Snap despide al 20% de la plantilla y cancela proyectos para recortar costes

Las acciones suben en Bolsa tras el anuncio del plan de reestructuración

El logo de Snap en una pantalla del parqué de la Bolsa de Nueva York.
El logo de Snap en una pantalla del parqué de la Bolsa de Nueva York.Richard Drew (AP)

Snap siempre se ha preocupado más de crecer que de ser rentable. Mientras los ingresos crecían con fuerza, la firma de la red social Snapchat no lo veía como un problema y sus directivos estaban más pendientes de nuevas ideas, como la de una cámara volante en un dron. Sin embargo, con el frenazo en el crecimiento y el consumo de caja, ha llegado el momento de apretarse el cinturón. La compañía ha anunciado este miércoles un recorte del 20% de la plantilla y la cancelación de algunos de sus proyectos, dron incluido, dentro de un amplio plan de reestructuración de la empresa.

La empresa ha comunicado sus planes por tres vías. Ha colgado una presentación a analistas en su web, ha notificado al supervisor lo esencial de su contenido y su jefe, Evan Spiegel ha enviado un mensaje a la plantilla en el que explica los recortes.

“Desgraciadamente, dado nuestro actual ritmo de crecimiento de los ingresos, ha quedado claro que debemos reducir nuestra estructura de costes para evitar incurrir en continuas pérdidas significativas”, señala Spiegel. “Aunque hemos constituido importantes reservas de capital y hemos hecho grandes esfuerzos para evitar la reducción del tamaño de nuestro equipo mediante la reducción del gasto en otras áreas, ahora debemos afrontar las consecuencias de nuestro menor crecimiento de los ingresos y adaptarnos al entorno del mercado”, se justifica, antes de dar la mala noticia: “Hemos tomado la difícil decisión de reducir el tamaño de nuestro equipo en aproximadamente un 20%”, dice.

“Echaremos de menos a los numerosos miembros del equipo, amables, inteligentes y creativos, que han contribuido al crecimiento de Snap, y lamento profundamente que estos cambios sean necesarios para garantizar el éxito a largo plazo de nuestro negocio”, continúa Spiegel en su carta, difundida por la publicación especializada The Verge. “La amistad y la camaradería que todos compartimos como equipo hacen que estos cambios sean especialmente dolorosos, y haremos todo lo posible para tratar a los miembros del equipo que se van con el respeto y la gratitud que se merecen”, concluye.

Subida en Bolsa

Las acciones de Snap han reaccionado al alza con fuerza tras el anuncio de los planes de reestructuración y despidos. Se apuntaban ganancias del orden del 10% en las primeras horas de cotización de este miércoles. Las acciones llegaron a superar los 80 dólares por título hace menos de un año y desde entonces se han apuntado pérdidas cercanas al 90%. Ahora se mueven entre 10 y 12 dólares, por debajo del precio al que salieron a Bolsa en 2017.

Según la presentación a analistas, la compañía ha definido tres prioridades estratégicas: crecimiento de la comunidad, aumento de los ingresos y realidad aumentada. Lo que no encaja en esos capítulos sufrirá recortes.

La empresa suprime su área de producción propia, Snap Originals, para centrar sus esfuerzos en los contenidos creados por los socios y los creadores externos. Pone en hibernación también su negocio de juegos, reduce las inversiones para desarrollo de hardware, cancelando el desarrollo de sus cámaras volantes, Pixy, lanzadas en mayo sin mucho éxito. También suprime otras aplicaciones independientes cuya aportación era marginal, como Zenly (mapas) y Voisey (música), para incorporar ese tipo de contenidos de manera reducida dentro de Snapchat.

Snap cifra su plan de recorte de costes en unos 500 millones de dólares anuales (una cifra similar en euros), de los que 50 millones serán costes fijos vinculados al contenido y 450 millones, costes de explotación. Los costes iniciales de reestructuración serán de 110 a 175 millones de dólares, la mayor parte en el tercer trimestre de este ejercicio.

Los ingresos de Snap están creciendo en el trimestre a un ritmo interanual del 8%, muy por debajo de las expectativas de la empresa. La compañía tuvo un momento dulce durante la pandemia, cuando la gente confinada en su casa buscaba entretenerse y comunicarse y usó de forma mucho más intensa su aplicación. Ahora, al cambio de hábitos se ha unido la inflación, el deterioro económico y el riesgo de recesión, que ha afectado muy especialmente a sus ingresos publicitarios. Dos de los principales responsables comerciales de Snap dejan además la compañía para incorporarse a Netflix y desarrollar para esa compañía el modelo de negocio financiado parcialmente con publicidad.

La empresa ha comunicado a la Comisión de Valores y Bolsa de Estados Unidos (la SEC) su decisión de crear la figura de director de operaciones “para alinear más estrechamente las funciones de ingeniería, productos publicitarios y ventas”. Spiegel ha propuesto al jefe de ingeniería, Jerry Hunter, para ese puesto, por el que recibirá un bonus de bienvenida de 19,5 millones de dólares, a cobrar trimestralmente a lo largo de 39 meses. La reestructuración de la división de ventas de publicidad también incluye tres nuevos responsables para las regiones de América, Europa, Oriente Medio y África, y Asia-Pacífico.




EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Sobre la firma

Miguel Jiménez

Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS