Powell sostiene que la inflación en EE UU durará hasta el año próximo por la incertidumbre de la variante ómicron

El presidente de la Fed apunta que la retirada de estímulos podría acelerarse en una comparecencia ante el Senado junto con la secretaria del Tesoro, Janet Yellen

Janet Yellen y Jerome Powell comparecen este martes ante la comisión de Banca del Senado, en Washington.
Janet Yellen y Jerome Powell comparecen este martes ante la comisión de Banca del Senado, en Washington.ALEX WONG (AFP)

Los responsables de Economía y del banco central de EE UU (Fed) se examinan cada mes ante el comité de Banca, Vivienda y Asuntos Urbanos del Congreso de Estados Unidos. Pero esta vez, en la comparecencia de Janet Yellen y Jerome Powell en el Senado se ha colado un asunto fuera de temario: los riesgos que la nueva variante ómicron del coronavirus introduce en las perspectivas económicas y en el rumbo de la pandemia, en una coyuntura de gran presión inflacionaria, con los precios en máximos desde hace tres décadas.

Powell ha asegurado que es probable que la inflación se prolongue hasta entrado el próximo año por la incertidumbre que genera la nueva variante ómicron del coronavirus. Tras meses sosteniendo que la subida de precios se debía a factores transitorios, el responsable del banco central de EE UU ha sido claro: “Probablemente ha llegado el momento de dejar de usar esa palabra (...) Los riesgos de una inflación más persistente han aumentado”. La nueva cepa, ha subrayado, entraña riesgos para el mercado de trabajo y para enderezar la senda de inflación. “El reciente incremento en los casos de covid-19 y la aparición de la variante ómicron plantea riesgos a la baja para el empleo y la actividad económica y eleva la incertidumbre por la inflación”, ha subrayado.

“Es difícil predecir la persistencia y los efectos de las restricciones de la oferta, pero ahora mismo todo parece indicar que los factores que empujan la inflación al alza se mantendrán hasta bien entrado el próximo año”, dijo Powell. En un entorno de aversión al riesgo, los principales índices de Wall Street sufrieron caídas de más de un punto ante el anuncio de Powell de que la retirada de estímulos podría acelerarse con respecto a los planes previstos (una desconexión de 15.000 millones de dólares al mes, a partir de este mes y hasta mediados de 2022, según lo anunciado el pasado 3 de noviembre).

El miedo al contagio ralentizaría la recuperación del mercado laboral e “intensificaría” la congestión de las cadenas de suministro, ha apuntado el presidente del banco central estadounidense, que fue reconfirmado en el puesto por el presidente Joe Biden la semana pasada y está pendiente de la aprobación del Senado.

“El reciente aumento en los casos de covid-19 y la aparición de la variante ómicron plantea riesgos a la baja para el empleo y la actividad económica y una mayor incertidumbre para la inflación”, ha recalcado Powell. “Una mayor preocupación por el virus podría reducir la disposición de las personas a trabajar en persona, lo que ralentizaría el progreso en el mercado laboral e intensificaría las interrupciones de la cadena de suministro”, ha advertido.

No obstante, y pese a la renuncia masiva de trabajadores en muchos sectores, las condiciones del mercado laboral continúan mejorando, ha dicho. “Hemos conseguido el pleno empleo dos años antes de lo previsto”, subrayó Yellen, un mensaje replicado con frecuencia por la Casa Blanca.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Los miembros del comité del Senado recordaron la conveniencia de que el presidente Biden complete los puestos vacantes en la junta directiva de la Fed. Los republicanos manifestaron su temor a que el mandatario demócrata opte por “radicales” partidarios de una regulación más estricta para alguno de los puestos vacantes.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS