La falta de trabajadores cualificados será el principal problema para las empresas en 2023

“En España no hay trabajadores y muchas pymes están en riesgo de desaparecer”, advierte Garamendi en la presentación de un estudio de CEOE y Randstad

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, durante una ponencia este miércoles en Sevilla.
El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, durante una ponencia este miércoles en Sevilla.raúl caro (EFE)

La falta de mano de obra cualificada preocupa a las empresas españolas, hasta el punto de que para la mayoría de ellas este será el principal problema al que tendrán que hacer frente el próximo año. Retener a los trabajadores más preparados es, por tanto, el segundo mayor desafío para las compañías, según advierte el Informe de Tendencias de Recursos Humanos que han elaborado conjuntamente la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y Randstad que ha sido presentado este miércoles en la sede de la patronal. “En España faltan trabajadores y es difícil hablar de digitalización y sostenibilidad si no tenemos gente preparada para alcanzar ese futuro que queremos”, ha indicado el presidente de los empresarios, Antonio Garamendi.

El estudio recoge el sentir de 300 empresas en cuanto a su realidad actual, y a las soluciones en materia de recursos humanos en las que trabajan para hacer frente a los retos del futuro. De entre todos ellos, el déficit de perfiles técnicos preocupa sobremanera al 53% de las compañías encuestadas. Esta carencia de empleados convenientemente formados está, además, impidiendo que el 94% de ellas puedan satisfacer las necesidades de sus clientes, y que su productividad (93%) y competitividad (90%) se esté viendo resentida.

“El empeoramiento de la productividad y los resultados financieros, como consecuencia de la escasez de talento, se produce sobre todo en empresas pequeñas y medianas”, indica el informe. “Las pequeñas se ven obligadas en mayor medida a subir los salarios como reacción a este problema”, añade.

“Las empresas tenemos la necesidad de avanzar en innovación para no quedarnos atrás, porque la realidad hoy es que el que no esté digitalizado está acabado”, ha apuntado Garamendi durante su intervención. El líder de la CEOE ha alertado de la “brecha de desigualdad” que se está produciendo entre compañías, y ha puesto el foco en la supervivencia de aquellas con menos recursos. “Muchas pymes están en riesgo de desaparecer si no consiguen adaptarse”, ha advertido.

Ante la ausencia de perfiles técnicos en materias que están adquiriendo una importancia capital en muchas compañías —”En Telefónica vienen avisando de que faltan 25.000 trabajadores en ciberseguridad”, ha especificado Garamendi—, el informe recoge que la retención del talento se antoja como el segundo reto más para el 42% de las empresas encuestadas. Y que para evitar fugas, las compañías están instaurando fórmulas de trabajo más flexibles porque las consideran más efectivas que incrementar los salarios (76% y 67%, respectivamente).

“La falta de trabajadores tiene mucho que ver tanto con la aptitud como con la actitud”, ha insistido Garamendi, quien ha cargado contra los organismos públicos que gestionan las políticas de empleo. “Consideramos un fracaso histórico la actuación de Fundae [Fundación Estatal para la Formación en el Empleo], a la que estamos pagando 1.800 millones de euros y ese dinero no está llegando a la gente”, ha denunciado el presidente de la patronal. Tanto los sindicatos como el Gobierno han defendido que la falta de mano de obra en determinados sectores se debe a los bajos sueldos que se contemplan en ellos.

Recuperación

La manera en la que muchas empresas encaran su subsistencia en el futuro se sustenta en la situación actual por la que atraviesan. Ocho de cada diez aseguran estar recuperadas o en una situación razonablemente buena respecto al escenario prepandemia, aunque un 21% confiesa que todavía está lejos de recuperarse de la crisis. A pesar de este rearme general, la incertidumbre que rodea al contexto internacional actual resulta preocupante para una gran mayoría de compañías, hasta el punto de que “la previsión actual sobre la situación económica es la más negativa y pesimista que se ha medido en oleadas anteriores de este estudio, incluso en comparación con el periodo de pandemia”, señala el documento.

En esta línea, para el próximo año, 8 de cada 10 empresas prevén un decrecimiento económico tanto internacional como en España: un 35% esperan un empeoramiento significativo a nivel mundial y aún más empresas, un 48%, lo prevén para el país. De igual forma, el 66% de las empresas asumen una peor situación en su sector y un 44% en su propia empresa.

A pesar de este pesimismo imperante, dos de cada tres empresas contratarán nuevos trabajadores en los próximos 12 meses, una relación que será aún mayor en el caso de las grandes compañías, donde el porcentaje se eleva hasta el 87%. Los motivos que justifican estas incorporaciones son el crecimiento del negocio (elegido por el 52% de los encuestados), la rotación de la plantilla (50%) y la necesidad de nuevas habilidades (32%).

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Sobre la firma

Gorka R. Pérez

Es redactor de la sección de Economía y está especializado en temas laborales. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Antes trabajó en Cadena Ser. Es licenciado en Periodismo por la Universidad del País Vasco y Máster en Información Económica de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS