El Estado se incauta 98 millones de avales de las subastas de renovables del Gobierno del PP por proyectos vencidos

La ejecución supone el 20% de las garantías depositadas y corresponde a un total de 1.840 MW construidos fuera de plazo y a 813 MW no construidos, principalmente del inversor saudí Alfanar

Parque eólico de Forestalia, en Zaragoza, en una imagen de archivo.
Parque eólico de Forestalia, en Zaragoza, en una imagen de archivo.

El Ministerio para la Transición Ecológica ha terminado el análisis de la ejecución de los avales de las tres subastas de energía renovable realizadas en 2016 y 2017 durante el Gobierno del PP. Una vez finalizados todos los trámites administrativos, el resultado es que el Estado se incauta 97,9 millones de euros por no haber cumplido los plazos o no haber construido las instalaciones comprometidas. Esa cifra supone el 19,5% del total depositado como garantía (502.2 millones) y 58,9 millones corresponden a la tercera subasta; 38,6 a la segunda y 440.000 euros a la primera, que fue la más reducida.

El entonces ministro de Energía del Gobierno de Mariano Rajoy, Álvaro Nadal, exigió que los adjudicatarios instalaran los proyectos antes del 1 de marzo de 2020. Posteriormente, como motivo de la pandemia, el actual Ejecutivo amplió el plazo un trimestre. Una vez cerrado ese periodo, comenzaron los análisis que ahora han dado los citados resultados.

En la primera subasta, celebrada en 2016, se adjudicaron 500 megavatios (MW) eólicos y 200 MW de biomasa. El aval exigido fue de 20.000 euros por MW y no se pusieron hitos, es decir, se cancelaba en el plazo de construcción, que era marzo 2020. Las garantías depositadas en total llegaron a 14 millones. Del total adjudicado, se construyeron en plazo 677 MW y se dejaron de construir 22 MW. De esta forma, la incautación alcanza 440.000 euros.

En 2017 se adjudicaron dos subastas sucesivas un total de 4.109 MW fotovoltaicos y 4.107 MW eólicos. Para evitar la especulación, Nadal elevó los avales a 60.000 euros por MW, cuya devolución estaba sujeta al cumplimiento de una serie de hitos. El primero era la identificación de la potencia a los seis meses, con lo que se devolvían 12.000 euros si se cumplía. El segundo hito, que suponía una devolución de 18.000 euros, dependía de la obtención de la autorización administrativa. Y el tercero, y definitivo, se trataba de la inscripción en el registro, momento en que ya se devolvían los 30.000 euros restantes.

En la primera subasta de ese año, celebrada en mayo, se adjudicaron 3.000 MW, la mayor parte eólicos. El total de garantías depositadas se elevó a 180 millones. De los 3.000 MW, se construyeron en plazo 1.760 MW, mientras que otros 1.154 MW fueron construidos fuera de plazo, incumpliendo alguno de los tres hitos requeridos. Además, 86 MW no se construyeron. Una vez hecha la evaluación final, la cantidad que se ha incautado o está en trámite de incautación es de 38,6 millones de euros en garantías.

En la segunda subasta de ese año, celebrada en julio, se adjudicaron 5.136 MW con unas garantías depositadas de 308,2 millones, de los que el Estado se ha quedado con 58,9. De los megavatios comprometidos se construyeron 3.744, mientras que fuera de plazo (se pierde el régimen regulado) quedaron 686 MW, una gran parte correspondiente a proyectos ganados por Forestalia, según fuentes del sector. En el caso de los compromisos no construidos se elevaron a 705 MW (casi un 14% del total adjudicados), que, según esas fuentes sectoriales, corresponden en su mayor parte a los 720 MW obtenidos por el inversor saudí Alfanar, que fue una de las grandes vencedoras de la citada subasta. Alfanar había llegado a un acuerdo con Capital Energy para que esta desarrollara sus proyectos, pero el contrato se frustró después de que el grupo saudí redujera el número de MW casi en la quinta parte para la firma española, según fuentes de esta sociedad.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Forestalia, que irrumpió en el sector de forma sorpresiva, se hizo con 300 de los 500 MW eólicos que salieron en la primera subasta, además de con 108,5 MW de biomasa. En la subasta de mayo de 2017, el grupo aragonés se llevó 1.200 MW de los 3.000 MW que salieron (un total de 860 MW se los adquirió Repsol en febrero de 2020, a poco de terminar el plazo de ejecución) y superó a Gas Natural Fenosa (ahora Naturgy), que obtuvo 667 MW, y a Enel Green Power España, filial de Endesa, que se alzó con 540 MW. La energía eólica fue la ganadora en esa subasta, favorecida por el criterio que primaba el mayor número de horas de funcionamiento; pero en la tercera subasta (la segunda de 2017), de más de 5.000 MW, la fotovoltaica se llevó la mayor parte de la tarta. En esa ocasión, Cobra Concesiones, filial de ACS, se llevó 1.550 MW fotovoltaicos. Además de los 720 MW de Alfanar, X-Elio obtuvo 455 MW; Endesa, 338 MW, y Gas Natural Fenosa, 250 MW.

Sobre la firma

Miguel Ángel Noceda

Corresponsal económico de EL PAÍS, en el que cumple ya 32 años y fue redactor-jefe de Economía durante 13. Es autor de los libros Radiografía del Empresariado Español y La Economía de la Democracia, este junto a los exministros Solchaga, Solbes y De Guindos. Recibió el premio de Periodismo Económico de la Asociación de Periodistas Europeos.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS