Wall Street se recupera del semestre negro gracias a los resultados de julio, los mejores desde 2020

El buen desempeño de los índices S&P 500 y Nasdaq se debe a las ganancias de las grandes corporaciones, en especial las tecnológicas y del sector de la energía

Indicador de la bolsa de Nueva York, en la calle Wall Street, en el distrito de Manhattan.
Indicador de la bolsa de Nueva York, en la calle Wall Street, en el distrito de Manhattan.CARLO ALLEGRI (Reuters)

¿Quién dijo recesión? Sólo un mes después de la que la economía estadounidense encadenase dos trimestres de PIB negativo, lo que supone entrar en recesión técnica, Wall Street ha obtenido este mes de julio el mejor resultado desde noviembre de 2020, cuando se anunció la existencia de una vacuna contra el coronavirus. El motivo del récord, que permite a la bolsa superar una prolongada fase bajista, es un resultado mejor de lo previsto de las grandes corporaciones. Así que al argumento de la Casa Blanca y muchos analistas de que para declarar una recesión hay que atender a muchos indicadores, no solo al PIB, y que la economía actualmente emite señales de fortaleza, el resultado de julio le da aparentemente la razón.

El índice S&P 500, que reúne a las principales empresas del país, se apuntó un 1,4% este viernes, elevando al 9,1% las ganancias de julio, el mejor resultado desde que el anuncio de la existencia de una vacuna efectiva contra la covid-19 disparase el índice a casi el 11% en noviembre de 2020. El tecnológico Nasdaq tampoco se ha comportado mal, con su mejor resultado, un 12,3%, desde abril de ese año, cuando la Reserva Federal (Fed) intervino para estabilizar los mercados tras el colapso provocado por la propagación global del coronavirus.

El sólido desempeño de julio contrasta con los primeros seis meses del año, cuando el S&P cayó un 21% y el Nasdaq, un 29%, los peores resultados de un primer semestre en la bolsa estadounidense en más de 50 años.

Como broche a la semana grande de la economía estadounidense, marcada por una agenda hiperactiva -nueva subida de tipos, del 0,75%; datos trimestrales del PIB, negativos; revisión a la baja de las previsiones del FMI, publicación de resultados por las grandes empresas-, el mercado de valores remató días de agitación con ganancias sólidas de megacapitalizaciones tecnológicas, un sector que ha resistido bien la ralentización del consumo. A pesar de las señales preocupantes de grandes empresas como Walmart -el mayor empleador privado del país, considerado el termómetro de la economía estadounidense- y UPS, y algunos grandes bancos, la cuenta de resultados en conjunto resultó notable, con más del 75% de las empresas del S&P 500 apuntándose más ganancias de las previstas, una señal a todas luces tranquilizadora en la coyuntura actual, caracterizada por una retracción en el gasto por la incertidumbre en torno a la economía.

Los beneficios extraordinarios del sector energético, beneficiado por la incertidumbre derivada de la guerra de Ucrania, también han favorecido este récord de Wall Street. ExxonMobil y Chevron han reportado este viernes ganancias trimestrales récord gracias al aumento de los precios del petróleo y el gas.

En cuanto a las tecnológicas, las acciones de Amazon han cerrado este viernes con una subida del 10,4%, lo que supone un aumento del 27,1% en julio, después de que el gigante del comercio electrónico rebasara las previsiones de ingresos trimestrales de los analistas y ofreciera una perspectiva optimista para el resto del año debido al sólido desempeño de su negocio de computación en la nube. Microsoft, Apple y la matriz de Google, Alphabet, también emitieron señales de estabilidad, lo que impulsó al sector, con un peso desmesurado en los mercados globales.

Los títulos de EE UU superan así un primer semestre negro, gracias no sólo al optimismo inducido por las empresas tecnológicas y energéticas, también porque la incertidumbre sobre el rumbo de la economía convenció a los inversores de que la Fed se vería obligada a reducir su ritmo agresivo de endurecimiento monetario. Aunque el banco central ha mantenido la presión, con una subida de 75 puntos básicos -la misma que en junio-, no se cumplieron las expectativas de una posible subida de un punto porcentual, un runrún consistente durante días.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS