla de salvación a la que intentó agarrarse a la desesperada FTX antes de entrar en bancarrota. Se trata del principal mercado de intercambio de criptodivisas y se ha visto afectado por el pinchazo de la burbuja que había llevado el bitcoin y otras criptomonedas a subir como la espuma. Con su caída, varias empresas del sector han entrado en bancarrota y la desconfianza se ha extendido entre inversores y clientes. “Hemos visto las consecuencias de los actores sin escrúpulos del sector, y aún podría haber más contagios”, señala Armstrong en aparente referencia a Sam Bankman-Fried, fundador de FTX, acusado de siete delitos por la gestión y quiebra de su mercado.

La propia Coinbase acordó recientemente pagar una multa de 50 millones de dólares al Estado de Nueva York por fallos significativos en su programa de cumplimiento normativo que infringían la ley bancaria estatal y la normativa sobre monedas virtuales, transmisores de dinero, supervisión de transacciones y ciberseguridad. Esos fallos hicieron que la plataforma Coinbase fuera vulnerable a conductas delictivas graves, incluidos, entre otros, ejemplos de fraude, posible blanqueo de dinero, sospecha de actividad relacionada con material de abuso sexual infantil y posible tráfico de estupefacientes. Además de la sanción, Coinbase acordó invertir 50 millones de dólares adicionales en dos años para remediar los problemas.

Con los nuevos despidos, la empresa estima que incurrirá en un total de gastos de reestructuración de entre 149 y 163 millones de dólares, de los que entre 58 y 68 millones de dólares serán en efectivo en concepto de indemnizaciones y otras prestaciones por despido. Entre 91 y 95 millones de dólares corresponderán a gastos de retribución en acciones. La empresa espera reconocer la práctica totalidad de estos gastos en el primer trimestre de 2023.

Armstrong señala que, en retrospectiva, el recorte de plantilla del año pasado, cuando el mercado comenzó a deshincharse, debería haber sido mayor. “Quiero dejar claro que, aunque algunos de los factores que nos han llevado a este punto están fuera de nuestro control, la responsabilidad recae en mí como consejero delegado”, afirma en su mensaje a la plantilla. “Al examinar nuestros escenarios para 2023, quedó claro que tendríamos que reducir gastos para aumentar nuestras posibilidades de salir bien parados en todos los escenarios. Aunque siempre es doloroso separarse de nuestros compañeros, no había forma de reducir nuestros gastos lo suficiente sin considerar cambios en la plantilla”, añade.

Los empleados de Coinbase en Estados Unidos recibirán como indemnización un mínimo de 14 semanas de salario base, más dos semanas adicionales por cada año de antigüedad en la compañía, seguro médico y otras prestaciones. Para los de fuera, se actuará de acuerdo con la legislación laboral de cada país.

Al tiempo, la compañía ha comunicado a la SEC que espera no superar el límite de resultado bruto de explotación negativo de 500 millones de dólares que anunció en su carta a los accionistas a comienzos de noviembre pasado.

Armstrong mantiene el optimismo sobre el futuro: “A pesar de todo lo que hemos pasado como empresa y como sector, sigo siendo optimista sobre nuestro futuro y el futuro de las criptomonedas. El progreso no siempre se produce en línea recta, y a veces puede parecer que estamos dando dos pasos hacia delante y uno hacia atrás. Pero al igual que vimos con Internet, las empresas más importantes no solo sobreviven, sino que prosperan durante los mercados bajistas siendo rigurosas con la gestión de costes y continuando con la creación de productos innovadores”. “Se avecinan días mejores, y cuando lleguen, estaremos preparados”, concluye.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Miguel Jiménez
Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_