Comienza la huelga de tripulantes de Ryanair que puede prolongarse hasta 2023

Los nuevos paros se sucederán de lunes a jueves hasta el 7 de enero por la negativa de la aerolínea a negociar el convenio

Turistas hacen cola en los puestos de embarque de Ryanair, en el Aeropuerto Costa del Sol, en Málaga, este lunes.
Turistas hacen cola en los puestos de embarque de Ryanair, en el Aeropuerto Costa del Sol, en Málaga, este lunes.Álex Zea (Europa Press)

Los tripulantes de cabina de pasajeros de Ryanair están convocados desde este lunes a una nueva huelga, la tercera tanda de paros en lo que va de verano, y que se prolongará hasta el 7 de enero de 2023 ante la negativa de la compañía de negociar un nuevo convenio colectivo. Los sindicatos USO y Sitcpla han convocado a los 1.600 trabajadores pertenecientes a las empresas Ryanair, Crewlink y Workforce a paros de 24 horas de lunes a jueves, que durante las dos primeras semanas afectarán a 1,04 millones de pasajeros, con una media de 130.600 viajeros cada día.

Esta nueva convocatoria se suma a los paros de finales de junio y durante gran parte de julio por USO y Sitcpla, y que han provocado cancelaciones y retrasos en los aeropuertos españoles en los que opera Ryanair, especialmente en Barcelona-El Prat y Palma de Mallorca. La huelga se extenderá hasta principios de enero, coincidiendo con el periodo vacacional de agosto y Navidad, épocas en las que habitualmente se registran unos niveles de tráfico muy elevados.

En esta primera jornada de huelga, se han cancelado 10 vuelos y 111 estaban retrasados hasta primera hora de esta tarde, según USO. Cuatro de los diez vuelos suspendidos hasta esa hora tenían salida en el aeropuerto de Barcelona y otros cuatro llegaban a la Ciudad Condal, mientras que en Palma de Mallorca se ha suspendido un vuelo de salida y otro de llegada. Ha habido también suspensiones de salidas en Hamburgo (Alemania), Londres, Milán, Roma y Menorca, estas cuatro últimas con destino Barcelona. Los retrasos han afectado en mayor medida a Palma de Mallorca, Málaga, Barcelona y Madrid.

Servicios mínimos

El Ministerio de Transportes ha fijado unos servicios mínimos que van del 68% al 85% en vuelos nacionales hacia o desde las islas, y del 36% al 60% en los peninsulares cuyo tiempo de desplazamiento en transporte público sea igual o superior a cinco horas y vuelos internacionales. En cuanto a los vuelos nacionales peninsulares cuyo tiempo de desplazamiento en transporte público sea inferior a cinco horas, que de momento durante los días de huelga están programados únicamente en Barcelona, los servicios mínimos oscilan entre el 34% y el 38%.

Un Boeing 737 de Ryanrir desprega desde el aeropuerto de El Prat (Barcelona), el pasado junio.
Un Boeing 737 de Ryanrir desprega desde el aeropuerto de El Prat (Barcelona), el pasado junio.Urbanandsport (NurPhoto via Getty Images)

USO ha indicado en una nota de prensa que a la huelga “se llega con las conversaciones completamente rotas, sin ninguna intención de Ryanair de sentarse a la mesa negociadora del convenio”. El sindicato critica que “los servicios mínimos abusivos y su aplicación, más abusiva aún, solo han dejado la opción de ejercer el derecho de huelga cuando la mala organización de la empresa lo permite”.

Los trabajadores exigen a la compañía irlandesa de bajo coste que aplique la legislación española en materia laboral, así como una mejora salarial. Piden “la aplicación de los derechos laborales básicos, que no pueden suponer objeto de negociación, como 22 días laborables de vacaciones anuales o 14 festivos legalmente establecidos”. Los paros de junio y julio ya obligaron a cancelar más de 200 vuelos y provocaron miles de retrasos. En estas semanas, denuncian que Ryanair ha despedido a 11 trabajadores por hacer huelga, cuando no habían sido convocados legalmente a hacer servicios mínimos. Su readmisión también se une a las reivindicaciones.

Por su parte, Ryanair ha señalado en un comunicado que la nueva convocatoria de huelga tendrá una “mínima, si es que la hay, interrupción” en la operativa de la compañía. Tras recordar que ha llegado recientemente a un acuerdo con CC OO sobre las demandas de los TCP, insistió en que las recientes huelgas de USO y Sitcpla “han tenido un escaso apoyo y un efecto mínimo” en los vuelos de los 3.000 que opera diarios y que menos del 1% se ha visto afectado por las huelgas. Pese a ello, ha confirmado las 10 cancelaciones de este lunes.

Huelga de EasyJet

A mediados de mes se unirán a los paros los pilotos de Easyjet, tras cerrarse el conflicto con los tripulantes de cabina, que también convocaron huelgas en julio, pero que finalmente llegaron a un acuerdo con la aerolínea británica de bajo coste. Ahora son los pilotos convocados por el Sepla los que harán huelga en tres periodos de 72 horas —los días 12, 13, 14, 19, 20, 21, 27, 28 y 29 de agosto— ante “la negativa de la empresa a recuperar las condiciones que los pilotos tenían antes de la pandemia”, indica una nota difundida por el sindicato. Este también reclama negociar un nuevo convenio colectivo.

Los paros se producen en un contexto marcado por el caos aeroportuario que están sufriendo durante este verano buena parte de los principales aeropuertos europeos, debido a la rápida recuperación de la demanda, los conflictos laborales y la escasez de personal.

Aviones de EasyJet en el aeropuerto de Luton, a finales de julio.
Aviones de EasyJet en el aeropuerto de Luton, a finales de julio.Chris Ratcliffe (Bloomberg)
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS