Trabajo llevará a Glovo ante la Fiscalía por su “rebeldía” ante la ‘ley rider’

Yolanda Díaz pide que se determine si la empresa de reparto a domicilio incurre en un delito por operar con autónomos

Yolanda Díaz y el presidente de la Comisión de Empleo del Congreso, Antonio Gómez-Reino, este lunes.
Yolanda Díaz y el presidente de la Comisión de Empleo del Congreso, Antonio Gómez-Reino, este lunes.Alejandro Martínez Vélez (Europa Press)

El Ministerio de Trabajo estrecha el cerco sobre Glovo. La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha anunciado este lunes en el Congreso que su departamento pedirá a la Fiscalía General del Estado que investigue si la empresa de reparto a domicilio está incurriendo en un posible delito por seguir operando con autónomos, y “vulnerar los derechos fundamentales de los trabajadores”, a pesar de que la llamada ley rider, que entró en vigor hace un año, establece que los repartidores deben estar en nómina. “Las empresas rebeldes” tienen que adaptarse a las reglas “del Estado social y de derecho”, ha asegurado. La vicepresidenta segunda invoca así el artículo 311 del Código Penal, que prevé penas de prisión de seis meses a seis años.

La solicitud de Díaz a la Fiscalía se refiere por ahora solo a Glovo, porque la empresa ha sido ya expedientada en varias ocasiones y su negativa a contratar a sus repartidores es vista como un claro desafío a la ley por parte de Trabajo. De momento no se incluye a Uber Eats, que si bien durante el último año dejó de operar con autónomos y recurrió a flotas de terceros para el reparto, hace unos días ha vuelto a recurrir a autónomos. Sea como sea, Díaz ha dicho que la “ley se va a cumplir”.

“Vamos a instar a la Fiscalía General del Estado para que investigue si existe invasión de la esfera penal, si se están vulnerado los derechos fundamentales de los trabajadores”, ha dicho Díaz en relación a Glovo, sin mencionar su nombre de forma explícita. “Soy clara, no vamos a parar”, ha asegurado en una comparecencia en la Comisión de Trabajo del Congreso.

Con este movimiento, Trabajo redobla su presión sobre Glovo, que acumula infracciones por un total de 148,2 millones de euros en expedientes que han hecho aflorar, según la Inspección, 29.513 falsos autónomos. El anuncio se produce días después de que se conociera la multa récord de 79 millones impuesta a la firma de reparto por operar con 10.000 autónomos en Valencia y Barcelona. Esta sanción corresponde a expedientes anteriores a la entrada en vigor de la ley rider y la empresa asegura que, ahora, cumple con la normativa, porque ha contratado a 2.400 repartidores y ha cambiado su forma de trabajar (por ejemplo, los riders fijan sus propias tarifas). Pero desde Trabajo, se considera que Glovo debe dar de alta a todos los repartidores en la Seguridad Social.

un repartidor de Glovo por las calles de Valencia, el 21 de septiembre.
un repartidor de Glovo por las calles de Valencia, el 21 de septiembre.Juan Carlos Cárdenas (EFE)

Trabajo ha solicitado a la Fiscalía que determine si a Glovo se le puede aplicar el artículo 311 del Código Penal, que en uno de sus supuestos prevé condenas para “los que, mediante engaño o abuso de situación de necesidad, impongan a los trabajadores a su servicio condiciones laborales o de Seguridad Social que perjudiquen, supriman o restrinjan los derechos que tengan reconocidos por disposiciones legales, convenios colectivos o contrato individual”.

Pese a la nueva ley, que establece de forma explícita que hay que laboralizar a los riders como estableció una sentencia clave del Tribunal Supremo en 2020, Glovo ha seguido operando con autónomos durante este último año, ante las quejas de las empresas de la competencia, que consideran que están en desventaja porque tienen que pagar cotizaciones a la Seguridad Social, bajas laborales y vacaciones.

La empresa estadounidense Uber Eats, que desde este mes ha vuelto a adoptar un modelo con autónomos, ha sido de las que más se han quejado de esta situación y ya advirtió de sus planes al Ministerio de Trabajo en marzo pasado. Su directora general en España, Courtney Tims, envío a la ministra Yolanda Díaz una carta en la que señalaba a su rival Glovo por seguir utilizando autónomos para el reparto, a pesar de la ley rider, y ya abría la puerta a seguir el mismo camino. “¿Debemos seguir el ejemplo de Glovo y trabajar con autónomos para poder competir en igualdad de condiciones?”, se preguntaba.

La ley “está funcionando”

La ministra ha insistido en que la ley rider funciona y que la mayoría de las empresas se ha adaptado a ella. Como dato positivo, Díaz ha detallado que la afiliación media en el sector de reparto ha aumentado en el último año: de los 4.688 trabajadores que había de enero a julio de 2021 hasta alcanzar el máximo de la serie en abril de 2022, con 12.144 empleados, lo que supuso un incremento del 165%.

Entre las empresas del sector, Just Eat mantiene a unos 2.000 repartidores contratados y complementa este modelo con la subcontratación de servicios de reparto con flotas de terceros. Mientras, las llamadas empresas de reparto ultrarrápido, como Gorillas y Getir, desembarcaron en España a largo del año pasado con plantillas de repartidores contratadas.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Sobre la firma

Cristina Galindo

Es periodista de la sección de Economía. Ha trabajado anteriormente en Internacional y los suplementos Domingo e Ideas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS