Unicaja alcanza un acuerdo para el ERE con los sindicatos tras un aviso de Trabajo sobre las condiciones de las salidas

El banco fusionado con Liberbank despedirá a 1.513 empleados, el 16% de la plantilla, y cerrará 395 oficinas

Oficinas de Unicaja Banco con carteles reclamando acudir a la huelga convocada por los sindicatos para protestar por las condiciones del ERE.
Oficinas de Unicaja Banco con carteles reclamando acudir a la huelga convocada por los sindicatos para protestar por las condiciones del ERE.Garcia-Santos (El Pais)

Unicaja Banco y los sindicatos presentes en la mesa de negociación han alcanzado un preacuerdo para el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) con el que se cerrará la plantilla de futura entidad una vez fusionada con Liberbank. La firma está pendiente del visto bueno de alguno de los sindicatos, pero cuenta con el visto bueno de la mayoría de los representantes de los trabajadores que este jueves protagonizaron la segunda jornada de huelga en la historia del banco.

Además, según ha podido saber EL PAÍS, había otros elementos de presión en el ambiente para acercar posturas porque los directivos de Unicaja Banco recibieron hace unos días una carta de la Dirección General de Trabajo en la que se les instaba a alcanzar un acuerdo sindical y atenuar los despidos con medidas sociales. Estos hechos llegaron acompañados de tensión política por el reparto de poder dentro del banco y la posibilidad de que se trasladaran servicios centrales fuera de Andalucía. En la carta, Trabajo lanza una advertencia expresa de la obligatoriedad de que en el periodo de consultas se deben debatir aquellas medidas dirigidas a evitar o reducir los despidos colectivos y a atenuar sus consecuencias respecto de las personas afectadas, según explican fuentes de la negociación que han accedido al texto.

Tras una larga negociación, que ha durado hasta altas horas de la madrugada, poco antes de las siete de la mañana, las mayoría de los sindicatos alcanzó un acuerdo que supone la salida máxima de 1.513 empleados, el 15,6% del total. Estas salidas se sumarán a las 1.200 prejubilaciones, 730 de empleados que estaban en excedencia en Liberbank y 437 de los de la antigua Unicaja Banco con los que ya se ha alcanzado un acuerdo. Es decir, en unos meses abandonará el nuevo banco 2.713 trabajadores.

Todo cubierto con voluntarios

En principio, se espera cubrir las bajas con voluntarios, pero si se apuntaran menos de 1.314 trabajadores, Unicaja podría tomar medidas forzosas, como la movilidad geográfica, para ajustar los puestos de trabajo a la demanda del negocio. Los sindicatos esperan que todas las bajas se cubran de manera voluntaria, como ha sucedido en otros ERE de la banca, e incluso que se inscriban más de 1.513 trabajadores para dejar la entidad.

Los porcentajes sobre el salario que recibirán los empleados que abandonen la entidad son los siguientes: Los de más de 63 años, 20 días de salario por año de servicio con un tope de 12 mensualidades; los de 54 a 62 años, el 65% salario bruto, con tope del 79% del salario neto, con el pago del convenio especial de cotización con la Seguridad Social hasta los 63 años con descuento de la prestación por desempleo y el subsidio de desempleo. Los que tengan entre 50 y 53 años: 65% del salario bruto con el límite del 65% y limitado a 7 anualidades. Para los de 50 o menos años, 40 días de salario bruto fijo por año con tope de 36 mensualidades.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

El preacuerdo contempla la garantía salarial, de manera que se cobre el mínimo percibido en Unicaja, que está por encima de lo reciben empleados de Liberbank, donde todavía existe disparidad salarial y de horarios de las plantilla de los bancos que ha ido adquiriendo en la crisis. También se establecerán las normas de los centros de atención remota con horarios partidos, para compensar el cierre de oficinas, que serán 395 en total.

El acuerdo en este entidad, que llega después de fuertes despidos en el Santander, el BBVA, el Sabadell y, sobre todo en CaixaBank, se seguirá muy de cerca por las autoridades laborales. Según fuentes de la negociación, la Dirección General de Trabajo envió, hace días, una misiva a la dirección de Unicaja en la que, respetando la autonomía de gestión, se hacía una advertencia expresa de la obligatoriedad de mantener un diálogo abierto con los sindicatos y tratar de alcanzar un acuerdo que reduzca en lo posible el número de afectados con medidas sociales para los empleados que se vean en la situación de abandonar Unicaja Banco.

Protesta de todos los partidos

La dirección de Unicaja ha advertido cómo se han solapado los problemas en las últimas semanas. El parlamento andaluz aprobó ayer, con el respaldo de todos los partidos, una moción en la que apoyaba a los trabajadores del banco e instaba a mantener los centros de decisión en Andalucía.

La polémica ha llegado porque en el reparto del poder, Manuel Menéndez, procedente de Liberbank, que aporta el 40% de los activos de la entidad fusionada, ha quedado como consejero delegado con gran parte de las atribuciones sobre el negocio del banco. Esta circunstancia hizo que surgieran voces dentro de Unicaja que apuntaron la intención de trasladar centros de decisión a Madrid, donde Liberbank tiene parte de sus servicios centrales. La Fundación Unicaja, socio mayoritario del banco, ha desmentido tajantemente esta posibilidad, asegurando que la sede siempre estará en Málaga.

Por si este ruido social fuera poco, este jueves se presentación de la plataforma ciudadana “Salvemos Unicaja”, respaldada por PSOE (tradicional apoyo de Braulio Medel, presidente de la Fundación Unicaja), Unidas Podemos, PP y Cs y los sindicatos CC OO y UGT. La organización, constituida en Málaga, tiene el objetivo de garantizar la vinculación territorial de Unicaja Banco a la ciudad; está impulsada por el profesor de Derecho de la Universidad de Málaga y exconcejal de IU Pedro Moreno Brenes, que reclama la dimisión de Medel.


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS