Los Benetton contraatacan a ACS con una opa sobre Atlantia por 12.700 millones de euros

La familia que controla la gestora de infraestructuras y el fondo Blackstone concretan su oferta por el 100% de la firma italiana a 23 euros por acción para frenar a su socio español en Abertis

Logo de Atlantia.
Logo de Atlantia.MIGUEL MEDINA FILIPPO MONTEFORTE (AFP)

La batalla de ofertas por el control de la gestora de infraestructuras italiana Atlantia ha comenzado y está avivando el valor del grupo. La familia Benetton, que posee el 33,1% de la compañía, ha decidido acelerar para contrarrestar los planes del grupo español ACS, presidido por Florentino Pérez y ha presentado una opa sobre la totalidad de la sociedad. Los italianos, de la mano del fondo estadounidense Blackstone, han respondido este jueves a los preparativos de Pérez para armar una opa junto a los fondos GIP y Brookfield con el fin de hacerse con la mayoría del negocio. Y lo han hecho con una propuesta concreta sobre la compañía con intereses en carreteras, aeropuertos y el sector ferroviario de 23 euros por acción, lo cual supone un desembolso de 12.700 millones de euros, y valorar la totalidad de la compañía en 19.000 millones de euros, teniendo en cuenta que los Benetton ya poseen el 33,1% de Atlantia.

El precio de las acciones supera al del cierre del miércoles (21,89 euros) y se incrementa un 28,4% si se tiene en cuenta el valor de los títulos el 5 de abril (18,54 euros), último día de cotización antes de que aparecieran las primeras noticias sobre una posible operación sobre Atlantia. Las acciones de la compañía registraron poco después de conocerse la oferta una fuerte subida y cerraron en la sesión de este jueves en la Bolsa de Milán en 22,83 euros por título, lo que supone un 4,29% de revalorización, y rozan ya el precio de la oferta.

A través de Edizione, su brazo inversor, los Benetton han avanzado que la oferta, en la que ellos participarían al 65% y el gigante estadounidense al 35% apunta a la exclusión de la cotización de Atlantia en la Bolsa de Milán. El objetivo es asegurarse definitivamente el control de la empresa, que está en manos de la familia veneciana desde 1999 y garantizar sus planes de inversión a largo plazo. De tener éxito, la operación sería una de las mayores ofertas de adquisición en lo que va de año.

La oferta pública de adquisición lanzada este jueves es el primer paso importante de Alessandro Benetton, de 58 años, hijo del cofundador del grupo, Luciano Benetton, y nuevo presidente de Edizione, que asumió su cargo en enero. Según apuntan los medios locales, el tercer accionista de Atlantia, la Fondazione Cassa Risparmio di Torino (4,5%), tiene la intención de incorporarse a la oferta italiana, y ha firmado un acuerdo con los dos socios que prevé la entrega en opa de la parte que posee en la empresa. El fondo de inversiones del Gobierno de Singapur (GIC), que tiene el 8,2% mantiene también buenas relaciones con Edizione.

Como señalan los analistas, los Benetton también pretenden evitar que la concesionaria de autopistas Abertis, de la que comparten propiedad, a través de Atlantia, con ACS, pase a estar bajo el control exclusivo del grupo español. En este caso, la compañía de Pérez cuenta con el 50% menos una acción y la sociedad italiana con el otro 50% más una acción. Abertis es la gran fuente de ingresos y dividendos de Atlantia, ya que representa el 84% del resultado bruto de explotación (ebitda) del grupo.

Los Benetton, que juegan la baza de la italianidad del grupo, rechazaron la oferta de Florentino Pérez la semana pasada alegando que la venta de Abertis y, potencialmente, de otros activos de autopistas supondría una fragmentación de facto del grupo Atlantia, algo contrario a su “política estratégica de preservar la integridad del grupo y dar un mayor impulso a sus actividades apoyando su desarrollo sostenible como accionista principal”.

Tras la compra del 50% del capital de Abertis, Atlantia arrastra una deuda de 30.000 millones de euros, lo cual eleva el riesgo de cualquier operación sobre la empresa. La operación es compleja y en la batalla de ofertas ACS parte con desventaja, porque el Gobierno de Mario Draghi, que aún no se ha pronunciado sobre el tema, tiene poder de veto, ya que el grupo controla activos estratégicos del país como Aeroporti di Roma (Fiumicino y Ciampino). Aunque la relación entre los Benetton y el Ejecutivo italiano es tortuosa y están en medio de una batalla legal a consecuencia del derrumbe del puente Morandi de Génova, bajo control de Atlantia, en 2018, en el que perdieron la vida 43 personas. Un total de 59 personas serán juzgadas desde el 7 de julio por el derrumbe del viaducto, entre ellas Giovanni Castellucci, el ex consejero delegado de Autostrade per l’Italia, la sociedad con la que Atlantia controlaba casi 3.000 kilómetros de autopistas italianas.

Derrumbe del puente de Génova

Los fiscales del caso, Massimo Terrile y Walter Cotugno, que durante tres años han investigado las causas de este desastre que conmocionó al país, han acusado a los imputados del mal estado del puente. Los procuradores habían descrito el puente como “una bomba de relojería” que no se sabía cuándo explotaría debido a su mal estado de conservación. Sus pesquisas barajan delitos como homicidio culposo múltiple, homicidio vial, desastre culposo, ocultación de documentos, atentado a la seguridad de los transportes, falsedad u omisión dolosa de dispositivos de seguridad en el puesto de trabajo, entre otros. Como consecuencia, el Gobierno obligó a Atlantia a desprenderse de su red de autopistas, la mayor del país transalpino y que ha quedado en manos de un consorcio.

El nuevo movimiento corporativo de los Benetton, en plena Semana Santa y próximo a la fecha clave del 5 de mayo, aporta otro valor a la operación. Ese día liquidará cuentas con el consorcio formado por el propio Ejecutivo italiano, a través del banco público Caja de Depósitos y Préstamos, Blackstone Infraestructure Partners y Macquarie Asset Management para traspasarles su filial Autostrade per l’Italia. Por esa operación ingresará 8.000 millones de euros.

Atlantia tiene además 48 concesiones en 11 países, otros tres aeropuertos (Niza, Cannes-Mandelieu y Saint Tropez en Francia) y posee el 15% de Getlink, el gestor de los túneles bajo el Canal de la Mancha por el que pasa el Eurostar.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS