El español Manuel Arroyo ganó 6,8 millones en 2021 como jefe de ‘marketing’ de Coca-Cola

La presidenta del Santander, Ana Botín, obtuvo 290.000 euros como consejera de la compañía de refrescos

Manuel Arroyo, en una imagen de 2017, cuando era director general de Coca Cola Iberia.
Manuel Arroyo, en una imagen de 2017, cuando era director general de Coca Cola Iberia.

El español Manuel Arroyo, máximo responsable de marketing de The Coca-Cola Company, se embolsó el año pasado 7,48 millones de dólares (6,8 millones de euros), frente a los 5,5 millones de dólares del ejercicio anterior, según consta en la documentación que la firma ha depositado ante el supervisor bursátil estadounidense (SEC, en inglés) con motivo de la convocatoria de su junta de accionistas, que tendrá lugar el 26 de abril. La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, que es consejera de la multinacional de refrescos, ingresó 290.000 euros.

Arroyo fue nombrado responsable de marketing de la empresa (puesto que ya ocupó durante años el también español Marcos de Quinto) a finales de 2019, con efecto a partir de enero de 2020. Antes, el ejecutivo, que empezó a trabajar en Coca-Cola en 1995 en Madrid, fue responsable de las operaciones de las cinco divisiones del grupo en la región de Asia Pacífico. La retribución correspondiente a 2021 se desglosa de la siguiente forma: el salario base asciende a 645.000 dólares, a los que hay que añadir 3,7 millones de dólares en acciones, 763.833 en opciones sobre acciones, 1,6 millones establecidos en el plan de incentivos, 107.000 dólares tras actualizar el plan de pensiones y otras compensaciones por 613.008 dólares. En total, 7,48 millones de dólares.

El presidente ejecutivo de la compañía con sede en Atlanta (EE UU), James Quincey, se embolsó 24,88 millones de dólares en 2021, frente a los 18,3 del año anterior. El secretario general, Bradley M. Gayton, ganó 11 millones de dólares y el jefe de operaciones, Brian J. Smith, 10, 46 millones. “La compañía se propuso emerger más fuerte de lo que éramos antes de la pandemia, y hemos logrado esa ambición”, indica la empresa en el documento para justificar la remuneración de sus altos ejecutivos y que sea aprobada por los accionistas en la junta de finales de abril.

El documento destaca que, tras el duro año de 2020 por las restricciones causadas por el coronavirus, el año pasado se logró también mejorar los resultados en comparación a 2019. Los ingresos operativos netos alcanzaron los 38.655 millones de dólares en 2021, un 17% más que en 2020 y un 2% más que en 2019. Respecto al beneficio, el año pasado creció un 26% respecto al anterior, hasta 8.550 millones.

Por su parte, Botín ingresó 290.000 euros (de ellos, 200.000 en acciones) como miembro del consejo de administración de Coca-Cola, en el que ingresó como independiente en 2013. La presidenta del Santander forma parte del Comité Financiero y del Comité de Gobierno Corporativo.

Como otras empresas del sector, Coca-Cola logró en 2021 mejorar sus resultados. Por áreas geográficas, las ventas en Norteamérica crecieron un 15%, mientras que en la región EMEA (Europa, Oriente Próximo y África) aumentaron un 19% y un 18% en Latinoamérica. En Asia Pacífico, los ingresos de la multinacional en 2021 crecieron un 12%. Recientemente. Coca-Cola, todo un símbolo del poderío económico de EE UU, se unió a la lista de compañías occidentales que han decidido suspender su actividad en Rusia tras la invasión de Ucrania.

De cara a 2022, la compañía espera generar un crecimiento de los ingresos orgánicos del 7% al 8%, mientras que anticipa que la inflación de los precios de las materias primas supondrá un obstáculo de alrededor del 5% en sus costes.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Cristina Galindo

Es periodista de la sección de Economía. Ha trabajado anteriormente en Internacional y los suplementos Domingo e Ideas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS